¿Los seguros de vida son seguros de muerte?

Muchas veces he estado enfrente de personas hablando de un tema tan importante como el seguro de vida y he recibido el comentario: “No, no, amigo, los seguros de vida deberían llamarse seguros de muerte no me quieras ver la cara”.

Debo confesar que la primera vez que escuché ese comentario sí me hizo sentir mal y hasta sentir que tenían razón. Ya que el seguro de vida paga en caso de fallecimiento. Después, con el tiempo y con ver de primera mano lo que hacen estos seguros, es que me convencí plenamente que hacen muchas cosas más que sólo pagar en caso de muerte del asegurado.

Hoy, los seguros de vida en México y en el mundo han evolucionado de tal forma que te dan muchos beneficios integrados, pero empecemos por contestar ¿qué pasa si te mueres? En realidad, lo que pasa es que te mantienen con vida ante los ojos de tus hijos y las personas que dependen de ti económicamente. ¿Por qué? Porque el seguro de vida es el que pone en la mesa de tu familia todo ese dinero que tú hubieras generado para ellos.

Dinero que sirve para que ellos sigan viviendo como hasta antes de tu muerte. Dinero que sirve para que ellos sigan pagando las cuentas y compromisos que siguen llegando aunque tú hayas fallecido, porque a los gastos no les importa ese hecho.

El tema, de hecho, no se trata de dinero. Se trata de lo que ese dinero hace por tu familia después de que tú hayas muerto. Paga la comida, el vestido, las escuelas, las vacaciones y las medicinas de tus hijos si llegan a enfermar.

De inicio ¿qué te parece eso? ¿Te parece poco? Yo que he visto las cuentas que llegan cuando alguien muere y era el principal proveedor económico de su familia, te puedo decir que no es poco. Los padres o madres de familia mueren, pero con ellos no lo hacen todos esos gastos se generan y son necesarios para la familia.

El tema, como te lo estoy contando, puede parecerte por un lado crudo y por otro, romántico. Como sea que lo veas es una realidad. Ahora déjame pasar al tema de lo que los seguros de vida pueden hacer por ti en vida sin que tengas que morir.

No sé si te has preguntado ¿qué pasa si me accidento o enfermo de gravedad y ya no puedo seguir trabajando? Si sufres lo que se conoce como Invalidez Total y Permanente que puede ocurrir por un accidente grave o una enfermedad.

El hecho es que ese evento no te mató físicamente, pero sí te mató económicamente hablando. Porque, dime. ¿quién te va a reponer el sueldo que ganabas?, pues aquí también los gastos siguen y lo peor es que tú puedes pasar de ser un proveedor económico a ser una carga en todos los sentidos para tu familia.

No sé si te gustaría convertirte en eso. Lo que sé es que sucede y más veces de las que quisiéramos. Finalmente, debes saber que la mayoría de los seguros de vida actuales te pueden regresar, después de algunos años, el total de todas las primas que pagaste por ellos, en caso de no usarlos.

Eso quiere decir, en caso de que no llegues a morir de forma prematura, que la compañía te devuelve todos los años que pagaste esa póliza. Por ejemplo, hoy tienes 35 años de edad y tus hijos son muy pequeños y necesitas un seguro de vida que te cubra por lo menos 20 años.

Puedes pactar con la aseguradora que, si al final de ese plazo no te sucede nada, te devuelva todo el dinero que pagaste. ¿Qué te parece? Es como si después de unos años de pagar el seguro de tu auto y no usarlo te devolvieron todo lo que pagaste por él. ¿Ya quedó claro que los seguros de vida NO son seguros de muerte? Espero que sí. Por hoy debo despedirme. Nos leemos el próximo jueves.

Publicado en Capital de México el 12 de agosto de 2014

1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *