DOTALES Y DOTE FINANCIERA

Empecemos por definir qué es un seguro dotal. Existen muchas definiciones, algunas son muy complejas, otras muy rebuscadas, vamos a explicártelo de manera simple,  un Seguro Dotal  es un seguro de vida que paga la suma asegurada tanto si muere como si vive el asegurado, por eso les llamamos seguros de vida en vida.

Como ya te comentamos en el post anterior, donde hablamos de las pólizas universales, los seguros dotales forman parte de los seguros de ahorro y su principal característica es que el ahorro se genera de forma garantizada a través de lo que se conoce como dote financiera.

Otro punto que los distingue son los plazos en los que los puedes contratar, que son a 5, 10, 15 o 20 años y también pueden ser a una edad alcanzada de 55, 60, 65 o 70 años. Aprovechamos para comentarte que estos últimos regularmente son utilizados pensando en el retiro y los primeros están enfocados para cumplir algún sueño financiero.

Es importante que sepas que, a diferencia de las pólizas universales, los dotales no cuentan con una reserva matemática como tal, mas bien tienen la ya mencionada dote financiera, que se va creando con el tiempo y que en las pólizas dotales se puede reconocer fácilmente como  tabla de valores garantizados.

Estos valores garantizados se van generando con el tiempo y regularmente empiezan a crearse a partir del año tres, ya que los primeros dos años están en ceros. En cualquier momento que existan valores garantizados y el asegurado por alguna causa como la de Juan, que vimos en un post anterior, la aseguradora puede empezar a tomar de éstos, para cubrir las primas y mantener la cobertura por fallecimiento, a través de la cláusula de préstamo automático.

De la misma manera, en caso de que Juan llegara a necesitarlo, puede tomar prestado de esa dote financiera que se fue creando en su póliza, sin que ésta deba cancelarse. Posteriormente, Juan deberá regresar la cantidad que tomó prestada, mas el interés que hubiera generado en su póliza para restablecer la continuidad de su dote financiera.

Este tipo de pólizas también te permiten hacer aportaciones adicionales, las cuales se van a un fondo de ahorro separado de la dote financiera, pero dentro de la misma póliza y es susceptible de generar rendimientos a tu favor. Estas aportaciones adicionales están disponibles  y puedes retirarlas en cualquier momento, sin la obligación de devolverlas.

Esperamos que esta información te haya servido para entender mejor el funcionamiento de los seguros dotales y su dote financiera.

Recuerda que si necesitas asesoría sobre cómo contratar una póliza de este tipo, puedes solicitarla llenando el formulario de este sitio http://previsionfinanciera.com/

1 comentario
  1. Lonny
    Lonny Dice:

    This is really fascinating, You are a very professional blogger.
    I have joined your feed and look ahead to searching for extra
    of your excellent post. Also, I’ve shared your website in my social
    networks

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *