La regla del tres por tres para lograr el equilibrio en tus finanzas

El día de ayer me habló un amigo de la universidad para pedirme un consejo. Está desesperado porque se graduó hace seis años y hoy tiene un nivel de deudas que no lo dejan vivir tranquilo. “No sé cómo logré generar tal nivel de deuda y lo peor, no veo cómo pueda salir de ellas. Mi sueldo no me alcanza” me dijo con mucha desesperación. Me dijo que se quería casar en un par de años y no veía cómo podría hacerlo si seguía con ese nivel de deudas y sin conseguir ganar más dinero. “No creo que mi vida de Godínez me permita conseguir un sueldo millonario en ese tiempo. Me urge ganar más varo para salir de esto pronto” me comentó.

Después de escucharlo por un rato, y cuando él ya estaba más tranquilo, le dije que su problema en realidad es que no conocía su problema. “No manches Eloy, ¿que es eso de que mi problema es que no conozco mi problema? Te haces bolas.” Le invite a ir por pasos. Le comente que el problema es que él cree que su problema es que gana poco y que por eso está endeudado y para salir de ahí la solución es ganar más varo. ¿Cuánto varo más? Pues millones. Y, como diría el Javi Noble PUM, me hago millonario y salgo de todas mis deudas y se acabaron mis problemas. La cosa no es así de fácil. El verdadero problema es el estilo de vida. Eso es lo que te metió en deudas y es justo lo que te puede sacar de ellas. “A ver a ver, explícame” me dijo.

Tu solución está en dividir tu ingreso actual en tres tercios. Cada tercio lo vas a dedicar a una parte de tu vida en el tiempo: pasado, presente y futuro. El primer tercio lo vas a dedicar a enfrentar compromisos financieros contraídos en el pasado, es de ahí donde vienes arrastrando tus deudas. El segundo tercio lo vas a dedicar a tus compromisos financieros del presente. Todos esos gastos que debes hacer hoy para vivir. Finalmente el tercer tercio lo vas a dedicar a los compromisos financieros que puedan surgirte en el futuro. Todo esto debes hacerlo metódica y disciplinadamente durante los próximos tres años y vas a ver que tu vida financiera va a mejorar dramáticamente. A esto le llamo el método del tres por tres. Tres tercios de tu ingreso durante tres años.

Este método te permite situarte en tu realidad actual y te da un panorama más real y alentador para tus finanzas en el futuro. No es mágico. En realidad requiere de hacer ajustes en tu estilo de vida, que es el verdadero causante de todas las deudas que has acumulado. El ingrediente más importante es que te comprometas a de verdad salir de deudas y a tener una vida financiera más sana. Si no hay compromiso de tu parte y no estás dispuesto a hacer los ajustes necesarios no  va a funcionar. No tiene caso que te explique más. “No, no. La verdad es que si quiero hacerlo y me interesa saber lo que debo hacer, neta Eloy ya quiero salir de esto y dormir tranquilo sin pensar en el pago de las tarjetas” me comento.

El primer paso es que con el primer tercio de tu ingreso sepas cuánto puedes pagar a tus acreedores de las tarjetas Al principio puede parecer muy poco pero con el tiempo verás la bola de nieve en que se convierte. Recuerda que tres años son 36 meses. Imagina si un tercio de tu ingreso actual multiplicado por 36 no te van a sacar de deudas. “No, pues la verdad es que sí, es un año de mi sueldo y así pues sería muy pendejo si no salgo de deudas” me dijo ya un poco más tranquilo. El reto importante viene con el segundo tercio de tu ingreso, el cual está dedicado a tus compromisos financieros actuales. Es aquí donde hay que hacer ajustes que al principio te pueden costar mucho trabajo, porque, en resumen, implican que te ajustes a vivir con un tercio de tu ingreso actual. Lo cual puede implicar que vivas pagando lo más indispensable para tu vida durante los próximos tres años.

Ajustarse a vivir con sólo un tercio de tu ingreso sin duda puede ser duro porque implica que dejes de ir los conciertos que tanto te gustan y que tal vez no hagas tantos viajes al extranjero como tienes pensado. La verdad es que al principio puede ser muy difícil porque tal vez debas decirles a muchos amigos que no puedes salir con ellos y ni seguir su ritmo de vida, Eso no cualquiera lo puede enfrentar. Déjame decirte que cuando enfrentas esa dura realidad, la aceptas y das  el primer paso, lo demás es ya mecánico. “ufff, eso si que va a estar cabrón, pero pues creo que sí debo hacerlo porque si no pues seguiré igual o peor,” me comentó con una cara que reflejaba un poco de angustia pero también decisión.

Finalmente nos falta el tercer tercio de tu ingreso, el cuál, como te dije, debes dedicar a compromisos futuros. Como ahorrar para casarte, contratar seguros, comprar una casa o empezar a ahorrar para crear un patrimonio futuro. Esa parte del método también requiere un compromiso de tu parte, porque será muy tentador querer usar ese dinero para ponerlo en cualquiera de los otros dos tercios. Podrá ser de verdad muy difícil sentir que debes “guardar” una parte de tu ingreso para cosas futuras si hoy tienes muchas urgencias que atender. Ese es justo en verdadero reto: manejar la ansiedad generada por querer atender hoy lo urgente y desatender lo importante.

El verdadero regalo de éste método es que busca ayudarte a llevar una vida financiera más equilibrada. Busca dotarte de tranquilidad para poder tomar mejores decisiones respecto a en qué, cómo y cuándo gastas tu ingreso. Debes tal vez negociar con tus tarjetas de crédito un plan de pagos, con tus amigos o familia el hecho de no poder seguir por un tiempo, con un estilo de vida tan demandante de tus ingresos y finalmente negociar contigo la importancia de dedicar una parte de tu ingreso actual a tus compromisos futuros. Sólo recuerda que es por sólo tres años que son 36 meses. El tiempo pasa rápido y te vas a sorprender con los resultados. La verdad es que los beneficios son muchos.

En tres años es muy probable que ya tus deudas están en cero y ese ingreso puedas ya dedicarlo a otra cosa. En ese tiempo también ya te habrás acostumbrado a vivir con poco dinero de tu ingreso y estarás sorprendido de todo lo que se puede hacer con poco dinero. Finalmente en tres años ya podrás ver frutos de haber dedicado un tercio de tu ingreso a la previsión y el ahorro. Ya estarás en posibilidades de hacer un corte de caja y ver si quieres aplicar otro plan de tres por tres. Eso ya será decisión tuya y en un momento más tranquilo de tu vida. “Pinche Eloy eres un mago” Fue su respuesta. La cual me sacó una carcajada pero le dije que en realidad la magia la haría él al aplicarlo. En el papel el método se ve bien pero, como todos los métodos, requiere del verdadero compromiso de quien lo lleva a cabo.

Quise platicarte esto porque puede ser que estés en una situación similar y no sepas cómo salir de ella. Es probable que te ayude.  Si te sirve pues será una buena noticia.

Por hoy es todo lo que quería compartir contigo. Pasa un buen fin de semana y  por favor ¡cuídate mucho!

2 comentarios
  1. francisco
    francisco Dice:

    Aún lucho con la funcionalidad de mi presupuesto, he ido mejorando en muchos aspectos aunque para mi no lo suficiente, al tratar de hacer un plan de 3×3 como lo platicas aquí, mi mayor problema se concentra en el PRESENTE, puesto que al tener familia y ser único ingreso tangible se ve complicado reducir gasto, tal vez necesarios, tal vez no, pero para mi ahora son indispensables, lo pondré en práctica y ya platicaré como me va 🙂

    un saludo y es un excelente tip, complicado será al inicio pero se que no es imposible.

  2. Eloy López
    Eloy López Dice:

    Francisco,

    Esto de lograr equilibrio en las Finnazas Personales puede llevar tiempo. Hay que probar y probar distinto métodos hasta encontrar el que mejor nos funcione.

    Espero que tengas éxito al aplicar el 3×3 y que nos puedas contar qué tal tu experiencia.

    Gracias por comentar.

    ¡Saludos!

    Eloy López

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *