¿Para qué sirve un seguro de vida?

Ya he perdido la cuenta de cuantas veces me han hecho esa pregunta. La ultima vez fue la semana pasada. Sentado en su oficina y con la mirada fija en la pantalla, sin voltear a verme, me suelta la pregunta. Gerardo me pide que le explique para qué sirven los seguros de vida. Lo visito porque su esposa Gabriela me pidió que lo hiciera. “Necesito que platiques con él porque nunca ha querido contratar un seguro de vida” me dijo ella. Cuando él me soltó la pregunta sólo le respondí que sirven para muchas cosas. Por un momento pensé en usar todas esas técnicas de venta que he aprendido en los cursos. Decidí que no. El asunto no se trataba de una “venta”. Era algo más profundo y me interesaba conocerlo.

“Ya sé que Gabriela te mandó y que te pidió me convencieras de contratar un seguro de vida. Olvídalo no lo voy a hacer” me dijo. Le comenté que sí estaba ahí porque ella me lo había pedido. Le pregunté si le molestaba. “No me molesta, la verdad es que me ha mandado a tantos agentes de seguros que ya estoy entrenado y no creo en los seguros” dijo. Me di cuenta que  él seguía hablándome sin dejar de mirar la pantalla de la computadora. Me levanté y le dije que me retiraba. Sorprendido volteo a verme y me dijo que porque me iba. En realidad no me interesaba convencerlo de las bondades y beneficios de tener un seguro de vida fue lo que le dije. Ni quería quitarle su tiempo.

En ese momento dejó de teclear en la computadora y me pidió que me sentara de nuevo. Me platicó que su papá había muerto cuando él tenía 10 años y non les había dejado nada. Con mucho esfuerzo él y sus tres hermanos estudiaron y salieron adelante muy bien. No veía como un problema para su familia el que él muriera. Diego, Fernando y Ximena, sus hijos, podrían salir adelante si él faltaba. Pensaba que no les haría mal y hasta podrían ayudarle a forjar su carácter. “Además no quiero valer más muerto que vivo, los voy a hacer ricos y les voy a resolver la vida Le dije que no contratara seguros de vida mejor que elaborará un Fideicomiso. “Y eso ¿Qué es?” preguntó. Un plan de vuelo, le respondí.

Un seguro de vida sirve, entre otras tantas cosas, para proveer de dinero a un Fideicomiso y de la forma más barata posible. Te permite proveer de recursos financieros a la familia en caso de muerte prematura. Un seguro de vida te puede dotar de un ingreso en caso de una invalidez total y permanente por accidente o enfermedad. ¿Qué pasa si no te mueres pero sufres una muerte económica? ¿Te gustaría ser una carga para Gabriela y tus hijos?  Eso es peor que una muerte física porque te convierte en un dependiente económico de la familia. Para evitarte eso y para muchas cosas más sirven los seguros de vida, le dije.

Sin darnos cuenta habían pasado casi dos horas. “Platícame más y dime como puedo comprarlo” me pidió. Le dije que no, que la reunión no era para venderle nada. Le pedí que si quería verme de nuevo debería ser en su casa y con Gabriela presente. Ese día te diré para qué más sirve un seguro de vida. Salí de su oficina rápido porque ya iba retrasado para visitar a un asegurado. A ti también te platicaré otro día más cosas para las que sirven estos seguros. Por hoy debo irme. Hasta luego.

3 comentarios
  1. Miguel
    Miguel Dice:

    Me parece excelente la información pero nunca encontré la continuación. Me pueden indicar como hacerlo? Gracias

Trackbacks y pingbacks

  1. […] tarde recibí la llamada de Gerardo, quien en una visita a su oficina me preguntó ¿Para qué sirve un seguro de vida?,  me dijo que quería que tuviéramos una reunión en su casa. “Después de te vi en mi oficina […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *