¿Funcionan los Seguros para la Educación?

 

Mi estimada amiga Isela del blog El Peso Nuestro me había pedido hace ya mucho tiempo sobre los Seguros Educacionales. ¿Sirven? ¿Son útiles? ¿Vale la pena ahorrar en ellos? Tantas preguntas que resolver. Antes de responder les quiero hacer una pregunta. ¿A ustedes les interesa que sus hijos estudien en una Universidad Privada? Sé que mi pregunta parece tonta, y tal vez lo sea, pero eso es lo que yo llamo empezar por el principio. Si la respuesta es sí entonces ahora si podemos pasar a lo que sigue, porque si ese es un objetivo importante en tu vida tienes varios riesgos, principalmente:

  1. Llegar sin dinero al momento de que tu hijo entre a la universidad
  2. Fallecer antes de que tu hijo cumpla la edad universitaria, regularmente los 18 años
  3. Invalidarte definidamente y ya no poder trabajar y generar ingresos

Sigo con las preguntas ¿Cuántas formas conoces ara resolver o transferir esos riesgos que te mencioné en el párrafo anterior? Sin duda existen varias formas de hacerlo. Ahorrar en una cuenta bancaria, ahorrar en un Fondo de Inversión. Comprar un Seguro de Vida, Comprar un Seguro de Invalidez. Como vez hay muchas cosas que se pueden hacer. Sin embargo una de las mejores formas que conozco para hacerlo es un Seguro Educacional. ¿Por qué? Porque tienen incluidos en un solo “Paquete” todos los beneficios que te permiten sentir tranquilidad sobre esos riesgos. Entre otras muchas ventajas que te da esto una indudable es lo práctico que resulta tener todo en un solo Instrumento Financiero.

Al Ahorrar en un Seguro Educacional, para la educación universitaria de tus hijos, estás teniendo en una misma canasta muchos beneficios. El primero es que estás destinando un dinero para un fin específico. Evitas revolverlo con todo lo demás. En segundo lugar estás garantizando que, pase lo que pase, tu hijo va a tener un capital para la educación. ¿Por qué pase lo que pase? Porque si mueres o te invalidas antes, el Seguro le da a tu hijo el dinero suficiente para que siga estudiando (por medio del Beneficio de Fallecimiento o el de Invalidez, según sea el caso) y al llegar él a sus 18 años le entrega el monto que tú habías pactado como Ahorro. Tercero te garantiza que, si llegas con vida, tengas integro el monto pactado, porque cabe mencionarte que es garantizado y que no depende de crisis financieras y además es un Seguro CERO RIESGO. Se garantiza entregarte el monto pactado, por medio de una hoja en tu póliza llamada Tabla de Valores Garantizados. Por escrito y de forma anticipada (al momento de recibir tu póliza) eso no cualquier instrumento Financiero lo hace y no es poca cosa.

Que puedes ganar más dinero si metes ese ahorro a un Fondo de Inversión o a cualquier otro instrumento que te generé más rendimientos. Tal vez. Sólo que te digo que para compararlos debes hacerlo de forma pareja. Peras con Peras. Un Fondo de Inversión lo que te dice es que tu dinero va a crecer y ese ese es su esencia. Siempre buscará dar el mejor rendimiento. Vale comentar que no son instrumentos garantizados y no son de CERO RIESGO. ¿Por qué comento esto? Porque ante una crisis financiera como la pasada son los primero instrumentos financieros que sufren. Mi opinión es que no están peleados con los Seguros. Pueden convivir en perfecta armonía si los tienes como complementarios el uno del otro. El Seguro Educacional es tu lugar de garantía, el instrumento que te da paz mental para tomar otros riesgos.

Para dar un testimonio de por qué creo tanto en estos Seguros les recomiendo vean lo que escribí y puse en este post visitando el blog de Joan Lanzagorta. Es un caso que además de que llegó a su fin lo hizo de una forma fácil, porque lo ahorro cada mes con Cargo a su Tarjeta y el día que recibió el cheque me dijo “este patrimonio lo hice sin darme cuenta, como si pagara cada mes el Cable o mi teléfono”. No sólo llegó a su fin Lo hizo en una época bastante difícil financieramente para el mundo y ahí es que puso a prueba todos sus beneficios. Yo digo que pasó la Prueba de Fuego y con Mención Honorífica. Mención aparte te digo que no es el único que he entregado en toda mi carrera, que ya es de 15 años (el presumido me dicen a veces).

Siempre que doy una opinión al respecto procuro hacerlo con argumentos y pruebas de por qué lo digo y en qué baso mi recomendación. Para no aburrirlos más me despido esperando envíen sus preguntas, será gusto resolver todas sus dudas. Por último te digo ¡Sí valen la pena, y mucho, los Seguros para la educación!

 

1 comentario
  1. Miguel Angel Arcique
    Miguel Angel Arcique Dice:

    Felicidades por este post… Das definiciones claras y posicionas al seguro como lo que es… Nada mágico ni irreal…sino un instrumento financiero mas… Agradable y seguro… Felicidades sobre todo por la pregunta inicial… Ningún producto o servicio es bueno o malo… Si no responde a la pregunta básica:

    QUE QUIERES TU…..???

    Abrazo amigo

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *