¿Para qué ahorrar?

Imagen: Charly Morlock “Mirando al Sol”

Muchas veces te he hablado sobre la importancia de ahorrar para lograr tus metas financieras, tus sueños o anticiparte a las etapas financieras. Pocas veces me he detenido a hablarte sobre la razón de ser de lograr eso que esperas o deseas. ¿Para qué o por qué debes ahorrar hoy?, ¿Por qué hacerlo para un mañana que tal vez ni llegue?, ¿Qué te garantiza que vas a vivir esos años?, ¿No será mejor idea vivir al máximo hoy y comprarte todo lo que te gusta? Son sólo algunas preguntas que son muy validas y tienen mucho peso al momento de tomar decisiones sobre tu dinero.

Los gurús de la vida saludable dicen que hay que vivir el aquí y el ahora. Sólo eso tenemos. Lo cual es muy cierto. Sobre lo pasado no podemos hacer nada, ya se fue. El futuro todavía no llega entonces ¿Por qué preocuparse por él? Parecería que esas ideas entran en conflicto con una vida financiera sana. En realidad no tienen por qué hacerlo. De hecho pueden convivir perfectamente en nuestra vida y ayudarle a darle equilibrio. El tema es conocer tus verdaderos motivos interiores para desear y esperar un futuro mejor. Justo de eso te quiero hablar hoy.

Si alguien te dijera que vas a vivir muchos años y que, si tomas las decisiones correctas, podrás tener dinero para todo lo que quieras ¿Qué harías? ¿Cuáles serian esas cosas que te gustaría lograr? ¿Cómo conocerías esos momentos clave para tomar los “decisiones correctas? La respuesta es muy personal, por lo que te recomiendo te detengas un poco en la lectura y te des cinco minutos para pensar en ellas… ¿Ya? pues continuemos.

Es probable que tus decisiones financieras las tomes basado en la recomendación de alguien. Hoy quiero que te des tiempo de ser tu mejor consejero. Que sólo te escuches a ti y a lo que de verdad quieres para tu vida en el futuro. Que te preguntes y cuestiones qué es lo que realmente te gustaría lograr. Que te pongas en contacto con tu verdadero objetivo de vida. Ese que te ayudará a trascender. Hoy evita seguir los consejos de alguien más. Sigue tu instinto. Déjate guiar por ti mismo.

Me atreví a escribirte esto porque he reflexionado que la mayoría de las veces nos encontramos tomando decisiones financieras basadas en las recomendaciones de otras personas. Pocas veces podemos estar tomando decisiones basadas realmente en lo que nosotros queremos y esperamos de la vida. No está mal recibir consejos de alguien, sólo debes recordar que las decisiones que tomes afectaran, para bien o para mal, tu vida no del que te dio la recomendación. ¿Quieres tener eso que le llaman disciplina en el ahorro? ¿Quieres ser feliz con el dinero? Pues sólo tienes que ponerte en contacto con tu ser interior y definir a dónde quieres ir.

La razón más poderosa para lograr tus metas es que estas sean tuyas y de nadie más. Implica que te conozcas un poco más y te des tiempo de ponerte en contacto con esa brújula interna que te dirá a dónde debes dirigirte. La única recomendación que hoy te hago es que cuando entres en contacto con esa brújula le hagas caso. Sigue sus recomendaciones que te pueden hacer mucho bien. Sobre todo te harán disfrutar más el camino porque las razones del viaje las conoces sólo tú.

 

3 comentarios
  1. Joan Lanzagorta
    Joan Lanzagorta Dice:

    Gran post Eloy. Y muy cierto. La gente que no ahorra primero necesita una razón poderosa para hacerlo. Y ella sólo se puede encontrar dentro de nosotros mismos.

    Un abrazo

  2. Eloy López
    Eloy López Dice:

    Joan,

    A lo largo de los años he descubierto que la forma más eficaz de lograr tus metas financieras es conocer tus sueños. Eso es lo que en realidad mueve a las personas. Esas cosas dentro de nosotros que le dan sentido a la vida y al todo nuestro esfuerzo diario.

    Gracias por comentar.

    Saludos,

    Eloy López

Trackbacks y pingbacks

  1. […] que tal vez no has encontrado respuesta a la pregunta que te hice en éste post de aquí —>¿Para qué ahorrar?. Quiero decir que no has encontrado un motivo muy tuyo para hacerlo. Porque ese el primer paso para […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *