¿Qué preocupaciones puedo resolver con los seguros?

Hoy de nuevo me levanté pensando en ti. Lo más raro es que no tengo el gusto de conocerte. No sé cómo eres físicamente ni he tenido el gusto de saludarte. Sólo tengo la plena certeza de que existes y eres real y que estás del otro lado de la pantalla de la computadora leyendo esto.  ¿Sabes qué es “lo peor” del asunto? que me levanté preocupado por ti. ¿Por qué? Porque te he imaginado de mil formas.  A veces como un padre de familia cercano a los 40 años y con dos hijos ya en la secundaria, como en único proveedor económico de la familia. Otras veces te imagino como una madre soltera de casi 30 años que sale por la mañana a la oficina y pasas a dejar a su hija a la guardería y después a su hijo más grande a la primaria, tus hijos tienen 4 y 7 años, eres la única proveedora de la familia, por la tarde regresas a recoger a tus hijos de la escuela, después de tu jornada laboral y manejas de regreso a tu casa. Tu día transcurre lleno de actividades y preocupaciones. Te veo como tienes una sensación de miedo y de esperanza sobre si seras capaz de sacar adelante a tus hijos tu sola, y te veo otros días muy sonriente y feliz cuando ellos te hacen reír, por contarte una anécdota de su día, enseñarte uno de sus nuevo logros o simplemente por sus ocurrencias; en esos momentos te imagino feliz y llena de energías pensando en todo lo que haces vale la pena.

Otras veces te imagino como una persona joven soltera y “sin compromisos” como dicen.Tienes poco más de 25 años de edad. Trabajas y tienes un buen empleo, tienes una pareja pero no piensas en casarte pronto, ya eres independiente de tus padres, rentas un “depa” y tienes un sueldo aceptable. A  veces te veo con preocupaciones porque no te has podido organizar y empezar a ahorrar. Ya llevas casi tres años trabajando y no tienes nada ahorrado. La culpa te acompaña. Sientes que debes gastar menos en algunas cosas, como fiestas y en ciertos gustos que tienes que no son baratos. En ocasiones te veo muy optimista porque  tu vida apenas empieza y te queda mucho camino por recorrer y “la vida hay que vivirla al máximo para no arrepentirse después de grande”  y  siento que tienes mucha razón. 

Una veces más te imagino como una persona de 35 años casada y que ya tiene dos hijos. Ambos de menos de 5 años de edad. Empiezas a tener una conciencia de vida un poco diferente. Las responsabilidades ya empiezan a ser una carga para ti. Desde que festejaste tu cumpleaños numero 30 sientes que algo cambió en tu vida y no sabes qué es. Sólo sabes que de repente te volviste una persona “más preocupona” que antes. Parece que a esa edad empezaron a aparecerte miedos que hasta hace pocos años ni tenias. Lo peor es que sientes que esos miedos han llegado para quedarse y ser parte de tu vida y de tu día a día. 

Como puedes ver pues te imagino de varias formas y edades y creo saber qué te preocupa. De hecho me preocupo de las mismas cosas que tú y de otras más que no tienes muy presente. Creo que por eso me levanté preocupado por ti. Me hice varias preguntas: ¿Cómo le van a hacer tus hijos si tu llegas a morir de forma prematura?, ¿Qué va  a ser de ti si llegas a sufrir una Invalidez Total y permanente que te haga sufrir una Muerte Económica?, ¿Cómo le vas a hacer si te enfermas de gravedad? me pregunté si tendrás con qué pagar para que te puedan atender rápido y bien. También me pregunté¿Qué va  pasar si llega a vivir muchos años y no ha podido ahorrar? ¿De qué vaS a vivir? ¿Cómo sera su vida?Esas y otras preguntas más cruzaron por mi mente hoy por la mañana. Me di cuenta de que me necesitas mucho. Descubrí que puedo ayudarte en muchas cosas. La primera y más importante es decirte que te entiendo y entiendo tus miedos. La segunda es que puedo ayudarte a que resuelvas muchas de esas preocupaciones. Primero debo invertir tiempo en que te seas consciente, sin ser una especie de papá regañón. Debo ayudarte, de forma a veces amable y otras de una forma un poco “más agresiva”  o firme.

Con mi conocimiento sobre los seguros, de lo que ellos pueden hacer por ti, creo que puedo ayudarte mucho. Además de aportar algunos consejos que puedan servirte para ir, poco a poco,  teniendo menos preocupaciones en tu vida.  Lo mejor es que de esa forma podrás de verdad vivir tu vida al máximo. Sabiendo que si el futuro llega, y te toca vivir muchos años, te encuentras preparado para ello.  Quiero que tengas la certeza de que si llegas a morir de forma prematura tus hijos van a estar bien económicamente, no van a pasar penas adicionales. Quiero tener la certeza de que si llegas a sufrir una Invalidez Total y Permanente tengas los medios económicos para seguir enfrentando lo que la vida te depare. Eso y más quiero para ti. Espero poder ayudarte con este blog a que logres tener una vida sin preocupaciones. Una vida mejor a final de cuentas. Mi misión, recuérdalo, es ayudarte  a que tengas tranquilidad financiera en los momentos más importantes de tu vida.

¿Quieres saber en qué te puedo ayudar? o ¿Cómo tener una sesión de asesoría gratuita por skype? Te invito a que des click aquí y te enteres de ello.

Espero mañana poder escribirte y que sepas de qué otras formas y situaciones te he imaginado. Por lo pronto ¡cuídate mucho!, nos leemos en el siguiente post.

zp8497586rq
1 comentario

Trackbacks y pingbacks

  1. […] las mañanas pienso en ti. Ya lo sabes. Hoy no fue la excepción, Pensé en ti levantándote muy temprano, antes de las siete de la […]

Los comentarios están desactivados.