¿LOS SEGUROS DOTALES SE COBRAN A LO CHINO?

Hace un par de semanas salió publicado un artículo en El Economista, escrito por Juan Tolentino, un periodista al que respeto mucho y que me parece muy profesional y toma muy en serio los temas sobre los que escribe. La semana pasada en su cuenta de Twitter escribió “…aguas, los seguros dotales pueden cobrarse a lo chino…”

Yo leí la nota completa, sin embargo hacen falta algunas precisiones.

El día de hoy vamos a comentar esa nota.

En ella se dice que, si una persona no paga su prima, las aseguradoras empiezan a cobrar de lo que tenga, es decir, si un asegurado muere y “no avisa a la aseguradora”, ésta se empieza a cobrar de la reserva y que, cuando los beneficiarios se dan cuenta de que existe esta póliza y la van a cobrar, la aseguradora les entrega menos dinero, porque ya se cobró las primas que no se pagaron, ésta es  una imprecisión absoluta.

Los seguros dotales tiene dentro de las condiciones generales del contrato, tres opciones por  si el asegurado dejara de pagar por cualquier razón. Son mecanismos a favor del  asegurado para que no se quede sin protección, estos son:

  1. El préstamo automático.
  2. El seguro prorrogado.
  3. El seguro saldado.

Tienen el objetivo de mantener al asegurado protegido, mientras se puede poner al corriente en sus aportaciones. Recordemos que los seguros dotales son seguros de vida en vida. Esto es, le van a entregar la misma suma asegurada a la  familia en caso de fallecimiento prematuro o al asegurado si llega con vida al final del plazo pactado.

A continuación te explicamos como funciona cada cláusula

  1. Préstamo automático. Si el asegurado, por cualquier situación, dejó de pagar sus primas pero la póliza tiene algún valor garantizado y está contemplado en las clausulas el préstamo automático, entonces la aseguradora hace uso de ésta. Su objetivo es que el asegurado no pierda la cobertura en su póliza, la ventaja de esta cláusula es que, cuando el asegurado pueda ponerse al corriente, sus valores garantizados se restablecerán totalmente.
  2. En el seguro prorrogado. Si el asegurado ya no pudo continuar pagando sus primas y su seguro dotal ya tiene valores garantizados, lo que hace la aseguradora es disminuir el plazo contratado y mantiene la misma suma asegurada que contrató.
  3. Finalmente está la opción de seguro saldado, en la cual la aseguradora mantiene el tiempo pactado en un inicio y disminuye la suma asegurada contratada.

 

Pongamos un ejemplo, Juan contrata un dotal a 15 años,  va al corriente y en el año ocho se le presenta una enfermedad crónica, digamos diabetes, que lo manda al hospital, estuvo delicado por varios meses y no paga un año su prima. En ese momento Juan ya tiene una enfermedad y no sería una persona asegurable. Si su póliza se cancelara en automático, el perdería su cobertura y la opción de un nuevo seguro de vida.

Es por esto que, cualquiera de las tres cláusulas anteriores tienen como objetivo proteger a Juan, en ningún momento están pensadas para beneficiar sólo  a la compañía aseguradora.

 

Otra imprecisión en la nota es que dice que, si el asegurado fallece y no se notifica a la aseguradora y años después los beneficiarios la cobran, se les entrega menos de la suma asegurada.

 

En realidad, las cláusulas también dicen que, si la póliza se mantuvo vigente, se les entregará a los beneficiarios la suma asegurada menos las primas no pagadas y si devengadas. Esto quiere decir que si el asegurado estuvo vivo y su póliza al corriente, si fallece y sus beneficiarios se dan cuenta tres o cuatro años después, aunque hubiera entrado en vigor algunas de las cláusulas pero los beneficiarios comprueban que falleció hace tres años, la aseguradora debe reintegrar lo que hubiera tomado después del fallecimiento del asegurado y entrega la suma asegurada completa a sus beneficiarios.

 

En una siguiente entrega, te explicaremos porqué no todos los seguros de ahorro son seguros dotales.

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *