Las Vacaciones ideales.


Imagen ABC Fotos

Por Eloy López.

Los invito a que por un momento dejen lo que están haciendo. Prometo no quitarles más de diez minutos con un pequeño ejercicio. Siéntense cómodos, aflojen un poco la corbata o la ropa que apriete, respiren hondo. De verdad, si hasta aquí no han seguido mis instrucciones no sigan leyendo. No va a funcionar. ¿Ya están cómodos? Ahora les pido que imaginen sus próximas vacaciones, cómo quieren que sean, dónde, con quién quieren pasarlas, qué les gustaría hacer…

¿Ya?, Bueno ahora cierren sus ojos por cinco minutos e imaginen todo lo anterior. Por favor, no sigan leyendo hasta que lo hagan…

Si siguieron mis instrucciones, ya estarán un poco más relajados y tendrán más claro cómo serán esas próximas vacaciones. Ahora les recomiendo que anoten en una hoja el lugar, la(s) persona(s) y qué les gustaría hacer. Después anoten en esa misma hojita cuánto calculan, a grandes rasgos, que costáran. Háganlo por favor no sigan leyendo…

Hasta aquí los he llevado a imaginar sus vacaciones más cercanas de forma ideal. Ya saben cuánto cuestan. El único dato que falta es saber cuándo las quieren. Ahora sólo resten esa fecha al tiempo actual, para saber cuanto tiempo tienen para ahorrar. Dividan el total que cuastan esas vacaciones entre los meses que faltan y sabran cuánto deben ahorrar cada mes.

El ejercicio que acaban de hacer tiene mucho que ver con la forma en como perciben su futuro en términos de Retiro. Esperamos que el día que ya no “tengamos” que trabajar estaremos en tal lugar, con equis persona, y dedicándonos por fin a ese algo que tanto nos gusta pero que no tenemos tiempo hoy. Les tengo noticias, la mayoría de las personas espera: 1) Estar tirado en la Playa 2) No haciendo nada y 3) En compañía de alguien muy amado. Suena bien pero puede ser una trampa si no le pensamos bien. Eso suena bien por unos días pero ¿toda la vida, tirarnos en la Playa?

Si no llevamos a cabo una Previsión y Planeación correcta de nuestro Retiro, lo más probable es que terminemos muriéndonos del aburrimiento, o peor aun, de hambre. Dentro de lo que esperamos para el Retiro debemos incluir tiempo para esas actividades que hoy no puedemos hacer como tocar guitarra, aprender un nuevo idioma, pintar, hacer Yoga o algún ejercicio, Jugar Golf, escribir nuestras memorias convivir con la familia; en fin cosas que le den estructura a nuestro tiempo y eviten que en nuestra vejez vegetemos.

Bueno también debemos presupuestar cuánto de nuestro ingreso actual debemos destinar para ese momento ideal. Aquí mi recomendación es revisar los Planes Personales de Retiro que tienen las Aseguradoras. Existen muchos que al estar en este formato son Deducibles de Impuestos y tienen muchos Incentivos Fiscales de verdad atractivos.

Recomiendo que puedan contemplar un Plan que tenga Rentas Vitalicias. Eso nos garantiza recibir una cantidad fija todo el tiempo que lleguemos a vivir. Ese dato es muy importante porque no todas las aseguradoras tienen esa opción y el dato no es menor. Recuerden que podemos llegar a vivir más de lo que tenemos contemplado. Que mejor que sea con Independencia Financiera.

Las Rentas Vitalicias garantizan además, que no tendremos el dinero junto en una sola exhibición y con la tentación de invertirlo en otro lado. No digo que no sea bueno, pero no todos se quieren volver inversionistas en su Retiro. Así evitan tener formados a los familiares que siempre ofrecen el gran negocio de la vida. Auque existe la opción de recibirlo en un pago y hacer lo que cada quien considere mejor.

En fin espero que podamos tener un futuro independiente y además seguir generando dinero por regalías de nuestras memorias, por inversiones del pasado, por las clases que podamos dar o cualquier actividad productiva que estemos realizando. Pero que si debemos trabajar lo hagamos por gusto y no por necesidad. No olviden dejar su opinión que siempre es lo más importante.

Planeación Patrimonial, La importancia de la pirámide.

David Paniagua*

Son muchas las disciplinas en la vida en las que para ejemplificar un orden de prioridades se relaciona con una pirámide. Maslow nos habló de una pirámide de necesidades humanas en donde se muestra la importancia de satisfacer las necesidades básicas antes de poder satisfacer necesidades mas elaboradas. La pirámide nutricional nos muestra también como nuestra alimentación debe basarse primero en cereales y granos que nos aporten energía para luego completar nuestra alimentación con otros nutrientes.

En Grupo Aserti tenemos la teoría que la planeación patrimonial debe ser igual. Mucho se debate de cuáles son los mejores instrumentos para invertir, o con que riesgo se debe invertir. Mucho se discute entre ¿qué es mejor si un bien raíz o una inversión de capital?. En lo particular en nuestro negocio todos los días nos encontramos ante la pregunta de qué es mejor: invertir en un fondo o en un seguro de vida. Nuestra respuesta es muy simple, nada es mejor que otra cosa; prácticamente todos los productos financieros no son sustitutos entre si, sino complementos. La verdadera pregunta que debemos hacernos es: ¿Cómo se encuentra estructurada nuestra pirámide patrimonial con respecto al momento que estamos viviendo?

Para poder respondernos a esta pregunta debemos conocer qué entendemos por patrimonio y mas importante aún saber para qué queremos un patrimonio. Por mas vueltas que le demos a esta incógnita, la única realidad es que la respuesta es y será siempre personal y muchas veces única. Es por esto que podemos afirmar que no existen fórmulas mágicas; cada persona, cada familia debe construir su propia pirámide y planear con respecto a ella.

La respuesta mas común que nos encontramos al “para qué” de un patrimonio es: para tener una plataforma de desarrollo sólida para nosotros mismos y para nuestra familia. Para nosotros mismos el patrimonio nos puede servir para realizar inversiones de muy distintos tipos (financieras, educación, poner un negocio, etc.) logrando así un mayor desarrollo profesional y/o para poder disfrutar viviendo de acuerdo a lo que cada uno de nosotros nos guste vivir. Para nuestra familia el patrimonio es la base y cimiento sobre el cuál ellos construirán su propia vida (educación, capital, relaciones personales, estilo de vida, etc.) Dependerá de cada quién a que altura quiere o puede poner ese cimiento, que si bien no es determinante, si es muy influyente en la vida que nuestros hijos y nietos tendrán.

El secreto mas importante para la construcción de una pirámide patrimonial es tener en todo momento muy claro cuál es el objetivo de la misma. Saber y tener presente “para qué” queremos formar nuestro patrimonio y ser congruentes con ello. No hacerlo de esta manera es pasar la mayor parte de nuestra vida (que la vivimos trabajando) sin ningún rumbo obteniendo o no obteniendo resultados por “accidente”. Ser congruentes con nuestra pirámide patrimonial nos pone en control de nuestra vida con un sentido y propósito.

La pirámide patrimonial, como su nombre lo indica, implica construir una base que garantice nuestros objetivos de patrimonio y por encima de esta ir construyendo “capas” o “secciones” que nos vayan llevando a nuestros objetivos. La pirámide implica primero tener la garantía y después poco a poco la utilidad. De esta manera, si tenemos un capital para invertir y se nos pregunta donde hacerlo, la manera congruente con la pirámide de contestar sería: Invertir una primera parte para garantizar el patrimonio de la familia presente y futuro (mediante seguros de vida) dejando siempre otras partes para invertir en otro tipo de instrumentos diversificando el riesgo. De la misma forma si se nos pregunta ¿qué es mejor si invertir en una propiedad o en otro tipo de inversiones? la respuesta sería una mezcla de ambas que sea congruente con nuestra pirámide familiar.

La pirámide patrimonial, como se mencionó anteriormente, debe ser única para cada familia por lo que debe diseñarse con cuidado tomando en cuenta situaciones muy particulares. Si desea mayor información o tiene comentarios al respecto, por favor no dude en escribirme a david@aserti.com.mx. Con gusto le atenderemos.

Un poco tarde pero iniciamos la semana de los Invitados:

*David Paniagua es Licenciado en Economía por El Tecnológico de Monterrey, Director General de Grupo Asertí; Empresa con más de 160 Agentes Profesionales de Seguros. Una empresa que sólo el año pasado pagó poco más de 86 millones de pesos por siniestros de sus asegurados, más de lo que han pagado muchas empresas pequeñas de Seguros. David nos habla de un Concepto que ha denominado la Pirámide Patrimonial, algo muy innovador como forma de ver la Planeación Patrimonial. Una forma diferente de percibir abordar el mundo de los Seguros. Cualquier duda al respecto pueden dirigirla a eloylopez@previsiónfinanciera.com o al mail de David.

Los niños y el dinero


Al final de la semana pasada leí en el Blog de Roberto Morán sobre si los niños deben ahorrar. Reflexioné al respecto del tema. Pensé en mis hijos. Estaba convencido de que sí deben hacerlo. No estaba de acuerdo en que lo hicieran por medio de las estampas que pretenden darles en la SEP.

Mis hijos me dieron una sorpresa. Querían comprarse un juguete de la película de Transfomers. Su mamá les dijo que no tenía dinero. Ellos recordaron que tenían $30 pesos, que recibieron como Domingo de parte de su abuelo. Les faltaba algo así como $60 pesos para el juguete. Mi hijo mayor, de nueve años, pensó en que la mejor opción era multiplicar el dinero. Ideó vender dulces para completar el resto. Es importante mencionar que no es la primera vez que lo hace. Ahora invitó a su hermano, que tiene tres años.

Invirtieron los $30 pesos en comprar Pulparindos y Galletas Mamut. Hicieron paquetes de a 5 pesos. El primer día ganaron $60 pesos. Al final de la semana generaron una de ganancia $300 pesos. Multiplicaron su capital inicial 10 veces, con una hora diaria de trabajo; digamos dos. Con sus ganancias se compraron dos juguetes, se fueron al cine a ver Harry Potter con todo y palomas. En la noche del viernes terminaron la semana festejando en Burguer King, con hamburguesa y todo, y después cenando en los tacos.

Estuve muy tentado a decirles que guardarán su dinero y que lo invirtieran en una cuenta y lo hicieran crecer, o algo parecido. Me dediqué sólo a observarlos. Me quedé callado y aprendí muchas cosas al respecto. Tenían un primer objetivo y lo alcanzaron; se dieron cuenta que sí pudieron y se pusieron otro más y lo lograron. Decidieron festejar su esfuerzo y no podía privarlos de hacerlo.

Creo que en las finanzas, como todo en la vida, a los niños primero deben divertirse y después tener ciertas responsabilidades. Estuve muy tentado a decirles que ahorraran pero me sorprendió ver que además se están volviendo compradores inteligentes. En la siguiente semana les hablare sobre “el juego” de las inversiones y lo divertido que puede ser para ciertos objetivos mayores.

La experiencia ha sido bastante agradable, adicional a que me ha cambiado la forma de pensar sobre su futuro. Creo que si los sigo apoyando a que logren sus metas financieras pues terminaran pagándose solos su propia educación. Creo que serán el mejor Seguro Educacional que pueda tener. Es sólo una idea inicial que requiere de ser pulida pero creo que un ahorro para su educación lo podré dedicar para que inicien su propio negocio, que les ayude para pagar su Universidad.

Pensé en eso porque acabo de terminar la Universidad y tengo varios amigos que desde los 18 tienen su propio negocio, y con él se pagaron sus estudios. Creo que mis hijos con guía adecuada podrán ser de ese grupo de jóvenes.

Se me ocurre que si canalizamos ese esfuerzo de forma adecuada llegarán a los 18 años siendo independientes financieramente. Para el mayor me quedan 9 años para lograrlo y para el menor 15. Creo que es tiempo suficiente para volverlos Inversionistas. Que aprendan todo lo relacionado a cómo hacer que el dinero trabaje para ellos.

Quiero decirles que me siento muy orgulloso de ellos además de que tengo un reto por delante bastante retador. Que además me queda mucho por aprender sobre cómo los niños ven el dinero. Los veo la próxima. Dejen sus comentarios.

Vivir al día

Nota: Este es algo que escribí hace 2 años. Como el tema de los Blogs que sigo, es sobre la quincena, decidí publicarlo ahora porque se quedo pendiente la semana pasada. Espero les guste y les sirva. La imagen es de http://amadeo.blog.com/

Una persona que gana el sueldo mínimo, vive al día. Todavía peor, vive atrasada. Gana cincuenta pesos y se gasta sesenta. Cada día está teniendo que conseguir esos diez pesos faltantes para vivir. ¿Dónde los consigue? Pues donde se pueda. A veces prestado con la familia otras con los amigos. Cada día que pasa se atrasa más. En un mes, por ejemplo, ya debe trescientos pesos. Sólo por el déficit diario que trae y que debe conseguir diario. Vivir le cuesta.

Podríamos pensar entonces que alguien que gana cincuenta mil al mes podría tener sus problemas resueltos. Nada más alejado de la realidad. En México, según las estadísticas, el 80% de los mexicanos vivimos al día. Quiere decir que en todos los estratos sociales esperamos el día de pago para saldar nuestras deudas contraídas. La única diferencia, entre uno y otro estrato, es el nombre de los acreedores. Mientras Unos le deben a Elektra, al Banco Azteca, a los prestamistas de Fin Común y a La Señora que les vende cosas para pagar en la quincena. Otros le deben a American Express, a la Agencia del BMW, a la tarjeta de Liverpool y a la del Palacio de Hierro. Los nombres cambian pero ambos ya tienen comprometidos sus ingresos de la quincena.
La diferencia también es el monto. Mientras que para unos su deuda total asciende a $10,000 y es una fortuna, para otros esos mismos diez mil sólo representan el mínimo de la tarjeta para ese mes. Cuestión de enfoques pero en ambos casos los hábitos son los mismos. Gastar todo lo que ganamos. En ambos casos se ha empeñado la tranquilidad y no lo sabemos. En ambos casos esas deudas nos han robado el sueño tranquilo. El fondo es el mismo. La quincena empeñada. La esperamos a que llegue para salir, pero apenas llega y ya se fue de nuevo. Con una rapidez asombrosa. Entonces la esperanza la ponemos en la próxima. Un círculo vicioso. Unos se dicen victimas de las tarjetas Otros más se dicen víctimas de la Mercadotecnia. Unos más que los acreedores son unos desalmados que no entienden de los problemas que uno pasa.

Hacernos las víctimas es normal. Lo anormal es que aceptemos que es nuestra responsabilidad por tener las deudas al tope de nuestros ingresos o incluso más altas. Nos quejamos del los intereses altísimos que cobran los bancos. Nos sentimos indefensos. Por alguna extraña razón los seres humanos consideramos que nuestros ingresos son infinitos. Cuando salimos a comprar tenemos esto en mente. Difícilmente nos consideramos como parte de un todo, donde nuestros ingresos son limitados. Si cuando gastáramos, lo hiciéramos bajo ésta premisa, a la hora de la quincena estaríamos más tranquilos. Estaríamos desarrollando lo que se conoce como Inteligencia Financiera.

La Economía en su Modelo Considera al ser humano como un ser racional. Sostiene que el ser humano forma parte de un gran sistema en el que trabaja para obtener ingresos para sostenerse a él y a su familia. Considera que el ser humano después de obtener ingresos por su trabajo, buscara intercambiarlos por otros bienes y que al hacerlo se decidirá racionalmente por aquellos que le brinden el mejor costo-beneficio por su dinero. Es más, que lo hará de una forma concienzuda. Nada más alejado de nuestra realidad.

La mercadotecnia en cambio considera a los seres humanos con ingresos finitos o limitados, es por eso que cuando los mercadólogos crean un producto hacen todo lo posible por ganar la preferencia de una persona por sobre su competencia. Es común que se hable de guerra entre compañías a la hora de ganarse a los consumidores. Hacen todo lo posible porque esos ingresos que tiene una persona los dedique en parte a adquirir su producto. Un punto de participación de mercado representa millones de pesos. Mientras tanto el consumidor se encuentra en medio de esa guerra con miles de opciones en las cuales gastar su dinero. A la hora de querer comprar se le hace poco el ingreso que tiene y por eso gasta más de lo que genera. Como podemos ver parece que estamos en medio de dos Modelos que nos tienen como rehenes.

Es difícil elegir entre tantas opciones y además hacerlo de una forma razonada. ¿Dónde está la conciencia, cuando nosotros estamos en la tienda, con esa tentadora oferta de Meses Sin Intereses del producto que “tanto nos hace falta” y la tarjeta a la mano? Parece que se hace la perdida y nosotros no hacemos mucho por buscarla. Parece difícil, pero es mucho más fácil de lo que parece. Sólo debemos aprender a ejercer nuestro poder de decisión. Decir que no.

Quisiera compartir con ustedes un remedio fácil y rápido pero lamento decirles que no puedo. No lo he encontrado. En estos casos es, como en muchas cosas, a base de prueba y error. Existen muchas técnicas para solucionarlo pero sólo son eso, técnicas y no soluciones. Debemos preguntarnos si eso que estamos por adquirir en realidad contribuirá en algo a que podamos dormir más tranquilos. Si nos ayudara a ya no vivir al día.
Tener sólo una Tarjeta de Crédito ayuda. Hacer un Presupuesto y sobre todo respetarlo es básico. Pero bueno esos son temas de otra reflexión. Debemos saber que nuestros ingresos tienen un tope. Que no podemos comprar todo lo que creemos que necesitamos. Debemos revisar nuestras necesidades básicas y preguntarnos si están satisfechamente cubiertas. Espero haber contribuido, aunque se un poquito, a que esa próxima vez que estén tentados a aceptar esa oferta si quiera se pregunten ¿Yo vivo al día?.

La Millonaria Clase Media

Cuando pensamos en la Clase Media, puede venirnos a la mente la imagen tradicional de una Familia Tipo. Un matrimonio, con dos o tres hijos, ambos padres trabajan, tienen una hipoteca, una cuenta bancaria, los hijos asisten a escuelas particulares, los fines de semana comen fuera de casa, salen de vacaciones una o dos veces por año, renuevan su ropa una vez al año, los hijos toman algún actividad (adicional a la escuela) a la semana. Pagan Impuestos. En fin es una familia que, por sus ingresos, no se pude considerara ni pobre ni rica. Le alcanza para pagar todo lo necesario. No les falta dinero, pero tampoco les sobra. Se gasta todo.

Hace más de cinco años, asistí al cumpleaños de un amigo. Conversando con uno de los invitados me decía que la Clase Media es la más jodida, pues es la única que paga impuestos y es a la que menos pelan. Los pobres por ejemplo, por sus ingresos no se les cobran impuestos. Los grandes empresarios que ganan mucho dinero, generan estrategias fiscales que les permiten pagar muy pocos impuestos. Estaba muy enojado porque, en el aquel entonces, acababa de aprobarse la primera Reforma Fiscal y a la Clase Media no le fue tan bien. El ochenta por ciento de Base de Contribuyentes formales está formada por Personas Físicas que pertenecen a ésta Clase. Su plática, además de amena, me dio datos interesantes. Desde entonces me he dedicado a observar a esta Clase Social y he descubierto cosas muy interesantes.

La mayoría de nosotros nos encontramos en algún nivel de esta Clase. Somos Media-Baja, Media-Media o Media-Alta. Dependiendo de dónde nos encontremos ubicados en la clasificación podremos adquirir cierto nivel de cosas. Mientras que algunos pueden comprar Casas Geo en Ixtapaluca, otros se pueden comprar un departamento en la Colonia del Valle. La natación de los hijos, por ejemplo, algunos las toman en las Delegaciones otros asisten a las Acuáticas de Nelson Vargas. Para la universidad, algunos podrán pagar el Unitec otros el Tec. Unos pueden comprar su ropa en Suburbia otros en Liverpool o El Palacio. Como sea, es una clase que gasta dinero. Muchas empresas viven del dinero de esa Clase.

Lo que hace crecer a las economías es principalmente el consumo. Estados Unidos es considerado el país más consumista a nivel mundial. Esta es una de las razones por las que su economía es una de las más fuertes. Si se les cae el consumo empiezan con sus recesiones. En México el asunto es un poco diferente pues a pesar de tener uno de los niveles más altos de consumo no tenemos un crecimiento económico importante. La distribución de la riqueza es un poco diferente. En Estado Unidos además de consumir, ahorran. Una parte importante de la Clase Media Gringa obtiene ingresos adicionales de sus inversiones derivadas del ahorro. Fondos de Inversión, Acciones , Planes de Retiro, en fin muchos opciones. En México el problema es que no ahorramos o lo hacemos muy pocos y mal. El nivel de ahorro de nuestro país es bajísimo comparado con muchos países no sólo con Estados Unidos.

Las empresas que le venden a la Clase Media mexicana son millonarias. Nosotros las hacemos millonarias. Mientras gastamos todo nuestro ingreso mensual en ellas, nosotros nos quedamos sin un peso y ellas se siguen haciendo ricas con nuestro gasto. Todas las empresas a las que les compramos son gigantescas. Telmex, Telcel, Wal-Mart. Un dato actual: Liverpool prevé cerrar 2007 con inversiones por 300 millones de dólares y la apertura de 10 tiendas departamentales, lo que le garantiza el control de casi 65% del mercado mexicano.

A la Clase Media le gusta gastar. Ese es uno de sus logros sociales pero también es la razón de que no dé el brinco al siguiente nivel socioeconómico. La mayoría de las veces nos gastamos todo lo que ganamos. Si nuestros ingresos suben, nuestro consumo también. Estamos haciendo millonarias a las empresas que les compramos y nosotros no subimos mucho.

La reflexión importante es para nosotros. ¿Por qué decidimos gastarnos todo nuestro ingreso sin hacer una reflexión importante sobre ello? Juntos mantenemos a empresas millonarias y nosotros no tenemos liquidez y ni siquiera somos ricos. Estas empresas llevan a cabo algo que las hace ser exitosas. Hacen planeación, Investigan dónde van a invertir, analizan muy bien sus decisiones y sobre todo están al pendiente de situaciones que puedan amenazar su operación y también de oportunidades que las puedan hacer crecer. La mayoría controla al máximo su gasto. Tienen un presupuesto anualizado y tratan de respetarlo al máximo. ¿Por qué nosotros no manejamos nuestras finanzas personales igual a la de ellos? Parece complicado pero es bastante sencillo.

Podemos manejar nuestras finanzas personales igual que una empresa exitosa, sólo es cuestión de observar y de cambiar hábitos. Todo lo que ellas hacen es replicable a nivel familiar. Las empresas exitosas analizan sus recursos y buscan obtener el mejor rendimiento. Y sobre todo están decididas a crecer. Imagínense que como familia estuviéramos decididos a hacer rentable a nuestra familia. Puede sonar chistoso pero si pueden comparar todas las áreas de una empresa exitosa con las de una familia puede ser que salgamos ganando.

Tener una Misión, una Visión unos Valores. Metas a mediano y Largo Plazo. Un presupuesto. Optimización de recursos. Mejora Continua. Retorno de Inversión. Planeación de Impuestos y muchas cosas más. Conceptos que parecen abstractos pero son muy aplicables a nivel familiar. Si logramos aplicar algunos conceptos de estos saldremos ganando una visión más amplia de nuestras finanzas y un alcance mayor.

Esta reflexión es sobre algo que ya llevo tiempo analizando e intentando aplicar. Les comparto que no me ha ido mal. El ejercicio me resulto de inicio ameno, me saco de la rutina y sobre todo me dio algunos resultados que me han puesto feliz. Me he llevado bastantes sorpresas agradables al hacerlo. Espero que pueda servirles y sobre todo que puedan compartirme sus experiencias propias para poder enriquecer mi opinión. Los veo la próxima.