El Brillo de los Seguros Dotales

 

Foto: Mara Montañes

Continuando con el festejo, del aniversario dos de este blog, hoy toca el turno de alguien especial: So, ella es la mano que mece los hilos de Blogylana, ella es bloguera de corazón. Columnista de la  revista Dinero Inteligente. Ha escrito en la Revista Expansión el mejor artículo sobre Religión y Dinero. También es autora del blog Cucharazen. Siempre es un gusto tenerla por estos rumbos. Además les digo que ayer nos reunimos y aprovechamos el tiempo haciendo el Vitalis-Podcast #11. Como siempre, nos divertimos  horrores. Si tenemos suerte y si el Señor ( Don Valente) quiere, mañana podrán escucharlo. Por lo pronto léanla hoy con su opinión sobre Seguros Dotales

“Me gustan los Dotales”

Por: So

Hace tiempo, platicábamos con Eloy y Joan sobre los dotales. Eloy me pidió que escribiera sobre lo que yo pienso de ellos, y ese momento  llego!

Antes que nada quiero aclara que yo todavía no contrato uno, pero más adelante explicaré por qué. Y aprovechando las aclaraciones, tampoco soy experta en seguros, tengo principios de “seguritis” que es una condición potencialmente peligrosa en la que se contratan seguros más allá de las necesidades reales (consulte a su agente de seguros).

La principal  razón por la que me encantan los dotales es porque: Es un seguro que funciona como ahorro a largo plazo donde la inversión está GARANTIZADA. Es decir, que el monto que se pacte al contratar la póliza será exacto el monto que se te entregará al terminar el tiempo determinado en la misma.

Es tan simple como eso.

Me parece un gran instrumento para meterle variedad a tus inversiones. Por ejemplo: tienes un portafolios de inversión de largo plazo indexado a la bolsa que muy posiblemente de buenos frutos pero tiene altos riesgos, tienes un departamentito y el AFORE. El Seguro dotal complementa tus inversiones dándole seguridad a lo que pongas ahí.

Otra de las cosas que me gustan es que les permite ahorrar a largo plazo a los que tienen aversión al riesgo. Cierto que no generará los rendimientos que otros instrumentos, pero con el tiempo es algo significativo para aquellos con temor.

Y como es un seguro, cuenta con protección en caso de fallecimiento, lo cual es básico cuando se tienen dependientes económicos. Esto significa que si se pactó una cantidad X hasta los 20 años y el asegurado fallece a los 7, de todas formas se le paga la cantidad X.

Ahora bien, es muy importante con estos seguros (bueno, y con cualquier tipo de inversión, la verdad) determinar el tiempo y la cantidad que se quiere ahorrar. Por ejemplo, si queremos un seguro dotal para el retiro, debemos calcular muy bien la cantidad que necesitaremos para ese momento en la vida y así sacarle mayor provecho al seguro. Si necesitamos retirarnos con 3 millones de pesos y nosotros calculamos solo 1.5 millones, estaremos seriamente decepcionados.

Ahora, ¿porqué no tengo yo uno? porque creo que es demasiado su costo. Si bien me encantan los beneficios, desde mi humilde perspectiva, todavía no se ajustan. El precio supera los beneficios. En mi defensa, debo decir que yo cuento con 4 instrumentos de inversión diferentes además de un fuerte hábito del ahorro, así que puedo darme el “lujo” de esperar menor costo.

Pero si eres de los que no ahorra nada, de los que no tolera el riesgo de perder ni el 2% de sus ahorros, y no tienes nada de inversión para el futuro (aunque no sea tan lejano) vale la pena que explores los dotales.

Los terrores financieros se pueden asegurar

 

Bueno pues hoy estamos felices porque, en el festejo de estos dos años, ahora recibimos la visita de una gran amiga: Isela. Titular, dueña y todo del blog El Peso Nuestro de Cada Día. Ella tiene varias virtudes, desde mi punto de vista, es nacida en Ciudad Juárez y de corazón chilango. Ha escrito el post más conmovedor y llegador que he leído en mucho tiempo se llama Vivir en Juárez No se lo pierdan para que conozcan de primera mano lo que es en realidad y no les cuenten. Tiene lo mejor de los dos mundos. Aquí pueden conocer su historia para quienes no sepan quién es ella. Es también columnista y colaboradora de la revista Dinero Inteligente. Da cursos de Finanzas Personales, viaja por el mundo y lo hace bien. Sin más palabras los dejo con ella:

Por: Isela Makahui  

La primera pregunta que le hago a mis alumnos de la clase de finanzas personales es ¿cuál es tu peor terror financiero? Invariablemente la primera respuesta es el no poder pagar por servicios médicos en caso de enfermedad o accidente (sobre todo cuando se trata de familiares de edad avanzada),  para aquellos que  no tienen derecho a servicios médicos por no estar pensionados por ningún régimen. 

Y puedo ver el miedo en sus ojos, porque no es sólo no saber como se afrontara la cuestión financiera , sino la parte emocional de sentirse inadecuado por no ser capaz de proveer algo tan básico como salud

A medida que vamos avanzando en las clases y van aprendiendo a hacer presupuestos, a organizar un fondo de emergencia, a establecer estrategias de ahorros ; puedo ver como su propio sentido de capacidad financiera aumenta: la actitud sobre lo que pueden lograr con su dinero es distinta. Para cuando llegamos a la clase de seguros médicos , ya tienen una idea muy clara de cuánto dinero tienen disponible para poder pagar por uno si es que lo necesitan, y digo si lo necesitan porque para cuando terminamos la clase se dan cuenta que tener servicios del IMSS puede ser lo mejor que les haya pasado en la vida. 

La clase entonces se convierte en una de destrucción de mitos y de ideas equivocadas sobre los seguros médicos. 

El primer mito que derrumbo es que las pólizas de seguros médicos solo las pueden entender los expertos, en realidad existe una serie de términos que son de rigor entender (así como las exclusiones ) y ya la hiciste!!! . Una vez que entienden que es el deducible, la cantidad asegurada ,  el coaseguro, las preexistencias, el periodo de espera , el periodo de gracia y similares ; puedes ver que se relajan . Y luego no falta el que se vuelva obsesivo pidiendo leer todas las pólizas que se le atraviesen por el camino, incluyendo la del compadre para explicarle….si se se vuelven unos mostritos!!! 

El segundo mito que se derrumba es el que una póliza de seguro médico es muy cara, pero luego de revisar el sistema de RESBA de la COND– USEF donde aparecen los costos de los seguros médicos básicos se dan cuenta que se gastan más en una ida al cine o a cenar, que en comprar esta cobertura básica, digo pagar $500 a $1000 pesos anuales por quitarte de encima la enorme incertidumbre de saber como vas a pagar, es en realidad barato. 

El tercer mito derrumbado es que tener un seguro de gastos médicos pagados equivale a que no tienes que pagar nada más, si dentro de su fondo de emergencia no cuentan con una partida dedicada exclusivamente a pagar por el deducible y el coaseguro, entonces corren un riesgo financiero  que aunque no es tan grande a NO tener el seguro todavía puede darles problemas de cabeza.Por ultimo entienden que pagar por cobertura no un desperdicio de dinero, y aunque tampoco es una inversión si les trae altos rendimientos :  

  • La paz financiera de saber que no van a comprometer su patrimonio por una cuestión de salud ,
  • El evitar los conflictos familiares (que siempre hay) cuando se trata de pagar cuentas de hospitales y doctores de a “cooperacha” ;
  • El tomar una decisión de no aceptar un tratamiento porque no se alcanza a pagar

El terror financiero que cargaban al principio del semestre se desvanece entonces, como los “mostros” que de niños imaginábamos vivían de noche en nuestras habitaciones y luego aprendemos que no eran ciertos, igual pasa cuando se entiende lo básico de los seguros  y se asegura uno al menos básicamente  

La preocupación no es otra cosa que exceso de reflexión sin acción, así que deja de preocuparte por no estar asegurado y ocúpate del tema. La paz emocional vale más que lo que vas a pagar , eso te lo puedo…ASEGURAR! 

Ahorrar e Invertir para el Retiro en Seguros con el 218,176 y 109

Muchas veces te he hablado de la importancia de ahorrar para el Retiro. Y que además lo hagas en un Seguro. Te he explicado en varias ocasiones que el art 176 el 218 y el 109 te dan la posibilidad de obtener beneficios fiscales. De Deducción alguno y de exención. Aun así tengo la sensación de que la cosa no te ha quedado muy clara que digamos. Buscando invitar a alguien que lo explique de forma diferente me encontré en Internet con una sorpresa, mi maestro en Seguros, el Actuario Alfredo Covarrubias, tuvo a bien a hacer un video al respecto hace dos años y lo puso en Youtube. Yo lo encontré y te lo pongo hoy aquí.

En menos de siete minutos Alfredo nos explica la importancia de ahorrar para el Retiro y hacerlo en Seguros. Saca las manzanas y nos dice las diferencias entre los 3 artículos del ISR. Explica los fundamentos y un Boletín del IMEF (Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas) en el que se basa para recomendarte eso.

