Si ya tengo mi Afore ¿necesito un seguro de retiro?

Hay muchas personas que trabajan y tienen su Afore y piensan que no necesitan un seguro de retiro, ya que creen que con el dinero de su afore será suficiente. ¿sabías que a tu Afore únicamente se va el 6.5% de tu salario mensual? el cual se conforma de 3 partes, una la aporta tu patrón, otra el gobierno y una pequeña parte la aportas tú. Te propongo que hagas un ejercicio: a tu sueldo mensual multiplícalo por .065, eso es lo que se destina mensualmente a tu Afore, si lo multiplicas por 12, eso estás ahorrando al año, calcula que te vas a retirar a los 65 y tu ahorro anual multiplícalo por los años que te faltan para jubilarte.

Por ejemplo, si tienes 30 años y tu sueldo mensual es de 10 mil pesos, mensualmente solo se van a tu afore 650 pesos, que al año son 7,800 pesos. Si te retiras a los 65 años, y trabajaste continuamente todos ellos, al llegar el momento de tu retiro, en tu cuenta personal de la Afore se habrán aportado un total de  273,000 pesos los cuales se incrementarán de acuerdo a los rendimientos que haya generado tu Afore menos los gastos administrativos que ésta tenga.

Como podrás darte cuenta, eso será insuficiente para que tengas un retiro en plenitud.

Te tengo buenas noticias, no tienes que quedarte únicamente con ese monto, puedes contratar un seguro de retiro que te lo que vas a recibir.

Existe una gran variedad de seguros de retiro, por ejemplo, están los que son conocidos como Planes Personales de Retiro o PPR en los cuales puedes deducir hasta el 10% de tu ingreso anual con un tope de 5 UMAS que son mas o menos como 147 mil pesos.

Dentro de los seguros deducibles de impuestos existen también los que son afectos al Artículo 185 de la LISR y que te permiten también deducir  anualmente hasta 152 mil pesos.

Finalmente, existen unos seguros de retiro que no son deducibles de impuestos, pero que, si los recibes a la edad de 60 o 65 años, los recibes libres de retención de impuestos.

Una de las  ventajas o beneficios importantes que te dan los seguros de retiro es que todas las aportaciones que tú vas haciendo ahí se van ajustando a la inflación a lo largo del tiempo, eso te garantiza que tu dinero no va a perder su poder adquisitivo, otro beneficio adicional es que tu vas a recibir una ganancia cierta, la cual va a depender de tu edad y el monto que tu decidas ahorrar. Estos dos beneficios te van a ayudar a que tu monto ahorrado sea mucho mayor al de una afore y te ayudan a complementarlo muy bien.

Los organismos internacionales, especialistas en temas de retiro, han recomendado que las personas ahorren entre un 10 y un 15% para el tema de su retiro, sólo para ese fin. Entonces, si tu en tu Afore tienes ya un 6.5% yo te recomendó que en una póliza de retiro, ahorres  al menos el otro 10% y con eso vas a tener un complemento maravilloso.

Es muy importante que, hoy que estás joven y que ya sabes esto, contrates un seguro de retiro como complemento ideal para tu Afore y que no dejes pasar más tiempo. Conozco muchas personas que han dejado pasar tiempo y que ya tienen 45 o 50  años y que ya están muy cerca de su retiro y se arrepienten de no haber iniciado antes. Por eso, tu no dejes que eso te pase, entre más joven empieces, menos vas a aportar y más vas a ganar con este tipo de complemento para tu retiro.

Si no tienes quien te asesore, recuerda que yo te puedo regalar una de mis asesorías por Skype o presencial, si vives en la Ciudad de México, para lo cual, envíame un correo a info@previsionfinanciera.com y mi asistente te concertará una cita conmigo.

¡Me encantará asesorarte para que complementes el ahorro que ya tienes en tu Afore para que puedas tener un retiro pleno!

LO QUE DEBES SABER ANTES DE CONTRATAR TU PRIMERA PÓLIZA DE GASTOS MÉDICOS

Si estás pensando en contratar un Seguro de Gastos Médicos, pero no sabes cómo empezar a buscar opciones o qué aspectos debes considerar, hoy te voy a decir algunos puntos que debes tomar en cuenta.

Lo primero que debes saber al contratar tu primera póliza de Gastos Médicos Mayores, es  que tu prima anual o costo, se calcula de acuerdo a tu edad, género y lugar de residencia, estos factores combinados con los cinco siguientes darán como resultado la prima anual de tu póliza:

1) Suma asegurada.

2) Nivel de hospitales al que te dará acceso.

3) Tabulador de Honorarios Médicos.

4) Deducible.

5) Coaseguro.

Al elegir una combinación de los cinco factores anteriores estarás configurando los alcances y limitaciones de tu póliza.

Además de estas cinco coberturas básicas puedes pedir algunas adicionales, con costo, que te ayudarán a enriquecer tu cobertura.

Dado que estando completamente sanos, la posibilidad de que nos enfermemos es mucho menor que la de sufrir un accidente, al contratar tu primera póliza te recomiendo incluir la clausula de cero deducible por accidente. Así evitarás el pago de deducible.

Ahora pasemos a que conozcas dos conceptos muy importantes en tu póliza porque  siempre los  vas a pagar cuando tengas que usarla. Estos son:

  • Deducible
  • Coaseguro

En resumen debes saber que el Deducible y el Coaseguro son las dos primeras participaciones económicas que tienes tú al usar tu póliza de gastos médicos.

El Deducible sirve básicamente para determinar a partir de dónde un gasto médico se considera como gasto médico mayor. El Deducible en tu póliza lo verás expresado en una cantidad fija, por ejemplo, 10 mil pesos.

Después de pagar deducible, a todos los gastos procedentes se aplica tu segunda participación y es el Coaseguro. El cual verás expresado en porcentaje, por ejemplo, 10%

Va un ejemplo,

Total de gastos procedentes 100 mil pesos.

Deducible 10 mil pesos,

Coaseguro 10%                                             

$100,000

– Deducible                         $10,000

Sub total                              $90,000

-Coaseguro                           $9,000 (10%)

Total                                   $81,000

Del ejemplo anterior, de los 100 mil pesos totales la aseguradora paga 81 mil pesos y tú 19 mil (la suma de tu deducible más tu  participación de coaseguro).

Ahora que ya sabes qué factores combinados influyen en la prima anual de tu póliza ¿Qué más debes conocer? Finalmente, deberás revisar con especial atención las dos siguientes secciones:

1) Los Padecimientos con Periodo de Espera

2) Las EXLUSIONES.

Debes saber qué existen algunos padecimientos que se te cubrirán  después de que ya tengas un tiempo con tu póliza, estos  se conocen como Padecimientos con Periodo de Espera. Y también que algunos otros NUNCA te los cubrirán, estos se conocen como EXCLUSIONES.

Es por eso que después de solicitar una cotización de tu primer póliza de gastos médicos mayores, debes preguntar sobre los Periodos de Espera y las EXCLUSIONES que tiene.  Estos son dos puntos clave para conocer bien los alcances y limitaciones de tu póliza.

Espero que esta información te haya servido para entender mejor los aspectos claves que debes considerar al solicitar información sobre los seguros de gastos médicos mayores.

Recuerda que si necesitas asesoría sobre cómo contratar una póliza de este tipo, puedes solicitarla llenando nuestro formulario de contacto este sitio. En Previsión Financiera Integral nos encantará regalarte tu primera sesión de asesoría personalizada vía Skype. ¡Llevamos casi 25 años asesorando a personas como Tú!

DOTALES Y DOTE FINANCIERA

Empecemos por definir qué es un seguro dotal. Existen muchas definiciones, algunas son muy complejas, otras muy rebuscadas, vamos a explicártelo de manera simple,  un Seguro Dotal  es un seguro de vida que paga la suma asegurada tanto si muere como si vive el asegurado, por eso les llamamos seguros de vida en vida.

Como ya te comentamos en el post anterior, donde hablamos de las pólizas universales, los seguros dotales forman parte de los seguros de ahorro y su principal característica es que el ahorro se genera de forma garantizada a través de lo que se conoce como dote financiera.

Otro punto que los distingue son los plazos en los que los puedes contratar, que son a 5, 10, 15 o 20 años y también pueden ser a una edad alcanzada de 55, 60, 65 o 70 años. Aprovechamos para comentarte que estos últimos regularmente son utilizados pensando en el retiro y los primeros están enfocados para cumplir algún sueño financiero.

Es importante que sepas que, a diferencia de las pólizas universales, los dotales no cuentan con una reserva matemática como tal, mas bien tienen la ya mencionada dote financiera, que se va creando con el tiempo y que en las pólizas dotales se puede reconocer fácilmente como  tabla de valores garantizados.

Estos valores garantizados se van generando con el tiempo y regularmente empiezan a crearse a partir del año tres, ya que los primeros dos años están en ceros. En cualquier momento que existan valores garantizados y el asegurado por alguna causa como la de Juan, que vimos en un post anterior, la aseguradora puede empezar a tomar de éstos, para cubrir las primas y mantener la cobertura por fallecimiento, a través de la cláusula de préstamo automático.

De la misma manera, en caso de que Juan llegara a necesitarlo, puede tomar prestado de esa dote financiera que se fue creando en su póliza, sin que ésta deba cancelarse. Posteriormente, Juan deberá regresar la cantidad que tomó prestada, mas el interés que hubiera generado en su póliza para restablecer la continuidad de su dote financiera.

Este tipo de pólizas también te permiten hacer aportaciones adicionales, las cuales se van a un fondo de ahorro separado de la dote financiera, pero dentro de la misma póliza y es susceptible de generar rendimientos a tu favor. Estas aportaciones adicionales están disponibles  y puedes retirarlas en cualquier momento, sin la obligación de devolverlas.

Esperamos que esta información te haya servido para entender mejor el funcionamiento de los seguros dotales y su dote financiera.

Recuerda que si necesitas asesoría sobre cómo contratar una póliza de este tipo, puedes solicitarla llenando el formulario de este sitio http://previsionfinanciera.com/

¿TODOS LOS SEGUROS DE AHORRO SON SEGUROS DOTALES?

Muchas personas creen que todos los seguros de ahorro son seguros dotales. Si tú eres una de ellas, desde ahora te comentamos que eso es incorrecto.

Los seguros Dotales pertenecen a los seguros de ahorro, sin embargo, no todos los seguros de ahorro son seguros Dotales.

Esto puede parecerte confuso, no te preocupes, no eres experto en seguros y nosotros estamos para explicarte.

Los seguros de ahorro tienen su origen en las pólizas de vida universal, las cuales nacen con el objetivo de que  las personas dejen de ver a los seguros de vida como un instrumento que solo paga si te mueres y empiecen a aprovecharlo como un instrumento financiero con más posibilidades, como son la de crear un fondo de ahorro que genere intereses que en un futuro puede ser aprovechado por el dueño de la póliza para cumplir esos proyectos que requieren una inyección de dinero; con esto las pólizas de seguro de vida se convirtieron también en creadoras de patrimonio.

Los seguros universales cuentan una reserva matemática que puede estar junta o separada de la suma asegurada, la operación de la póliza permite que la aseguradora tome de esta reserva  mes con mes lo que le cuesta asegurar a esa persona.

¿De qué se compone esta reserva matemática? De todas las aportaciones que el asegurado hace, cabe mencionar que en los seguros universales no se les llama primas sino aportaciones; de esta reserva la aseguradora toma mensualmente el costo que le lleva asegurar a la persona dueña de la póliza. Con ésto puedes ver claramente que las aseguradoras no se cobran a lo chino, solo siguen las instrucciones que están fijadas en el contrato desde un principio.

Finalmente, queremos comentarte que los seguros dotales no generan una reserva como las pólizas universales, éstos, con el tiempo, generan una dote financiera  y también permiten hacer aportaciones adicionales a la prima que pueden ingresar a un fondo de administración ligado al plan.

Pero de todo esto te hablaremos el próximo jueves.

Recuerda que si necesitas asesoría de expertos contáctanos 

¡nos encantará asesorarte!

¿LOS SEGUROS DOTALES SE COBRAN A LO CHINO?

Hace un par de semanas salió publicado un artículo en El Economista, escrito por Juan Tolentino, un periodista al que respeto mucho y que me parece muy profesional y toma muy en serio los temas sobre los que escribe. La semana pasada en su cuenta de Twitter escribió “…aguas, los seguros dotales pueden cobrarse a lo chino…”

Yo leí la nota completa, sin embargo hacen falta algunas precisiones.

El día de hoy vamos a comentar esa nota.

En ella se dice que, si una persona no paga su prima, las aseguradoras empiezan a cobrar de lo que tenga, es decir, si un asegurado muere y “no avisa a la aseguradora”, ésta se empieza a cobrar de la reserva y que, cuando los beneficiarios se dan cuenta de que existe esta póliza y la van a cobrar, la aseguradora les entrega menos dinero, porque ya se cobró las primas que no se pagaron, ésta es  una imprecisión absoluta.

Los seguros dotales tiene dentro de las condiciones generales del contrato, tres opciones por  si el asegurado dejara de pagar por cualquier razón. Son mecanismos a favor del  asegurado para que no se quede sin protección, estos son:

  1. El préstamo automático.
  2. El seguro prorrogado.
  3. El seguro saldado.

Tienen el objetivo de mantener al asegurado protegido, mientras se puede poner al corriente en sus aportaciones. Recordemos que los seguros dotales son seguros de vida en vida. Esto es, le van a entregar la misma suma asegurada a la  familia en caso de fallecimiento prematuro o al asegurado si llega con vida al final del plazo pactado.

A continuación te explicamos como funciona cada cláusula

  1. Préstamo automático. Si el asegurado, por cualquier situación, dejó de pagar sus primas pero la póliza tiene algún valor garantizado y está contemplado en las clausulas el préstamo automático, entonces la aseguradora hace uso de ésta. Su objetivo es que el asegurado no pierda la cobertura en su póliza, la ventaja de esta cláusula es que, cuando el asegurado pueda ponerse al corriente, sus valores garantizados se restablecerán totalmente.
  2. En el seguro prorrogado. Si el asegurado ya no pudo continuar pagando sus primas y su seguro dotal ya tiene valores garantizados, lo que hace la aseguradora es disminuir el plazo contratado y mantiene la misma suma asegurada que contrató.
  3. Finalmente está la opción de seguro saldado, en la cual la aseguradora mantiene el tiempo pactado en un inicio y disminuye la suma asegurada contratada.

 

Pongamos un ejemplo, Juan contrata un dotal a 15 años,  va al corriente y en el año ocho se le presenta una enfermedad crónica, digamos diabetes, que lo manda al hospital, estuvo delicado por varios meses y no paga un año su prima. En ese momento Juan ya tiene una enfermedad y no sería una persona asegurable. Si su póliza se cancelara en automático, el perdería su cobertura y la opción de un nuevo seguro de vida.

Es por esto que, cualquiera de las tres cláusulas anteriores tienen como objetivo proteger a Juan, en ningún momento están pensadas para beneficiar sólo  a la compañía aseguradora.

 

Otra imprecisión en la nota es que dice que, si el asegurado fallece y no se notifica a la aseguradora y años después los beneficiarios la cobran, se les entrega menos de la suma asegurada.

 

En realidad, las cláusulas también dicen que, si la póliza se mantuvo vigente, se les entregará a los beneficiarios la suma asegurada menos las primas no pagadas y si devengadas. Esto quiere decir que si el asegurado estuvo vivo y su póliza al corriente, si fallece y sus beneficiarios se dan cuenta tres o cuatro años después, aunque hubiera entrado en vigor algunas de las cláusulas pero los beneficiarios comprueban que falleció hace tres años, la aseguradora debe reintegrar lo que hubiera tomado después del fallecimiento del asegurado y entrega la suma asegurada completa a sus beneficiarios.

 

En una siguiente entrega, te explicaremos porqué no todos los seguros de ahorro son seguros dotales.