La regla del tres por tres para lograr el equilibrio en tus finanzas

IMG_0232

El día de ayer me habló un amigo de la universidad para pedirme un consejo. Está desesperado porque se graduó hace seis años y hoy tiene un nivel de deudas que no lo dejan vivir tranquilo. “No sé cómo logré generar tal nivel de deuda y lo peor, no veo cómo pueda salir de ellas. Mi sueldo no me alcanza” me dijo con mucha desesperación. Me dijo que se quería casar en un par de años y no veía cómo podría hacerlo si seguía con ese nivel de deudas y sin conseguir ganar más dinero. “No creo que mi vida de Godínez me permita conseguir un sueldo millonario en ese tiempo. Me urge ganar más varo para salir de esto pronto” me comentó.

Después de escucharlo por un rato, y cuando él ya estaba más tranquilo, le dije que su problema en realidad es que no conocía su problema. “No manches Eloy, ¿que es eso de que mi problema es que no conozco mi problema? Te haces bolas.” Le invite a ir por pasos. Le comente que el problema es que él cree que su problema es que gana poco y que por eso está endeudado y para salir de ahí la solución es ganar más varo. ¿Cuánto varo más? Pues millones. Y, como diría el Javi Noble PUM, me hago millonario y salgo de todas mis deudas y se acabaron mis problemas. La cosa no es así de fácil. El verdadero problema es el estilo de vida. Eso es lo que te metió en deudas y es justo lo que te puede sacar de ellas. “A ver a ver, explícame” me dijo.

Tu solución está en dividir tu ingreso actual en tres tercios. Cada tercio lo vas a dedicar a una parte de tu vida en el tiempo: pasado, presente y futuro. El primer tercio lo vas a dedicar a enfrentar compromisos financieros contraídos en el pasado, es de ahí donde vienes arrastrando tus deudas. El segundo tercio lo vas a dedicar a tus compromisos financieros del presente. Todos esos gastos que debes hacer hoy para vivir. Finalmente el tercer tercio lo vas a dedicar a los compromisos financieros que puedan surgirte en el futuro. Todo esto debes hacerlo metódica y disciplinadamente durante los próximos tres años y vas a ver que tu vida financiera va a mejorar dramáticamente. A esto le llamo el método del tres por tres. Tres tercios de tu ingreso durante tres años.

Este método te permite situarte en tu realidad actual y te da un panorama más real y alentador para tus finanzas en el futuro. No es mágico. En realidad requiere de hacer ajustes en tu estilo de vida, que es el verdadero causante de todas las deudas que has acumulado. El ingrediente más importante es que te comprometas a de verdad salir de deudas y a tener una vida financiera más sana. Si no hay compromiso de tu parte y no estás dispuesto a hacer los ajustes necesarios no  va a funcionar. No tiene caso que te explique más. “No, no. La verdad es que si quiero hacerlo y me interesa saber lo que debo hacer, neta Eloy ya quiero salir de esto y dormir tranquilo sin pensar en el pago de las tarjetas” me comento.

El primer paso es que con el primer tercio de tu ingreso sepas cuánto puedes pagar a tus acreedores de las tarjetas Al principio puede parecer muy poco pero con el tiempo verás la bola de nieve en que se convierte. Recuerda que tres años son 36 meses. Imagina si un tercio de tu ingreso actual multiplicado por 36 no te van a sacar de deudas. “No, pues la verdad es que sí, es un año de mi sueldo y así pues sería muy pendejo si no salgo de deudas” me dijo ya un poco más tranquilo. El reto importante viene con el segundo tercio de tu ingreso, el cual está dedicado a tus compromisos financieros actuales. Es aquí donde hay que hacer ajustes que al principio te pueden costar mucho trabajo, porque, en resumen, implican que te ajustes a vivir con un tercio de tu ingreso actual. Lo cual puede implicar que vivas pagando lo más indispensable para tu vida durante los próximos tres años.

Ajustarse a vivir con sólo un tercio de tu ingreso sin duda puede ser duro porque implica que dejes de ir los conciertos que tanto te gustan y que tal vez no hagas tantos viajes al extranjero como tienes pensado. La verdad es que al principio puede ser muy difícil porque tal vez debas decirles a muchos amigos que no puedes salir con ellos y ni seguir su ritmo de vida, Eso no cualquiera lo puede enfrentar. Déjame decirte que cuando enfrentas esa dura realidad, la aceptas y das  el primer paso, lo demás es ya mecánico. “ufff, eso si que va a estar cabrón, pero pues creo que sí debo hacerlo porque si no pues seguiré igual o peor,” me comentó con una cara que reflejaba un poco de angustia pero también decisión.

Finalmente nos falta el tercer tercio de tu ingreso, el cuál, como te dije, debes dedicar a compromisos futuros. Como ahorrar para casarte, contratar seguros, comprar una casa o empezar a ahorrar para crear un patrimonio futuro. Esa parte del método también requiere un compromiso de tu parte, porque será muy tentador querer usar ese dinero para ponerlo en cualquiera de los otros dos tercios. Podrá ser de verdad muy difícil sentir que debes “guardar” una parte de tu ingreso para cosas futuras si hoy tienes muchas urgencias que atender. Ese es justo en verdadero reto: manejar la ansiedad generada por querer atender hoy lo urgente y desatender lo importante.

El verdadero regalo de éste método es que busca ayudarte a llevar una vida financiera más equilibrada. Busca dotarte de tranquilidad para poder tomar mejores decisiones respecto a en qué, cómo y cuándo gastas tu ingreso. Debes tal vez negociar con tus tarjetas de crédito un plan de pagos, con tus amigos o familia el hecho de no poder seguir por un tiempo, con un estilo de vida tan demandante de tus ingresos y finalmente negociar contigo la importancia de dedicar una parte de tu ingreso actual a tus compromisos futuros. Sólo recuerda que es por sólo tres años que son 36 meses. El tiempo pasa rápido y te vas a sorprender con los resultados. La verdad es que los beneficios son muchos.

En tres años es muy probable que ya tus deudas están en cero y ese ingreso puedas ya dedicarlo a otra cosa. En ese tiempo también ya te habrás acostumbrado a vivir con poco dinero de tu ingreso y estarás sorprendido de todo lo que se puede hacer con poco dinero. Finalmente en tres años ya podrás ver frutos de haber dedicado un tercio de tu ingreso a la previsión y el ahorro. Ya estarás en posibilidades de hacer un corte de caja y ver si quieres aplicar otro plan de tres por tres. Eso ya será decisión tuya y en un momento más tranquilo de tu vida. “Pinche Eloy eres un mago” Fue su respuesta. La cual me sacó una carcajada pero le dije que en realidad la magia la haría él al aplicarlo. En el papel el método se ve bien pero, como todos los métodos, requiere del verdadero compromiso de quien lo lleva a cabo.

Quise platicarte esto porque puede ser que estés en una situación similar y no sepas cómo salir de ella. Es probable que te ayude.  Si te sirve pues será una buena noticia.

Por hoy es todo lo que quería compartir contigo. Pasa un buen fin de semana y  por favor ¡cuídate mucho!

¿Por qué las personas deben ser dueñas de su seguro de vida?

IMG_0233

Ayer por la tarde asesorando a un joven de 30 años respecto a los seguros de vida que pudieran ser mejores para él. Me preguntó:”En seguros de vida ¿Qué es mejor? ¿los seguros temporales o los vitalicios?  y no me digas que depende” me dijo así de repente. Sin dudarlo le respondí que los seguros de vida vitalicios. También son  conocidos como Ordinarios de Vida y son mucho mejor que los temporales en el largo plazo. ¿Por qué? Porque en algún momento pasan a ser propiedad del asegurado y no de la aseguradora. Así de simple. Más ahora que hay seguros de vida vitalicios con pagos limitados y con alta recuperación. “A ver a ver, barajame el tema más despacio, ¿Cómo está eso de que las personas son dueñas del seguro de vida? Me comento,

Una persona que contrata un seguro de vida Temporal de mera protección siempre estará rentando el seguro. La póliza nunca será de ella. En caso de muerte el dinero pasará a manos de sus beneficiarios. Es como el seguro de un auto, si hay siniestro la aseguradora paga sino pasó nada entonces no devuelve nada a la persona que estuvo asegurada. Es un seguro de mera protección. Simple. Entonces el asegurado tendrá que seguirlo pagando siempre y no verá ningún monto de dinero volver a él mientras viva. Como dice mi amigo Enrique Fernández estará rentando siempre el seguro de vida.

Por otro lado las pólizas de seguro de vida vitalicio con pagos limitados en algún momento pasan a ser propiedad de la persona asegurada.¿Cómo sucede ésto? Al final del plazo de pago pactado. Desde ese momento el asegurado ya no tiene la obligación de seguir pagando y la póliza estará vigente mientras ella siga viva y con la ventaja de tener en sus manos una Tabla de Valores Garantizados, a la cual le llamamos Certificado de re-compra y que cada años que pasa tiene un valor en efectivo, a favor del asegurado, más alto. Así la persona asegurada puede decidir si ya no le conviene seguir con la póliza y venderle a la aseguradora el total de su póliza o sólo una parte de ella y recibir dinero a cambio.

Para entender mejor el caso me pidió que hiciéramos un ejemplo con un seguro de vida, con esos beneficios, para él que, como te dije al inicio, tiene 30 años. Quiere “comprar”, literalmente, una póliza de seguro de vida que sea de él durante toda su vida. Empezamos con un ejemplo de una suma asegurada por un millón de pesos y con plazo de pago a cinco años. La cual le “cuesta” en total cinco pagos anuales de  51 mil 750 pesos.

Revisando su Tabla de Valores Garantizado vemos que si él quisiera venderle toda la póliza a la aseguradora, el año 10 de vigencia, ésta le paga 291 mil 600 pesos por ella. Esto es más de lo que él pago en total en los cinco años. ¿Qué pasa si él mejor la quiere vender al año 15? La aseguradora le garantiza pagarle por su seguro de vida 334 mil 760 pesos.  “Oye ¿Cuánto me pagaría por ella en el año 35?  542 mil 70 pesos es lo que dice su Tabla. Me preguntó ese año porque sería cuando él cumple 65 años de edad. Y es cuando piensa retirarse.  Calculó que podría servirle como un pequelo fondo para  su retiro. Hay que mencionar que él no tiene la obligación de venderle la póliza a su aseguradora. Puede hacerlo en el momento que a él más le convenga y por la parte que él quiera. No necesariamente debe ser la totalidad.

Aquí en éste punto es donde ya  empieza a verse quién es dueño de la póliza. En realidad la persona asegurada es la dueña de su seguro de vida. Ella es quien finalmente decide, mientras viva, cuándo y cuánto vende. Eso es flexibilidad porque de hecho el dinero que viene en su póliza puede servir para muchas cosas más. Por ejemplo puede usar el Valor en efectivo a su favor como garantía de un préstamo bancario o personal y así acceder a tasas de interés más bajas, pero eso en realidad es ya un plus de lo que se puede hacer cuando una persona es duela de su seguro de vida, cosa que con un seguro temporal no se puede hacer.

Los seguros de vida no son los únicos que pueden ser propiedad del asegurado, también están los seguros de retiro con pagos limitados como el famoso Proyecta 10 de GNP que también le da esa ventaja al asegurado adicional a una alta recuperación en edades como la de él. Justo mañana te hablaré de por qué una persona debe ser dueña de su seguro de retiro.

Por hoy es todo, espero haber explicado claramente el tema, que haya sido interesante para ti y que si necesitas asesoría me pidas la sesión por skype para ayudarte.

Por favor ¡Cuídate mucho! nos vemos mañana.

Los seguros de vida SÍ son para las madres solteras

IMG_0217

Edna tiene 27 años y trabaja como gerente en una empresa de Logística. Es mamá de Diego que tiene 7 años. Fue madre a los 20 años, cuando estudiaba la universidad. Recuerda que al enterarse de que estaba embarazada pasaron muchas cosas por su cabeza. Nunca pensó en no tener al bebé. Su principal preocupación era terminar su carrera. Le faltaba la mitad. Al hablar con sus padres sobre el tema, se llevo la grata sorpresa de que la apoyarían para que siguiera estudiando. Con su novio se llevó también una sorpresa: él no quería ser papá. Eso a ella no le sorprendió. Decidió tomar la decisión ella sola.

Hace dos años el padre de Edna tuvo un accidente y falleció. Desde ese momento ella ha tenido que hacerse cargo de los gastos de su mamá y de su hijo. De hecho es la principal proveedora de la familia. No tienen otro ingreso más que el que Edna genera con su trabajo. Afortunadamente desde que salió de la universidad ha conseguido que su sueldo sea cada vez mejor. Era una excelente estudiante y ahora está en lo que le gusta trabajar. Se siente afortunada porque su sueldo le ha permitido mantener a su familia con todos los gastos. Se siente feliz que sus ingresos le permitan darle a Diego una educación privada.

Desde que murió su papá ha pensado mucho en los seguros de vida. Él no tenía ni uno y por lo del accidente a su madre le entregaron unos 200 mil pesos. Hoy ya se acabaron. Por su trabajo Edna debe viajar mucho al interior de la república. Una pregunta que se hace constantemente es ¿Qué pasaría con su hijo y su mamá si ella  llega a fallecer? una pregunta que la atormenta mucho más es ¿Qué pasará con todos si me accidentó o me enfermo y no puedo seguir trabajando? ha habido muchas noches que no puede dormir de la preocupación por este tema. De hecho un par de noches ha llorado de la angustia que siente de tener tanta responsabilidad en sus hombros.

Hace dos semana Edna me escuchó cuando fui al programa de  Martha Debalyle y hablé de las 10 razones para contratar un seguro de vida. Una de las cuáles es si eres madre soltera. “Cuando te escuché con Martha me sentí un poco más angustiada, pero me dió la sensación de tú podrías ayudarme” me dijo la primera vez que hablamos. Una preocupación adicional que tiene Edna es ahorrar para su retiro. “Además de Diego ya no pienso tener más hijos y tampoco pienso en casarme, mis planes de vida son otros y en mi retiro no quiero depender de nadie”. Pensaba ahorrar 50 mil pesos cada año para su retiro. Unos 4 mil mensuales. Me pidió que le ayudará a evaluar cuál sería la mejor solución para ella.

Evaluamos que de seguro de vida necesitaba tener tres millones de pesos. Con esa suma si ella llega a fallecer ahora le puede alcanzar a su mamá y a Diego para mantenerse bien los próximos 15 años. Esa misma suma, en caso de que Edna sufra una Muerte Económica, por una Invalidez Total y Permanente, que ya no le permita seguir trabajando, le permiten reponer 10 años de sus ingresos. Lo cual ya la dejaba con menos angustias. Eso lo evaluamos primero en un seguro de vida temporal a 20 años. Ahora faltaba ver cómo podía resolver el tema de su retiro.

Después de analizar varía opciones de seguros de retiro concluimos en el Proyecta 10 de GNP sería una excelente opción. ¿Por qué? Porque por 55 mil pesos anuales durante 10 años, ajustados a la inflación, Edna garantiza un seguro de vida por tres millones de pesos hasta los 65 años, un seguro de Invalidez Total y Permanente, por la misma suma hasta los 60 años y un seguro de retiro por un millón de pesos ajustados a la inflación a sus 65 años de edad. Los tres beneficios que le solucionan sus principales preocupaciones, y sólo ahorrando durante los próximos 10 años, le gusto mucho.”En serio ni lo puedo creer, eres un ángel” me dijo al final.

La verdad es que sólo me dediqué a escucharla y a ver cómo podíamos resolver de la mejor forma todas sus preocupaciones de madre soltera, y principal proveedora económica de su familia, sin la necesidad de contratar muchas pólizas de seguro y que tenga que pagarlas durante mucho tiempo. La flexibilidad de los seguros como el Proyecta me gustan mucho porque se pueden armar de cierta forma que en un mismo plan la persona asegurada tenga todos los beneficios y con una prima mucho más accesible que otros seguros y por menos tiempo.

Hoy es una realidad que hay muchas mujeres que por distintas razones están en una situación similar a la de Edna y que cada noche sienten una angustia por sentir ese peso en sus espaldas o en sus hombros de ser las responsables de mantener económicamente a varias personas además de ellas mismas. Eso tiene solución. Si tú estás en una situación similar, y necesitas asesoría para analizar tu caso y encontrar la solución ideal a tu caso, contactame y pídeme la sesión de asesoría de 50 minutos por skype. Con gusto te asesoro y te ayudo a encontrar  el mejor seguro de vida para ti.

Por hoy es todo por favor ¡Cuidate mucho!

