¿Qué tan buenos son los Seguros Educacionales?

Un tema que nos gusta mucho en Previsión Financiera Integral son los Seguros Educacionales, principalmente por la función que tienen con las familias.

Un gran número de familias no tienen oportunidad de que sus hijos estudien donde ellos quisieran.

Los seguros educacionales nos parecen una excelente herramienta para que, además de proteger a sus hijos, en caso de que los padres llegaran a morir,  garantizan además, que sus hijos sigan estudiando, incluso hasta una carrera profesional.

Somos firmes creyentes de que las personas debemos tener la posibilidad de estudiar donde queramos no “donde podamos”.

Creemos que las personas deben ahorrar de una forma sistemática para ese objetivo, el que nuestros hijos estudien donde ellos lo decidan.

Ahora que está muy de moda que las personas ahorren en fondos de inversión o algún otro tipo de instrumento, se empezó a comparar mal a los seguros educacionales.

Muchas personas empezaron a decir que los seguros educacionales “no funcionaban” porque entregan menos dieron que el que se va aportando a lo largo del plan, que están obligados a estudiar en una institución predeterminada o no te entregan tu dinero y algunos otros “mitos” sobre este tipo de seguros.

Les quiero platicar la historia de uno de nuestros asegurados, quien contrató el seguro educacional para su hijo hace 18 años, cuando su hijo tenía apenas 2 meses de nacido. El es Doctor.

Empezó queriendo garantizar $360,000 pesos para que su hijo pudiera estudiar la universidad. Él tenía ya un presupuesto para aportar e iniciar el ahorro para la educación de su hijo, con esa aportación fue que pudo garantizar esos $360,000 pesos para cuando su hijo tuviera 18 años, ajustados a la inflación.

El Doctor inició aportando $17,000 pesos y su última aportación, el año pasado fue de más o menos $43,000 pesos, porque sus aportaciones también se fueron inflacionando.

Cuando llega el momento de iniciar el trámite para poder entregarle su ahorro, él tenía la idea de que se le iban a entregar alrededor de $400,000 pesos, él había aportado mas o menos $580,000 y calculaba que se le iba a entregar una cantidad menor a sus aportaciones, por la cobertura del seguro que tuvo todo el tiempo que duró su plan.

En realidad, el Doctor recibió mas de $700,000 pesos…

Y no lo podía creer, todo esto fue por la inflación y los beneficios que tienen este tipo de pólizas.

Esta fue una póliza contratada hace 18 años que, de inicio le daba una protección por fallecimiento de $900,000 pesos y termió siendo de $2,400,000 pesos,  porque año con año se fue actualizando a la inflación registrada. Esto en la parte de su seguro de vida.

En la parte del fondo para la educación de su hijo, terminó siendo de $700,000 pesos.

De ganancia, la póliza le reportó alrededor de $190,000 pesos.

Como nuestro Doctor contrató su seguro siendo su hijo muy pequeño, además de estar bien protegido en caso de fallecimiento, tuvo un seguro de vida durante 18 años, su suma asegurada se fue ajustando a la inflación, de igual manera las primas que él fue aportando cada año, se fue generando una ganancia.

Tal vez durante los primeros años de su póliza, sus estados de cuenta iban reportando menos, pero conforme va pasando el tiempo, van generándose sus “Valores Garantizados”, que crean una Dote Financiera, que el año 1 y 2 siempre van a reportar en cero y a partir del año tres empieza a generarse y a crecer con el tiempo.

Esta es una historia que nos da mucho gusto compartirla con ustedes, porque, además el Doctor siempre hizo los pagos de sus primas a tiempo, con mucho esfuerzo para cada año no fallar en sus aportaciones.

Al final, el hijo de nuestro Doctor decidió estudiar… ¡Medicina!

Los seguros educacionales ¡funcionan! Y funcionan muy bien, como la historia que acabamos de platicar.

Funcionan si tienes un objetivo y cumples anualmente con tu compromiso de ahorrar para la educación de tu hijo.

También va a depender de la edad de tu hijo cuando lo contrates, entre más pequeño, mayor va a ser el ahorro que generes y la ganancia que tengas.

Si puedes voltear a ver a los seguros educacionales como una opción de protección y de blindaje financiero para tu familia ya que tienen varios beneficios

  • El primero es que te garantizan que si tu llegas a faltar antes de que él cumpla 18 años va a tener el dinero suficiente para seguir estudiando
  • El segundo es que te protegen contra una situación de invalidez total , y permanente
  • El tercero es que los seguros educacionales, en pesos, se van ajustando a la inflación
  • El cuarto es que también te puede dar una ganancia, sobre tu fondo de ahorro

¿Cuándo es ideal contratar un seguro educacional?

Cuando tu hijo recién acaba de nacer, es el momento ideal porque tienes 18 años por delante que es un tiempo mas que suficiente para garantizar su educación.

Si estás interesado en contratar este tipo de seguros, puedes contactarnos a través del cuestionario que encuentras en nuestra página www.previsionfinanciera.com  y con gusto podremos orientarte para que puedas asegurar la educación de tus hijos

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *