¿Cuánto debo ahorrar para mantener mi seguro médico en el retiro?

En días recientes, visite a una familia para entregarle el pago del seguro educacional de su hijo, que está por entrar a la universidad. Ahorraron durante 15 años para ello. Después de recibir el pago, la mamá, que tiene 45 años, me dijo que ahora que ya había terminado con ese compromiso quería que ella y su esposo empezaran a ahorrar en un seguro para su retiro. Una cosa que le preocupa es que, al retirarse, puedan mantener su seguro de gastos médicos mayores. Quiere evitar que le pase lo que a su mamá y a sus suegros, que por el alto costo de su póliza, y no haber creado un fondo de ahorro suficiente no pudieron pagar su póliza y la perdieron cuando más la necesitaban.

Empezamos a calcular que si planean retirarse a los 65 años, desean vivir hasta los 85 años y su principal preocupación es mantener su póliza de gastos médicos durante ese periodo. Tomando en cuenta una póliza que tuviera una Prima anual de 150 mil pesos, deberán crear un fondo mínimo de 3 millones 200 mil de pesos sólo para ese objetivo. Tomando en cuenta que a ella le restan 20 años para llegar a la edad de retiro, y dividiendo el total del fondo que necesitan crear entre ese número de años, deben empezar a ahorrar desde hoy 213 mil 333 pesos anualmente. Dividiendo eso entre 12 meses que tiene el año, deberán ahorrar 17 mil 777 pesos mensuales.

Cuando hicimos la cuenta a detalle ella puso un cara de preocupación enorme. Ahí no paró la cosa. Ya que estábamos tocando el tema del retiro, me dijo, pues necesito preguntarte ¿Cuánto dinero adicional vamos a necesitar para vivir en nuestro retiro? le comenté que eso va a depender de la cantidad mensual que ellos puedan necesitar para vivir como esperan. ¿De cuánto debe ser nuestro fondo si necesitamos 50 mil pesos cada mes? me preguntó. Haciendo una multiplicación simple determinamos que van a necesitar 600 mil pesos anuales y multiplicando eso por los 20 años, que esperan vivir después de su retiro, nos dio que su Fondo de Manutención en el Retiro debe ser ser de 12 millones de pesos.

No quiero decirte la cara que hicieron ella y su esposo. Más después de sumarle a ese fondo los 3 millones de pesos que van a necesitar para mantener su póliza de gastos médicos mayores en el Retiro. “Eloy, ya me estresaste un montón. Hiciste que me diera dolor de cabeza” me dijo ella. Su esposo sólo se quedó en silencio. Les dije que esto apenas empezaba y que en realidad la parte estresante de la plática todavía no llegaba. Faltaba hacer unas cuentas más y algunas preguntas adicionales. Les pregunté ¿Quieren que dejemos el tema por la paz? puede ser un tema nada fácil de platicar.

Me pidieron continuar y entonces elaboré una pregunta adicional. ¿Qué pasa si viven más de 20 años después de su retiro? Digamos hasta los 90 años. Sólo cinco más de los que esperan vivir. Eso lleva a que deben tener 3 millones 750 mil pesos más. 3 millones para su mensualidad de 50 mil pesos por esos cinco años adicionales y 750 mil más para su póliza de gastos médicos mayores. luego pregunté ¿Qué tan probable es que vivan cinco años más? me respondieron que altamente probable. Entonces uno de los riesgos adicionales que tienen es que puedan vivir muchos años. Más de los 20 que calculan vivir después de su retiro. Ya no digamos si llegan a vivir hasta los 100 años.

Hasta aquí sobra decir que el estrés se había convertido literalmente en angustia. No miento al decirte que me dijo la esposa “Me acaba de dar salpullido en la piel. Ésta plática la estamos teniendo muy tarde Eloy” me comentó. Les pedí de nuevo a los dos que si querían parar y me dijeron que no, querían continuar. Ya habían recibido “un golpe de realidad”  y ahora querían  pasar a lo que seguía: cómo solucionar el asunto. No querían que se quedara en una simple plática donde hicimos cuentas, se espantaron y se quedaron sin hacer nada.

Por cuestiones de espacio mañana te platicaré la solución a la que desarrollamos con ellos para que tengan el retiro que quieren y se quiten la angustia y preocupación el día de hoy. Una solución que se va a hacer por etapas y con seguros de retiro de por medio. Espera mañana el post. Por hoy ¡cuídate mucho!

Los seguros y el Breaking Good.

Había una vez en en la vida real un personaje llamado Eduardo López y conocido entre sus amigos como Lalo López. Su vida ha sido muy feliz. Tiene recuerdos muy agradables de su infancia. De joven quiso ser futbolista pero terminó siendo publicista ( lo cual para nada es un fracaso) y fundó una de las mejores Agencias de Publicidad de México, llamada Oveja Negra. Se casó con una gran mujer y crearon una gran familia. En junio de este año recibió la noticia de que tenía cáncer en el hígado y no sólo eso, ya se encontraba en una etapa bastante avanzada. Algo muy parecido a la historia de Walter White y su Breaking Bad que ya te conté en este blog.

A diferencia del personaje de ficción de la Serie, Lalo, un personaje de la vida real, decidió hacer de esto su Breaking Good el cual empezó por hacer una serie de elecciones para ser una historia de éxito. Empezo por elegir ensanchar su vida. Su madre falleció hace 10 años de lo mismo y él decidió que iba a hacer de este evento algo diferente. Entre otras cosas, abrió su blog El Diario de un Guerrero que sirviera para contar su historia y que, el hecho de hacerlo, sirviera a más personas que enfrentan la enfermedad a ver cómo pueden lidiar con ella de una mejor forma. No sólo eso, decidió enfrentar su enfermedad de una forma diferente.

Yo tuve la enorme fortuna de conocer a Lalo en uno de los webinars gratuitos de Quidam Global donde compartió su historia, la cual puedes conocer directamente viendo la grabación dando click aquí, donde nos comentó que se estaba reconciliando con el cáncer. Cuando lo vi y escuché casi me hace llorar. Debo confesarte que me toco de una forma que pocas veces algo o alguien lo había hecho. Su historia me conmovió enormemente. ¿Por qué? Por tantas cosas que sería largo enumerarlas aquí. La primera fue por su forma de enfrentar la situación: Decidió que su historia fuera una historia de éxito y que esto no fuera una desgracia o recordado por su familia como un evento malo o que les cambió la vida para mal.

Lalo decidió hacer una serie de elecciones que lo han llevado primero a luchar contra el cáncer  y después a buscar reconciliarse con él. Tal vez, a éstas alturas te estés ¿pero qué tiene que ver ésto con los seguros? Pues mucho, porque justo gracias a ellos es que él decidió darle batalla inicial a la enfermedad y así ganar tiempo para poder después reconciliarse con el cáncer.

Cuando conocí la historia de Lalo le pedí que nos regalara una entrevista en vídeo para el blog. El objetivo es que conozcas de primera mano una historia de éxito y una vida que se está transformando positivamente gracias al cáncer.

Hoy te dejo la primera de tres partes de que consta la entrevista. Espero que el verla sea inspirador para ti y que si estás enfrentando un proceso similar puedas conocer que se puede hacer algo.

Espero te guste. ¡Cuídate mucho!

zp8497586rq

4 casos en los que no necesitas un seguro de vida.

Para mí hay cuatro cosas que te hacen saber que NO necesitas un seguro de vida:

1.- Ya colgaste los tenis. Esta es una razón que parece ridícula o absurda. En realidad lo es, pero es real. No quiero decirte que es demasiado tarde para pensar en ello, pero la verdad es que dudo mucho que alguna aseguradora quiera asegurar a una persona que “ya se siniestró”. Es como si aceptara asegurar autos chocados o que ya se robaron. De hecho, si lo piensas bien, una persona que ya está muerta no necesita nada. Un seguro de vida menos.

2.- Eres un bebé. Los seguros de vida en México aceptan asegurar a personas de 12 años en adelante. Los bebés necesitan sólo dormir y comer. También que los atiendan en todas sus necesidades. Ellos en realidad no deben preocuparse de muchas cosas. Tal vez sólo de llorar lo suficiente duro para poder comunicarse y avisar que necesitan ayuda. Ellos dependen de las demás personas. No hay nadie que dependa de ellos. Por eso no necesitan un seguro de vida.

3.- Tienes más de 70 años. Pues debo decirte que así como los bebés no pueden tener un seguro de vida, las personas que ya rebasan las siete décadas de vida tampoco son personas asegurables. De hecho la edad límite para contratar un seguro de vida es justo 70 años. Además, si lo piensas bien, una persona de esa edad ya no “debería” tener hijos pequeños que dependen de ella. Aunque debemos reconocer que hay sus excepciones a la regla.

4.- Eres vagabundo. No tienes casa, trabajo ni nadie más de quién preocuparte. Si esta razón te parece dura la verdad es que así es. No eres una persona que dependas de tu trabajo, que seas alguien productivo. Parece que si llegas a fallecer nadie se vería afectado económicamente por tu muerte. De hecho parece que tú eres una persona que depende de la caridad y el dinero que los demás puedan darte. No al revés.

 ¿Te parece que exageré un poco? La verdad es que ese era el objetivo al escribir esto. Usar la exageración para ayudarte a ver las situaciones absurdas y tal vez graciosas en las que los beneficios que tienen los seguros de vida pues no tienen ningún sentido. Quiero ayudarte a reír un poco y a que te puedas ubicar dentro de una situación que te haga preguntarte si yo no estoy en ninguna de esas situaciones

 ¿Necesito un seguro de vida? ¿Para qué me serviría a mi comprar un seguro de vida?

Sólo te digo que si eres una persona joven, productiva aun sin tener hijos necesitas tener un seguro de vida. Ya no digamos si eres padre o madre de familia, es un hecho que tienes la necesidad que tienes de estos seguros.

Pero la cosa hoy no es ponerse serios, es sólo pensar en cosas absurdas y reír un rato.

¡Buen inicio de semana!