Los seguros de vida NO son para las Amas de Casa

amas de casa

Un mito sobre los seguros de vida es que éstos no son para las amas de casa. ¿El argumento? “Porque ellas no generan ingresos” dicen los creadores de éste mito. La realidad es que ellas pueden y deben tener un seguro de vida. ¿Por qué? Una ama de casa genera para su familia un ingreso “invisible” de aproximadamente. el 40% del ingreso de sus esposo. ¿Lo sabías?  Ellas hacen un trabajo en casa que permite que su esposo genere el sueldo que genera al salir a trabajar. El ama de casa, de hecho, es algo así como la socia de su esposo en la generación de ingresos a la familia.

¿Por qué el ingreso del ama de casa es “invisible”? Porque el trabajo que ella realiza no tiene una paga tangible como la de su esposo. Es por eso que para entender el por qué ella necesita estar asegurada hay que hacer visible ese ingreso. Cuando les pregunto a algunos ejecutivos que me toca visitar y les tocó el tema de que su esposa debe estar también asegurada, ellos hacen una cara extraña y piensan para sus adentros “pero si el que gana el dinero soy yo, ella sólo está en la casa”. No me lo dicen pero sé que lo piensan por la cara de extrañeza que hacen cuando les pregunto al respecto.

Empiezo a hacerles preguntas como  ¿Cuánto pagarías cada mes a una persona que haga en casa todo lo que hace tu esposa si ella llega a morir? Primero se espantan y empiezan a rascarse la cabeza y a mirar para todos lados.

En caso de muerte de la ama de casa el esposo tendría que pagar, cuando menos, a una persona que haga de comer y cuide a los hijos. ¿Cuánto cuesta eso? Pues depende del estilo de vida que lleve la familia, pero por lo regular hay que contratar cuando menos a dos personas. Una que lleve y traiga a los hijos a la escuela  y otra que se haga cargo de la casa. Aquí aparece la siguiente pregunta en caso de la muerte del ama de casa ¿Cuánto habría que pagarle a una persona que haga todo lo que ella hacía en casa? Y, aprovechando el viaje pues preguntemos ¿Qué gastos adicionales cada mes tendría que hacer su esposo (ahora viudo)?

Siguen la lluvia de preguntas ¿Qué pasaría con los gastos mensuales de su esposo (ahora viudo)? ¿Seguirían siendo los mismos? No lo creo. De hecho estoy seguro. Al dar respuesta a éstas preguntas el ingreso mensual generado por ellas empieza a hacerse visible. Su trabajo en el hogar empieza a tomar otra dimensión. Ya los esposos empiezan a darse cuenta que no son los únicos generadores del ingreso monetario de la familia y que el sueldo que ellos generan es en realidad un trabajo en equipo. Entonces el seguro de vida para su esposa ya no parece una cosa nada descabellada. De hecho, la necesidad de que ella tenga uno ahora está más clara que nunca.

La mejor noticia de todas es que no es necesario que el esposo contrate dos pólizas de seguro de vida para proteger a la familia. Lo ideal es que haga un seguro de vida mancomunado. Este tipo de seguros aseguran a los dos esposos en una sola póliza. Cubren dos riesgos pero se paga sólo por una póliza. Eso es mucho mejor por efectos de “costos” . Ese es un tema que debo explicarte por aparte en un próximo post para que sepas como funcionan éste tipo de planes.

Regresemos al tema de que si las amas de casa necesitan tener seguro de vida. Con lo que te acabo de platicar queda claro que sí. Queda claro que ellas SÍ necesitan tener un seguro de vida. Bien sea independiente al del esposo o en conjunto con él. La familia se vería afectada económicamente tanto con la muerte del padre como de la madre.

¿Cómo calcular por cuánto debe asegurarse una ama de casa? y además ¿qué tipo de plan es mejor para ella? Eso requiere de un análisis particular del caso y una asesoría más personal. Debo decirte que si es tu caso y necesitas ayuda no te preocupes yo te puedo ayudar. Sólo debes pedirme la sesión de asesoría de 50 minutos por skype y con gusto te asesoraré en el tema.

Antes de despedirme quiero invitarte a que si tienes algo que opinar al respecto del tema hazlo en el espacio de comentarios. Eso enriquece el tema.

Por hoy es todo nos vemos en el próximo post. ¡Por favor cuídate mucho!

¿Ahorro para mi retiro o para la universidad de mis hijos?

IMG_0205

Ayer por la tarde estaba leyendo sobre las padres y madres “tardíos” y la ansiedad financiera que viene acompañada de la alegría de ser padres. Ellos son las personas que, por distintas razones, empiezan a tener a sus hijos entre los  35-40 años de edad. Justo al terminar mi lectura empecé a compartir en Twitter algunos datos, reflexiones y consejos, respecto del dilema que representa tener que elegir entre ahorrar para tu retiro o para la educación universitaria de los hijos. Ahora quiero compartirlos contigo, por si estás en una situación similar sepas que hacer.

Empecemos por responder ¿Qué les preocupa a éste tipo de papás y mamás? tienen ansiedad principalmente por el retiro y la muerte prematura de uno de los dos, antes de que los hijos lleguen a ser económicamente independientes. Por ejemplo un hombre que es padre a los 37 años estará entrando a su edad de retiro cuando su hijo, hoy recién nacido, esté acabando la universidad, a los 23 años aproximadamente. Es entonces que se enfrentan la disyuntiva que representa tener que elegir entre de ahorrar para la educación universitaria de sus hijos o el retiro de ambos. Además de la apremiante necesidad que tienen de contar con un seguro de vida.

Si tú enfrentas hoy una situación similar permiteme darte consejo: Elige ahorrar para tu retiro. Piensa que los gastos de la universidad de tu hijos duran sólo cinco años. Los de tu retiro pueden durar 20 años o más. No lo sabes. ¡Elige correctamente, no lo dudes ni un momento! Si no ahorras para la universidad de tus hijos ellos tendrán siempre la opción de una beca, o algún financiamiento de cualquier otro tipo. NO existen becas o financiamientos para el retiro. ¿ O sí?

Ahora, si tu hijo, o hija, te preguntan ¿por qué no ahorraste para mi universidad? puedes responde  de forma clara y contundente: “ Porque ahorré para que NO tengas que mantenerme en mi retiro.” antes de que puede volver a cuestionarte Pregúntales ¿Qué prefieres? ¿pagar una beca o crédito escolar? o ¿Mantenerme en mi retiro mientras siga viviendo? Espera respuesta. Lo que te garantizo es que empezarás a obtener caras sino de aprobación si un poco más de comprensión de su parte. Los dejarás pensando respecto a la libertad financiera de cada quien y en la responsabilidad que quieren enfrentar. La de hacerse cargo de su vida financiera o de la tuya. Sin duda van a elegir la de ellos.

Antes de que te preocupes o te angusties déjame decirte que no busco de ninguna forma decirte cómo debes educar a tus hijos. Lo que quiero es hacerte patente que si debes elegir entre una u otra cosa debe ser siempre por tu retiro, Con eso les estarás haciendo un favor más grande que pagarles las colegiaturas de su universidad. Sé que lo ideal sería que pudieras ahorrar para ambas cosas, sólo que debemos reconocer que jay veces que no se pueden las dos y de eso justo se trata éste post, De como resolver el problema o dilema de tener que elegir entre una y otra cosa.

Recuerda que ésto lo escribí para ayudarte a disminuir la ansiedad financiera que puedas llegar a sentir después de que nace tu hijo y que eso te genera sentimientos encontrados de felicidad y preocupación. La idea es que sepas que hay formas de resolver el tema y que puedes ser feliz siendo padre a la edad que tú elegiste sin que ésto repercuta negativamente en tu futuro financiero.

Debes saber que los seguros de retiro son una solución ideal para resolver más de una de éstas necesidades que representa el ser padre o madre “tardío”, porque combinan seguro de vida con alta recuperación garantizada para tu retiro. Tal es el caso del Plan Proyecta 10 de GNPdel cual ya te hemos hablado aquí y que puede ser una excelente solución para ti. Además de otros seguros.

Espero haberte ayudado a resolver el problema que representa tener que elegir entre ahorrar para tu retiro o para la educación universitaria de tus hijos. La idea de éstos consejos y reflexiones es para ayudarte a tener más claro el tema. Recuerda que si necesitas asesoría respecto a poder elegir el mejor seguro de retiro para tí, puedes pedirme una sesión de asesoría de 50 minutos por skype. Con éste tipo de asesorías he ayudado a muchos asegurados a elegir el mejor seguro para ellos. ¡Será un gusto poder asesorarte y ayudarte a ti también!

Por hoy es todo. Nos vemos en el próximo post. Por favor ¡Cuídate mucho!