Qué Deducible elegir en seguros de gastos médicos

En los seguros de gastos médicos mayores el factor que más puede influir en la prima que se paga es el deducible. En el post de ayer intenté resolver la duda ¿Qué tanto conviene un deducible alto en seguros de gastos médicos? En el que te decía que no siempre es lo mejor, aunque en muchos casos es recomendable. Hoy te explico en este vídeo que la elección del deducible depende de la cantidad de dinero que puedas tener ahorrada o disponible.

Recordemos que el deducible son los primeros pesos de un padecimiento, cubierto por tu aseguradora, y siempre los pagas tú. Sirve también para determinar desde dónde un gasto se considera gasto médico mayor, y ya es susceptible de pago por parte de la aseguradora. Es por eso que la elección de él se vuelve importante al momento de contratar, o renovar, tu seguro de gastos médicos mayores.

Los deducibles bajos permiten que pagues menos al momento de usar tu seguro y además que la aseguradora te empiece a cubrir gastos desde que el padecimiento empieza. Por otro lado un deducible alto te ayuda a que la prima sea, en muchos casos, mucho menor y te puedas ahorrar anualmente en el costo del seguro.

Entonces ¿Qué deducible debes elegir? El que te haga sentir lo suficientemente bien protegido, a un costo razonable y que te permita enfrentar el gasto sin problemas económicos. Depende en realidad de tu edad y de factores como el dinero que puedas tener disponible para una enfermedad.

Depende también de la experiencia que te gustaría tener al momento de verte en le necesidad de usar tu seguro. ¿A qué me refiero? A que cuando enfrentas la experiencia de tener un padecimiento y hospitalizarte, por ejemplo, debes sentir que tu seguro te respalda con una buena cobertura. Si sientes que pagaste más que la aseguradora, por tu padecimiento, es muy probable que tu experiencia sea negativa. Que te quede la sensación de que “no sirve para nada” y que sería mejor no tenerlo, porque “casi no te cubre nada.

Eso, aunque no lo creas, suele suceder mucho. Una cosa es el sentimiento que tienes en el momento de estar sano y hablando con tu agente sobre la renovación, o contratación, de tu póliza y otra muy distinta al momento de estar padeciendo una enfermedad, en el hospital y enfrentar todos los gastos que esto conlleva. Créeme los estados de animo cambian y debes saberlo desde hoy para que esté más preparado, y tu experiencia con el seguro sea lo más positiva posible.

En tu caso ¿Qué  prefieres? ¿Pagar menos al usarlo? ¿Pagar menos de prima por tu seguro? Compártenos tu opinión dejando tus respuestas. Usa el espacio destinado para ello en este sitio. Será un gusto conocerlas.Esta semana estará dedicada al tema. ¿Tienes dudas sobre cómo contratar seguros de gastos médicos? Contáctanos, es probable que podamos ayudarte. 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *