El Hombre Clave

Inagen : Geeknazgul
Cuando una persona muere siempre se piensa en su familia, sus hijos su esposa o algún familiar que dependía del trabajo de ella. Es común escuchar ¿Qué van a hacer? Sobre todo si él o ella representaban el principal sostén económico de la familia. Que si tenía Seguro de Vida, que si la familia recibirá una indemnización por fallecimiento, son las preocupaciones para los familiares. Quero decirles que con la muerte de una persona no es la familia la única afectada económicamente. Puede ser que también la empresa donde trabajaba se vea afectada por su muerte. Parece de mal gusto pensar en esto pero es real que algunas empresas se ven afectadas por esto.

¿Cómo es posible esto? Se preguntaran algunos. Sí, la empresa tiene dentro de sus empleados a personas que, por lo que hacen o saben, al morir la dejan en problemas. El empleado no necesariamente tiene que ser un directivo, aunque son los primeros que pueden causar pérdidas económica. Pensemos en un caso: Una compañia fabrica muebles, compró una maquina en Alemania, mando a capacitar a un operador a ese país durante seis meses, pagó toda la capacitación y él o ella eran los únicos que sabían hacerlo. La empresa la tenía compromisos de entrega de muebles que le hacen perder un contrato con otra empresa. Si sumamos esas perdidas a la nueva capacitación la suma puede ser grande.

Pensemos un caso conocido, Steve Jobs. Él ha sido y es una persona vital dentro de su Compañia. Desde su nacimiento hasta su desarrollo. La última vez que anunciaron que estaba enfermo, las acciones de su empresa bajaron de forma dramática. El valor total de Apple bajo con el simple anuncio. ¿Se imaginan lo que perdería y dejaría de ganar si él muere? Bueno pues eso es porque Jobs es un claro ejemplo de lo que se conoce como Hombre Clave. Esa persona que por sus relaciones, conocimientos o actividades representa fuertes ingresos a la empresa. La empresa depende económicamente de esta persona.

En México existe un Seguro conocido como Hombre Clave. Es 100% deducible de impuestos para la empresa. No es un Producto como tal. Es un concepto que está contemplado dentro de la ley del ISR dentro del apartado de Seguros de Dirigentes. Todos los Seguros que contrate una empresa para ciertos empleados que considere Clave. Puede ser desde el mismo dueño, un directivo de alto nivel que por sus relaciones o conocimientos lo sea. Puede ser como ya dije un operador de una maquina. La empresa puede contratar planes Temporales no mayores a 20 años y ella debe ser el beneficiario. Esa es la forma de hacerlo deducible.

La empresa no necesariamente debe ser de grandes dimensiones. En México una gran parte de las empresas son Pymes. Además son empresas familiares. Pocas veces contemplan que un Seguro de este tipo les ayude. Yo creo lo contrario. Hay negicios que les ha llevado 20 años o más estar donde están. Con la muerte de su fundador también se puede morir cualquier posibilidad de crecimiento. Peor aún la de la empresa y sus empleados. Si la empresa tuviera ingresos para enfrentar esa perdida y poder rehacerse para ayudar a la familia a conocer más sobre la empresa y continuar con los planes de expansión y crecimiento.

Esto es algo que las empresas deben meter dentro de sus planeaciones y proyecciones futuras. Es un concepto que complementa lo que escribí sobre El Valor Económico de un Ser Humano. Es un riesgo real que tienen y del que es muy facil protegerse. En un futuro habaré sobre un concepto que se conoce como Seguro de Socios que tiene una función importante dentro de la empresa. Dejen sus comentarios y estoy a sus ordenes para cualquier asesoría al respecto.

Las mujeres, los hombres y Alicia en el país de las Maravillas.

Por: Eloy López.

Las mujeres y los hombres no ahorramos de la misma forma. No nos preocupan las mismas cosas. Hasta en eso tenemos diferencias. ¿Será por esto que el dinero es una de las principales causantes de divorcios? Lo que es un hecho es que nos relacionamos de forma distinta con el dinero y por ende con las finanzas. Ya no se diga con los Seguros. Se dice que las mujeres son más ahorradoras que los hombres por naturaleza, se dice también que los hombres son más despilfarradores. Yo creo que son sólo Mitos. Porque sino entonces como se explican que las mujeres sean las principales compradoras en San Antonio. Sólo es un dato. Las tiendas como Liverpool, El Palacio ¿A quién se dirigen? Otro dato. En fin, sólo sé que somos diferentes.

Todo esto viene a cuento por varias razones. Primero porque prometí hablar sobre los Seguros de Ahorro Flexibles. También porque leyendo El Blog de Roberto Morán de Expansión volví a reflexionar sobre la importancia que tiene la personalidad frente a nuestras finanzas o cosas del dinero. No todos actuamos de la misma forma ante la importancia del ahorro o de las finanzas. La mayoría de personas que yo conozco quieren tener mejore finanzas pero no están dispuestos a hacer ciertas cosas. Eso se podrá ver como malo; yo creo que no necesariamente.

Recuerdo una vez que me puse a dieta y mi Nutriologa me dijo “piensa en lo que NO puedes dejar” de eso no te podemos privar porque sino no va a funcionar. Si vemos esto como un sacrificio el día que puedas te vas a atragantar de ello y vendrá un Rebote” Gran lección para la vida. Es un concepto que yo aplico con mis clientes. Lo que funciona para unos no funciona para otros. Si empiezan un Seguro o un ahorro como un sacrificio, tarde o temprano va a explotar la bomba y eso es muy peligroso. Saldrá más caro el Caldo que las albóndigas, como dirían los Clásicos. Créanme es real.

Bueno pues les comento todo esto porque los famosos Seguros Flexibles no son para todos. Son para las personas, hombres o mujeres, que son MUY ordenados con sus Finanzas.¿ Por qué? Pues porque están junto todo: Seguro de Vida, Ahorro para la Educación y para el Retiro. Todo. Es lo que yo le llamo una gran Cuenta Revolvente de donde sale para todo. ¿Recuerdan otra vez el Edificio Financiero de Horacio?, pues bueno antes que nada tuvimos que hacer un análisis del tipo de esfuerzos, que no sacrificios, estaba dispuesto a hacer y definimos su personalidad al momento de manejar el dinero. Eso es clave porque sino se hará un enredo increíble difícil de entender y deshacer.

En Alicia en el País de la Maravillas. Alicia le pregunta al gato ¿Cuál es el camino? Él le pregunta que depende de a donde quiera llegar. Ella dice que no importa. El gato a grandes rasgos le responde que entonces cualquier camino que tome es bueno. Así pasa en esto de los Seguros y las Finanzas. Saber a dónde queremos llegar es MUY importante. De ahí se debe partir para saber cuál es el camino correcto para una persona en particular. Después definir los esfuerzos que estamos dispuestos a hacer y por último saber qué tipo de personalidad tenemos ayuda mucho.

Bueno ahora regreso a lo del Género. No hay un mejor o un peor para el manejo de las finanzas o los Seguros. Lo que si es un hecho que por cuestiones Fisiológicas ( Me refiero a los Partos) las mujeres deben planear sus Finanzas y Seguros de forma distinta. Es un hecho que las mujeres viven más que los hombres, entonces tandran un Retiro más prolongado. Es un hecho que se enferman más que los hombre, pero se mueren menos. Es por eso que los Gatos Médicos son más caros para mujeres, pero los Seguros de Vida son más baratos. ¿Verdad que ya no es cuestión de machismo sino de Genética? Es importante contestar la pregunta del gato: ¿A dónde quieres llegar? ? Por cierto fíjense a quien le pregunta y por quien se dejan asesorar. Otra enseñanza.

Bueno por espacio aquí le paro. Prometo mañana tratar el tema y con un ejemplo especifico de los Seguros Flexibles. Dejen sus comentarios. Cinco lectores se ganaron un e-libro la semana pasada. ¿Lo quieren? Sólo es para quien deje su comentario y envíe un mail a eloylopez@previsionfinanciera.com Saludos.

Nuestra mente y el dinero

Por: Eloy López.

Nota: Nuevamente comparto con ustedes algo de hace dos años, pero que me parecio buen momento para compartirlo. Sobre todo ahora que estoy buscando y revisando todas mis cosas escritas. Espero les guste y les sirva.

Una señora, que acaba de ganar una cantidad millonaria en una lotería de Europa, pidió que le fuera entregada en rentas mensuales para toda la vida. Dijo que si se la entregaban en una sola exhibición, en poco tiempo estaría igual de pobre que antes de ganarla. No era una cantidad pequeña. Se trataba de varios millones de Euros, que podría alcanzar para mantener a una familia por varias generaciones.

A pesar de todo, esta persona tenia miedo de que si ella misma lo manejaba se lo acabaría pronto. Hace un par de semanas aquí en México, cuando un grupo de amigos se ganó el Melate más grande de la historia, poco más de cuatrocientos millones de pesos entre cuatro o cinco personas, en el periódico El Centro hicieron un comparativo sobre lo qué se podría comprar cada quien con la cantidad que le tocaba. En la lista había cosas tan inútiles como comprar más de un millón ochocientos portafolios de piel o más de un millón doscientos cinturones. Comparaciones inútiles. Pocas opciones para hacer crecer el capital.
Seguramente si a nosotros nos preguntaran sobre qué haríamos con tanto dinero, podríamos dar una larga lista. Daríamos miles de opciones sobre qué hacer con todo ese dinero. Sabemos en qué gastarlo. Nuestra opinión seria fácil de dar, pues no estamos implicadosemocionalmente con esa gran cantidad de lana. Cuántas veces en las platicas con los amigos ha salido la pregunta ¿Y tu que harías con tanta lana si fueras el ganador? Al principio todos queremos parecer inteligentes y empezamos con cosas lógicas. Hipotéticamente todos sabemos qué hacer con todo ese dinero. Casi al final de la plática terminamos hablando sobre tener un Yate, una gran casa con Helipuerto y todo.

Pocas veces dentro de estas pláticas sale alguna idea sobre cómo hacer crecer ese dinero o multiplicarlo. Creemos saber qué haríamos en el caso de ser ganadores. La verdad es que no lo sabemos. Pensaríamos en pagar nuestras deudas y después en gastarlo. La lista se haría larga hasta terminarnos el dinero. Nos lo acabaríamos más rápido de lo que creemos. No importa la cantidad que sea.
Posiblemente alguna vez nos ha pasado que estamos viendo en la tele un programa de concursos, el Boletazo por ejemplo, donde el premio es una gran cantidad de dinero. Cuando al inicio el premio es pequeño, el concursante se ve bastante tranquilo. Conforme avanza en el concurso, y el premio es mayor, el concursante se pone más nervioso y empieza hasta a rezar. Está estresado.Nosotros, en la comodidad de nuestra sala, le gritamos “Abre el nueve, el nueve”. Sin darnos cuenta empezamos a sudar con él. Nos emocionamos igual. Sufrimos con él.

La mayoría de las personas que gana la lotería, sin importar el monto, en un lapso de cinco años regresan a la misma situación económica que antes. Por ejemplo cuando una viuda recibe una gran indemnización de un seguro de vida, por la muerte del esposo, tarda más o menos el mismo tiempo en gastársela que los ganadores de la lotería. La cantidad debería durarle más tiempo. Hay casos en los que el dinero se esfuma en un lapso mucho menor, apenas llegan a cumplir el año. En México tenemos ejemplos de grandes deportistas que, en sus épocas de gloria, ganaron millones de pesos o dólares, y años después la mayoría termina en la miseria o apenas sobreviviendo. Parece cosa del destino que la suerte dure tan poco. Pero en realidad la suerte tiene poco que ver.

La gran protagonista de todo esto es la mente. A la hora del dinero le prestamos tan poca atención a nuestra mente, porque la mayoría de las decisiones con respecto al dinero las tomamos con el corazón. Peor aun, con el estomago. Se podría pensar que las diferencias entre una persona rica y una pobre son muchas. La principal, y la que determina que la brecha entre una persona y la otra sea tan grande, es la mente. Tener mente de millonario o mente de pobre esa es la diferencia. La riqueza financiera empieza en nuestra mente.

Cuando el de mente millonaria va a recibir una cantidad de dinero ya está pensando cómo multiplicarla. Cuando una mente pobre va a recibir una cantidad está pensando en qué se la va a gastar. La cantidad no importa. Lo importante es si pensamos en restar o multiplicar. Operaciones matemáticas básicas. Una mente millonaria puede generar un imperio iniciando con una pequeña cantidad de dinero. Una mente pobre puede generar la ruina a partir de una gran cantidad de dinero.

La mayoría de autores que tratan el tema de generar riqueza coinciden en éste punto, de la forma de pensar de una y otra persona. Algo tan sencillo y que parece difícil de aterrizar. Les pido intentemos algo.

En el transcurso de esta semana vamos a pensar cómo podremos hacer crecer el dinero más próximo que vayamos a recibir. No importa el monto. Puede ser la quincena o cualquier dinero que este a punto de llegarnos. Apoyémonos en nuestra mente para tratar de encontrar posibilidades de crecimiento para nuestro dinero. Solo por una semana, concentrémonos en generar posibilidades. No importa la cantidad que sea, eso no es lo importante. La invitación es hacer un pequeño cambio, por pocos días, en nuestros hábitos de pensamiento respecto al dinero. Después regresamos a nuestra rutina.

Cuando hace algún tiempo lo intente me fue de gran ayuda. Es un pequeño ejercicio mental que ayuda a salir de la rutina. Un pequeñísimo cambio en nuestra forma de pensar día a día respecto al dinero Puede ser que ahora nos ayude a todos. Me gustaría, si quieren, que me compartan sus experiencias al final del ejercicio. Pueden salir ideas muy interesantes para todos. Por pequeños cambios se generan grandes cosas.

El Tiempo y El Dinero

Por. Eloy López.
Nota: Esto es algo que escribi hace poco más de dos años. Es de las cosas que hacia. Creo que es buen momento para compartirlo. A pesar de que es un poco largo decidí no quitarle nada. Espero sea algo que les sirva y ayude.
El tiempo tiene tantas similitudes con el dinero que, aunque nos parezca increíble, ya existen los Bancos del Tiempo. En ellos se pueden hacer depósitos de tiempo. Se pueden realizar retiros. Tener una cuenta con tiempo ¿Suena raro verdad?, pero existen y son reales. En Europa es donde están teniendo mucho auge. En estos bancos la “moneda” es el tiempo. Si una persona en su “Estado de Cuenta” tiene saldo positivo significa que tiene tiempo a su favor. El funcionamiento de estos bancos es muy parecido a una cadena de favores pero basado en el funcionamiento de un Banco de dinero.
Existen personas con demasiado tiempo disponible y tanto conocimiento, que pueden hacer abonos a su cuenta dando su tiempo para otras personas.Existen personas que saben hacer lo que otros necesitan. Por ejemplo alguien que le gusta la jardinería pero tiene su computadora descompuesta tiene en su poder un problema, la computadora, y un Activo, el conocimiento y el gusto por la jardinería. Existe en algún lado otra persona con un problema de cortar el pasto de su jardín, pero esta muy ocupado en su trabajo porque es Ingeniero de Sistemas.
Lo que hacen los Bancos del tiempo es justamente intercambiar una hora de cortar el jardín por una hora de arreglar la computadora. Ambas personas salen ganando porque reciben a cambio algo que necesitan y la moneda de cambio fue su tiempo.
El tiempo es el recurso más valioso de que disponemos los seres humanos. Paradójicamente es el que más desperdiciamos. El tiempo tiene algunas características que hacen que no podamos dimensionarlo en su valor real. Es intangible, no es renovable y no lo podemos almacenar para usar posteriormente. Por el simple hecho de estar vivos, cada día recibimos una cantidad igual cada día. Sin importar lo que hagamos con él, al siguiente día tendremos a nuestra disposición más. Esa es una de las razones por las que no le damos el valor real que tiene en nuestras vidas.
Resulta paradójico que existen muchas personas con grandes sueldos o ingresos que tienen tan poco tiempo disponible Es chistoso que cuando se tiene el dinero suficiente para realizar el viaje de sus sueños lo que no se tiene es el tiempo suficiente.Bueno y hasta aquí ¿qué?, ¿Cuál es la relación entre el tiempo y el dinero? Muchas. Ambos son recursos que tenemos los seres humanos. De hecho yo diria de los más valiosos. Si tenemos tiempo lo podemos invertir en aprender algo de valor para nuestras vidas. De niño mi madre me decía que siempre buscara hacer con mi tiempo algo de “provecho”, por supuesto que a eso se refería. De hecho en lo qué decidamos invertir nuestro tiempo marcara toda nuestra vida.
El tiempo al igual que el dinero se puede administrar. Se puede ahorrar. Se puede Invertir. De hecho el tiempo se puede intercambiar por dinero.Sobre el tiempo los expertos en su manejo dicen que tenemos todo el disponible. Entonces no es posible que digamos que no tenemos, si tenemos todo el que hay. El día sólo tiene veinticuatro horas, no más. No es renovable al siguiente día. No es tangible y por eso es difícil tener una correcta dimensión de él. Por estas características es difícil de equilibrar el tiempo.
Una de las mejores formas de aprender a administrarlo, dicen, es tener metas y objetivos claros en la vida. Saber lo qué se quiere lograr en la vida, y sobre todo ponerle una fecha probable, nos ayudará a saber si estamos desperdiciando nuestro tiempo o si vamos por el camino correcto y estamos haciendo un buen uso de él. Esa es una excelente forma de medir el uso que le estamos dando a nuestro recurso más valioso.
Lo mejor de todo es que haremos sólo aquello que en realidad es muy importante y no caeremos en el error de desperdiciarlo. Por el lado del dinero, los expertos en su manejo coinciden exactamente en el mismo punto. Para llegar a ser millonario o generar riqueza, dicen, debemos saber qué queremos en la vida y sobre todo saber por qué lo queremos. Tener un gran objetivo o meta a un tiempo o edad determinada nos ayudara a generar más dinero y usarlo efectivamente. Le ayudaremos a nuestra mente a buscar formas de manejarlo mejor y buscar mejores maneras de hacerlo crecer y que nos ayude a llegar a nuestro objetivo. Conectarnos con nuestra misión o razón de ser en la vida ayudara a ver al dinero cómo un medio y no como un Fin.Conocer nuestras motivaciones más profundas en la vida nos ayudara a sacarle el mejor rendimiento a estos dos recursos.
La combinación correcta de tiempo y dinero pueden lograr maravillas. Por ejemplo si ahorramos pequeñas cantidades de dinero, pero de una forma constante y sobre todo lo hacemos durante un tiempo largo, lo más seguro es que al final de es plazo hallamos creado un buen patrimonio sin apenas darnos cuenta. Conocer cuáles son nuestras metas y objetivos ayuda también a saber cuanto tiempo y dinero necesitamos invertir para lógralos. Si el plazo es largo y la cantidad poca, al final podremos lógralo. Si el tiempo es corto, pero la cantidad de dinero es mucha, podemos obtener lo mismo en más poco tiempo. Ninguna cantidad es poca o mucha. Lo correcto es saber encontrar el equilibrio para obtener los mejores beneficios de la correcta inversión de estos dos recursos.
Esta reflexión me tarde un poco en hacerla porque el tema es extenso y no quería que los conceptos se dispersaran. Quería compartir con ustedes un tema que me ha traído de cabeza estas últimas semanas y al cual quería darle solución. Espero no haber sido ambiguo y compartir con ustedes algo que pueda ayudarles en la búsqueda de nuestras metas y objetivos en la vida. Estoy convencido de que si podemos definir un Proyecto de Vida propio tendremos la mitad del problema resuelto. Los medios y los recursos para lograrlo aparecen en el camino. El detalle es que pasamos gran parte de nuestra vida sin un objetivo de vida y sobre todo sin conocer nuestras más profundas motivaciones para hacer lo que hacemos todos los días. Los veo la próxima y les deseo que puedan encontrar unos sueños que perseguir y una meta que lograr.

Vivir al día

Nota: Este es algo que escribí hace 2 años. Como el tema de los Blogs que sigo, es sobre la quincena, decidí publicarlo ahora porque se quedo pendiente la semana pasada. Espero les guste y les sirva. La imagen es de http://amadeo.blog.com/

Una persona que gana el sueldo mínimo, vive al día. Todavía peor, vive atrasada. Gana cincuenta pesos y se gasta sesenta. Cada día está teniendo que conseguir esos diez pesos faltantes para vivir. ¿Dónde los consigue? Pues donde se pueda. A veces prestado con la familia otras con los amigos. Cada día que pasa se atrasa más. En un mes, por ejemplo, ya debe trescientos pesos. Sólo por el déficit diario que trae y que debe conseguir diario. Vivir le cuesta.

Podríamos pensar entonces que alguien que gana cincuenta mil al mes podría tener sus problemas resueltos. Nada más alejado de la realidad. En México, según las estadísticas, el 80% de los mexicanos vivimos al día. Quiere decir que en todos los estratos sociales esperamos el día de pago para saldar nuestras deudas contraídas. La única diferencia, entre uno y otro estrato, es el nombre de los acreedores. Mientras Unos le deben a Elektra, al Banco Azteca, a los prestamistas de Fin Común y a La Señora que les vende cosas para pagar en la quincena. Otros le deben a American Express, a la Agencia del BMW, a la tarjeta de Liverpool y a la del Palacio de Hierro. Los nombres cambian pero ambos ya tienen comprometidos sus ingresos de la quincena.
La diferencia también es el monto. Mientras que para unos su deuda total asciende a $10,000 y es una fortuna, para otros esos mismos diez mil sólo representan el mínimo de la tarjeta para ese mes. Cuestión de enfoques pero en ambos casos los hábitos son los mismos. Gastar todo lo que ganamos. En ambos casos se ha empeñado la tranquilidad y no lo sabemos. En ambos casos esas deudas nos han robado el sueño tranquilo. El fondo es el mismo. La quincena empeñada. La esperamos a que llegue para salir, pero apenas llega y ya se fue de nuevo. Con una rapidez asombrosa. Entonces la esperanza la ponemos en la próxima. Un círculo vicioso. Unos se dicen victimas de las tarjetas Otros más se dicen víctimas de la Mercadotecnia. Unos más que los acreedores son unos desalmados que no entienden de los problemas que uno pasa.

Hacernos las víctimas es normal. Lo anormal es que aceptemos que es nuestra responsabilidad por tener las deudas al tope de nuestros ingresos o incluso más altas. Nos quejamos del los intereses altísimos que cobran los bancos. Nos sentimos indefensos. Por alguna extraña razón los seres humanos consideramos que nuestros ingresos son infinitos. Cuando salimos a comprar tenemos esto en mente. Difícilmente nos consideramos como parte de un todo, donde nuestros ingresos son limitados. Si cuando gastáramos, lo hiciéramos bajo ésta premisa, a la hora de la quincena estaríamos más tranquilos. Estaríamos desarrollando lo que se conoce como Inteligencia Financiera.

La Economía en su Modelo Considera al ser humano como un ser racional. Sostiene que el ser humano forma parte de un gran sistema en el que trabaja para obtener ingresos para sostenerse a él y a su familia. Considera que el ser humano después de obtener ingresos por su trabajo, buscara intercambiarlos por otros bienes y que al hacerlo se decidirá racionalmente por aquellos que le brinden el mejor costo-beneficio por su dinero. Es más, que lo hará de una forma concienzuda. Nada más alejado de nuestra realidad.

La mercadotecnia en cambio considera a los seres humanos con ingresos finitos o limitados, es por eso que cuando los mercadólogos crean un producto hacen todo lo posible por ganar la preferencia de una persona por sobre su competencia. Es común que se hable de guerra entre compañías a la hora de ganarse a los consumidores. Hacen todo lo posible porque esos ingresos que tiene una persona los dedique en parte a adquirir su producto. Un punto de participación de mercado representa millones de pesos. Mientras tanto el consumidor se encuentra en medio de esa guerra con miles de opciones en las cuales gastar su dinero. A la hora de querer comprar se le hace poco el ingreso que tiene y por eso gasta más de lo que genera. Como podemos ver parece que estamos en medio de dos Modelos que nos tienen como rehenes.

Es difícil elegir entre tantas opciones y además hacerlo de una forma razonada. ¿Dónde está la conciencia, cuando nosotros estamos en la tienda, con esa tentadora oferta de Meses Sin Intereses del producto que “tanto nos hace falta” y la tarjeta a la mano? Parece que se hace la perdida y nosotros no hacemos mucho por buscarla. Parece difícil, pero es mucho más fácil de lo que parece. Sólo debemos aprender a ejercer nuestro poder de decisión. Decir que no.

Quisiera compartir con ustedes un remedio fácil y rápido pero lamento decirles que no puedo. No lo he encontrado. En estos casos es, como en muchas cosas, a base de prueba y error. Existen muchas técnicas para solucionarlo pero sólo son eso, técnicas y no soluciones. Debemos preguntarnos si eso que estamos por adquirir en realidad contribuirá en algo a que podamos dormir más tranquilos. Si nos ayudara a ya no vivir al día.
Tener sólo una Tarjeta de Crédito ayuda. Hacer un Presupuesto y sobre todo respetarlo es básico. Pero bueno esos son temas de otra reflexión. Debemos saber que nuestros ingresos tienen un tope. Que no podemos comprar todo lo que creemos que necesitamos. Debemos revisar nuestras necesidades básicas y preguntarnos si están satisfechamente cubiertas. Espero haber contribuido, aunque se un poquito, a que esa próxima vez que estén tentados a aceptar esa oferta si quiera se pregunten ¿Yo vivo al día?.