La intención es que lo veas y entiendas un poco mejor todos los beneficios que tiene ahorrar. Que de una vez por todas quede claro cada uno de los artículos de deducción fiscal y tomes acción para empezar a ahorrar desde ya y sin pretextos para tu Retiro.

Alfredo es Actuario de profesión, Director de Agencia de Grupo Nacional Provincial y Director de su propia empresa desarrolladora de Agentes de Seguros. Tiene una larga trayectoria en el mundo de los Seguros en México. Se ha interesado siempre por poner a México en el Mapa Mundial de los Seguros. Ha traído a México eventos que antes sólo sucedían en Estados Unidos. Cómo puedes ver de que le sabe al asunto, le sabe y hace mucho para acercar a las personas al extenso mundo de los Seguros. Podría decirte que es una autoridad sobre el tema. Dale click al video y escucha atentamente.

¿Y despues de ahorrar?… ¡A invertir!

 

Bueno pues seguimos con el festejo del segundo aniversario de este blog. Y hoy tengo a bien recibir a mi querida amiga (y sobrina postiza) Sofía Macías. Que si por su nombre de pila no les suena, tal vez si les digo que es la pequeña capitalista escritora del libro Pequeño Cerdo Capitalista ya les suena un poco más. Pues esta niña es muy “chambiadora” y anda de gira con su libro, trae un proyecto para las comunidades de Oaxaca muy padre (ya la saqué al balcón). Como ya les había contado por acá que además es dueña del blog del mismo nombre que su libro. Es periodista de profesión, dicharachera por convicción. Gracias a ella es que no van a morir los dichos de los abuelos, tíos, padres y toda la larga parentela. Dichos que usa además para enseñar Finanzas Personales y que son muy disfrutables. Bueno, pues sin más preámbulo los dejo con ella para que les baje el ánimo si creen que ya ahorrando ya la hicieron, y que se los levante diciéndoles qué sigue después de ahorrar.

 

Por: Sofía Macías

Por qué si sólo ahorras apenas llevas 10% del camino…

Acepto que ahorrar puede ser una tarea titánica: organizar mis ingresos, recortarle a los gustitos, botar los servicios que no uso, controlar las salidas… y justamente por eso no se vale que tú estés sudando la gota gorda ¡y mientras tu dinero esté de vacaciones!, descansando plácidamente, guardado en el colchón, que en la era moderna llamamos chequera o cuenta de nómina.

Si ya lograste ahorrar lo menos que debes hacer es justamente poner al baquetón de tu dinero a trabajar. ¿Qué tiene de malo tenerlo como el bello durmiente del banco? Nada, salvo que estás perdiendo dinero por doble partida: el que se come la inflación y el que dejaste de ganar en rendimientos.

¿Infla qué? La tendencia natural de la vida es volverse más cara cada vez (salvo contadas excepciones). Si cada vez que vas al súper te das cuenta que te alcanza para menos es justamente nuestra famosa amiga la inflación. Como los precios tienden a subir, los 100 pesos que tenías hoy te van a alcanzar para menos cosas dentro de un año… a menos que los inviertas y crezcan. Si Banco de México dice que la inflación de este año será maomenos 3.25%, necesitas una inversión que al menos te pague eso para poder seguir comprando lo mismo en el 2012.

Y el segundo punto es la simple desidia. Para eso no necesitamos ponernos tan economistas. Tengo un amigo que recibió una buena liquidación unos meses antes de que yo me fuera de maestría (eso fue en septiembre del 2009). El hombre me preguntó dónde podía invertir eso más sus ahorros, que llegaban a la nada despreciable cantidad de 300,000 pesos. Total que me eché toda una cena explicándole cuáles eran sus opciones, se fue muy convencido… pero yo regresé y él aún no había hecho nada, el dinero seguía en su cuenta de nómina.

El angelito perdió mínimo mínimo mínimo 24,480 pesos y eso si lo hubiera invertido a una tas-a de 4% durante esos dos años… ya si lo hubiera metido a un fondo con diferentes instrumentos hubiera sido mal, pero creo que con eso debería tener para darse de topes por dejar para dentro de dos años lo que podría ganar hoy.

El resumen es que si sólo ahorras y no inviertes te va a costar más dinero –y por ende trabajo- llegar a tus metas. Así que derechito a investigar cuál fondo de inversión, pagaré, Casa de Bolsa (si ya tienen un millón) o vehículo de su preferencia les conviene más, pero a invertir ¡a la de ya!