¿En cuántos años se recupera una familia de la muerte prematura de su proveedor económico?

En la reunión semanal que tengo con colegas, buscando ser cada vez más profesionales, hablamos de varios temas. En esta ocasión salió el tema de cuánto tiempo necesita la familia para recuperarse de la muerte prematura de su principal proveedor financiero. Bien sea papá o mamá. Exponía un colega especialista en el tema y recuerdo que me llamo la atención el término que usó. Mencionó que la familia tarda unos diez años en “reponer” el ingreso económico del principal proveedor económico ante una muerte prematura de éste (recordemos que puede ser él o ella). En esas estaba, con su exposición, cuando otro colega dijo que el dato exacto era en realidad de cinco años. La cosa se puso buena cuando uno más dijo “en realidad es de siete”.

Empezaron a “debatir” sobre la veracidad de los datos. La sorpresa es que los tres dieron argumentos solidos y difíciles de rebatir o estar en desacuerdo. Rápidamente todos coincidimos que los tres eran validos, y que dependía en realidad de la situación económica particular  de las familias al momento de la muerte prematura de su principal proveedor. Ahí es donde el tema alcanzó el punto máximo. Unos decían que depende de los bienes que tenga la familia y los cuales pueden vender para hacerse de recursos económicos. Que en ocasiones es el tiempo el factor más importante. Porque en situaciones económicas de urgencia esos bienes se venden hasta en 40% menos de su valor.

Hay familias, decían, que no tienen bienes y que, sin ser pobres, viven al día. Quiere decir que esperan la quincena para hacer frente a sus pagos y si a eso le sumamos que pueden tener hijos muy pequeños, digamos menores de cinco años, pues el que la madre pueda salir a trabajar puede resultar muy difícil. Casi imposible. Esa situación particular puede ser la más complicada porque pueden tardarse hasta quince años en estabilizarse de nuevo. Sobre todo porque los primeros años tienen que hacer cambios drásticos en su economía y en muchos casos endeudarse. Imaginemos, decían, que es una situación en la que podrían estar más de la mitad de las familias de clase media de México. Ese dato si que es fuerte por lo real que és.

La mayoría de las familias en México vive al día y sólo un 20 ó 30% tiene bienes raíces extras de los cuales puede “echar mano” en caso necesario, decían. Como puedes ver los argumentos son solidos y la verdad es que hacen pensar en la situación financiera particular de nuestras familias. La pregunta a responder entonces es ¿Cómo me gustaría que mi familia viviera si yo muero prematuramente? ¿Qué ajustes debe hacer mi familia en caso de que muera? En realidad esas son las preguntas clave.

Sin duda las familias, ante la muerte de su principal proveedor económico, debe hacer ajustes en su estilo de vida, lo importante es buscar que esos ajustes sean lo menos drásticos posibles para ellos. Como puedes ver el tema da para mucho y es importante explicártelo más a detalle, para que tengas una mejor idea sobre cómo asegurarte bien. Prometo que haré una entrevista grupal a mis colegas agentes que detonaron la interesante discusión sobre el tema. Escucharas de viva voz sus argumentos y te garantizo que tendrás una mejor perspectiva de la importancia de los seguros de vida. Espero pueda ser pronto. Por lo pronto hazme saber ¿qué opinas del tema? Antes de irte déjanos saber qué piensas sobre lo que te platiqué hoy.

zp8497586rq