En los seguros el género sí importa

Hace unas semanas se acercaron a mi Alfredo y Mariana, ambos son jóvenes de 28 años y se acaban de casar el año pasado. Desde que eran novios siempre han tocado el tema del dinero de forma abierta. Tener finanzas sanas es muy importante para ellos. Cada mes, si pueden, se reúnen para tratar el tema. En una de esas reuniones es que tocaron el tema de los seguros, el retiro y el ahorro que quieren hacer para comprar una casa. Alfredo se quedo con la tarea de buscar a alguien que pudiera asesorarlos en el tema. Buscando en Internet es como llego a mí.

Les regalé una sesión de una hora por skype. Hablamos de sus planes, objetivos, metas y sueños financieros a futuro. Ambos son consultores independientes en una empresa de tecnología. Sus ingresos han mejorado desde hace un año porque se han certificado constantemente. Quieren aprovechar esta etapa en la cual no tienen hijos ni compromisos para poder ahorrar. Tienen claro que el retiro es un tema que quieren resolver desde ahora, buscan en 8 años máximos vender su departamento y comprar una casa con ahorros que puedan hacer. Después de definir sus objetivos, priorizarlos y determinar su capacidad de ahorro mensual vimos que ambos necesitaban un Seguro de Vida que les diera cobertura de invalidez.

Al inicio habíamos visto que era mejor una póliza conjunta de seguro de vida. Así evitaban contratar dos y pagar más prima. Al evaluar la prima de cada uno por separado resultó que la póliza de Mariana era más barata que la de Alfredo, aún por la misma suma. Eso les sorprendió a los dos. Les explique que los hombres y las mujeres son considerados diferentes al momento de contratar seguros. En seguros de vida, por ejemplo, les dije, las mujeres si no fuman pueden pagar como si tuvieran cinco años menos. Eso les sorprendió mucho. De ahí pasamos al tema de que ella podría incluir en su póliza individual algunas coberturas especiales para enfermedades de la mujer.

Finalmente determinamos que lo mejor era una póliza de seguro de vida para cada quien. Así ella podría tener cobertura independiente de invalidez, e incluirle las coberturas especiales para enfermedades de la mujer. Concluimos también que en los seguros de gastos médicos él resultaba pagar menos prima por la misma cobertura que ella. Así se “empataban”. Finalmente integramos a su programa integral de previsión, como le llamamos, un seguro de ahorro con inversión independiente para el retiro de cada uno y una póliza de ahorro e inversión a 8 años para que puedan comprar su casa.

Esta historia ilustra la importancia que tiene, para los seguros, el género o sexo de la persona. Es importante si eres hombre o mujer, porque las necesidades pueden resultar diferentes para cada quien. Si estás en un caso parecido al que te platiqué aquí es recomendable que puedas entender las diferentes necesidades que tienes respecto a tu cónyuge. Si no sabes por dónde empezar te puedo regalar una sesión de una hora por skype. Podré asesorarlos para determinar qué seguros les pueden ayudar mejor.

1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] semana te hablé de varios temas, entre ellos te dije que En los seguros el género sí importa . Las mujeres y los hombres tienen diferente comportamiento ante los seguros. Hay un dato […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *