¿Primero gastas o ganas?

Todos aprendemos primero a gastar dinero y después a ganarlo.No sabemos tener dinero extra o aparte sin sentir que nos quema las manos. Así empezó la plática que tuve con Mauricio Candiani, conferencista sobre Finanzas Personales y otros temas, cuando le pregunté, pues tú y yo podemos tener problemas de generación de riqueza, y principalmente de manejo de dinero.

Aproveché que coincidimos en un foro en Monterrey para platicar sobre el tema para que puedas empezar a entender porqué, aún ganando un sueldo no tan bajo, vives al día y muchas veces las quincenas sólo te alcanzan para hacer frente a todos los gastos y no te sobra nada para ahorrar o guardar, pues, sin duda, eso puede hacerte sentir una frustración muy grande.

¿Te ha pasado que quieres ahorrar dinero y por más que intentas no lo logras? Eso se puede deber a que estás intentando hacerlo desde el enfoque incorrecto.

No te digo que estés equivocado, lo que te digo es que puedes estar luchando contra tu propia naturaleza.Primero aprendiste a gastar, después a generarlo y finalmente a ahorrarlo. ¿Recuerdas cuando tenías unos cuatro y cinco años? Si se te antojaba un rico y delicioso helado de chocolate, ¿qué hacías para conseguirlo? Lo más seguro es que le pidieras a tu mamá o a tu papá dinero para ir a la heladería de la esquina o a la tienda a comprarlo.

Lo anterior fue sólo el principio, porque seguiste creciendo y ahora no era sólo helado, ahora era un videojuego, un juguete; y en tu adolescencia o después, es muy probable que tu papá o tu mamá hasta te hayan comprado un carro.

Continuaste gastando sin preguntarte si las cosas que estabas comprando eran una necesidad, un gusto o un capricho. Simplemente seguiste comprando y comprando.

Sucedió después que te ofrecieron un mejor trabajo y eso incluía más sueldo. Después te dieron una tarjeta de crédito con un límite enorme (sentiste que era más ingreso) Te pusiste feliz y querías seguir comprando más cosas. Cosas que seguías sin preguntarte si las comprabas porque las necesitabas, porque te gustaban o porque simplemente eran un capricho. Así fue que cada vez, mientras más ganabas, más gastabas y tus finanzas personales se apretaron hasta llevarte a tu realidad actual.

Todo eso pasó, probablemente porque nunca te detuviste a preguntar sobre tus emociones o sentimientos respecto del dinero. Sólo te dedicaste a desear más y más cosas y a comprarlas. Y fue así que tus gastos siempre fueron adelante de tus ingresos. Empezaste a vivir en lo que Mauricio llama el Delay Financiero.

Para que puedas empezar a ahorrar, y después a generar riqueza, debes entender en primer lugar que el dinero es un instrumento y debes aprender a usarlo. Es como aprender a tocar la guitarra o el piano. Después, debes aprender a desarrollar una disciplina emocional que te ayude a entender tus sentimientos respecto al dinero. Esa disciplina empieza por saber cómo te sientes cuando gastas toda tu quincena en una cosa que te gustó mucho sin importarte que debías guardar un poco para lo que restaba de la quincena y al final llegó una especie de arrepentimiento que te hizo sentir muy mal por no traer ni un peso en la bolsa.

De eso y más platiqué con Mauricio en Monterrey. Si quieres ver lo que conversamos, busca hoy en el Canal de Youtube de Previsión Financiera. ¡Cuídate mucho!

Publicada en Capital de México el 15 de julio de 2014

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *