La regla del tres por tres para lograr el equilibrio en tus finanzas

IMG_0232

El día de ayer me habló un amigo de la universidad para pedirme un consejo. Está desesperado porque se graduó hace seis años y hoy tiene un nivel de deudas que no lo dejan vivir tranquilo. “No sé cómo logré generar tal nivel de deuda y lo peor, no veo cómo pueda salir de ellas. Mi sueldo no me alcanza” me dijo con mucha desesperación. Me dijo que se quería casar en un par de años y no veía cómo podría hacerlo si seguía con ese nivel de deudas y sin conseguir ganar más dinero. “No creo que mi vida de Godínez me permita conseguir un sueldo millonario en ese tiempo. Me urge ganar más varo para salir de esto pronto” me comentó.

Después de escucharlo por un rato, y cuando él ya estaba más tranquilo, le dije que su problema en realidad es que no conocía su problema. “No manches Eloy, ¿que es eso de que mi problema es que no conozco mi problema? Te haces bolas.” Le invite a ir por pasos. Le comente que el problema es que él cree que su problema es que gana poco y que por eso está endeudado y para salir de ahí la solución es ganar más varo. ¿Cuánto varo más? Pues millones. Y, como diría el Javi Noble PUM, me hago millonario y salgo de todas mis deudas y se acabaron mis problemas. La cosa no es así de fácil. El verdadero problema es el estilo de vida. Eso es lo que te metió en deudas y es justo lo que te puede sacar de ellas. “A ver a ver, explícame” me dijo.

Tu solución está en dividir tu ingreso actual en tres tercios. Cada tercio lo vas a dedicar a una parte de tu vida en el tiempo: pasado, presente y futuro. El primer tercio lo vas a dedicar a enfrentar compromisos financieros contraídos en el pasado, es de ahí donde vienes arrastrando tus deudas. El segundo tercio lo vas a dedicar a tus compromisos financieros del presente. Todos esos gastos que debes hacer hoy para vivir. Finalmente el tercer tercio lo vas a dedicar a los compromisos financieros que puedan surgirte en el futuro. Todo esto debes hacerlo metódica y disciplinadamente durante los próximos tres años y vas a ver que tu vida financiera va a mejorar dramáticamente. A esto le llamo el método del tres por tres. Tres tercios de tu ingreso durante tres años.

Este método te permite situarte en tu realidad actual y te da un panorama más real y alentador para tus finanzas en el futuro. No es mágico. En realidad requiere de hacer ajustes en tu estilo de vida, que es el verdadero causante de todas las deudas que has acumulado. El ingrediente más importante es que te comprometas a de verdad salir de deudas y a tener una vida financiera más sana. Si no hay compromiso de tu parte y no estás dispuesto a hacer los ajustes necesarios no  va a funcionar. No tiene caso que te explique más. “No, no. La verdad es que si quiero hacerlo y me interesa saber lo que debo hacer, neta Eloy ya quiero salir de esto y dormir tranquilo sin pensar en el pago de las tarjetas” me comento.

El primer paso es que con el primer tercio de tu ingreso sepas cuánto puedes pagar a tus acreedores de las tarjetas Al principio puede parecer muy poco pero con el tiempo verás la bola de nieve en que se convierte. Recuerda que tres años son 36 meses. Imagina si un tercio de tu ingreso actual multiplicado por 36 no te van a sacar de deudas. “No, pues la verdad es que sí, es un año de mi sueldo y así pues sería muy pendejo si no salgo de deudas” me dijo ya un poco más tranquilo. El reto importante viene con el segundo tercio de tu ingreso, el cual está dedicado a tus compromisos financieros actuales. Es aquí donde hay que hacer ajustes que al principio te pueden costar mucho trabajo, porque, en resumen, implican que te ajustes a vivir con un tercio de tu ingreso actual. Lo cual puede implicar que vivas pagando lo más indispensable para tu vida durante los próximos tres años.

Ajustarse a vivir con sólo un tercio de tu ingreso sin duda puede ser duro porque implica que dejes de ir los conciertos que tanto te gustan y que tal vez no hagas tantos viajes al extranjero como tienes pensado. La verdad es que al principio puede ser muy difícil porque tal vez debas decirles a muchos amigos que no puedes salir con ellos y ni seguir su ritmo de vida, Eso no cualquiera lo puede enfrentar. Déjame decirte que cuando enfrentas esa dura realidad, la aceptas y das  el primer paso, lo demás es ya mecánico. “ufff, eso si que va a estar cabrón, pero pues creo que sí debo hacerlo porque si no pues seguiré igual o peor,” me comentó con una cara que reflejaba un poco de angustia pero también decisión.

Finalmente nos falta el tercer tercio de tu ingreso, el cuál, como te dije, debes dedicar a compromisos futuros. Como ahorrar para casarte, contratar seguros, comprar una casa o empezar a ahorrar para crear un patrimonio futuro. Esa parte del método también requiere un compromiso de tu parte, porque será muy tentador querer usar ese dinero para ponerlo en cualquiera de los otros dos tercios. Podrá ser de verdad muy difícil sentir que debes “guardar” una parte de tu ingreso para cosas futuras si hoy tienes muchas urgencias que atender. Ese es justo en verdadero reto: manejar la ansiedad generada por querer atender hoy lo urgente y desatender lo importante.

El verdadero regalo de éste método es que busca ayudarte a llevar una vida financiera más equilibrada. Busca dotarte de tranquilidad para poder tomar mejores decisiones respecto a en qué, cómo y cuándo gastas tu ingreso. Debes tal vez negociar con tus tarjetas de crédito un plan de pagos, con tus amigos o familia el hecho de no poder seguir por un tiempo, con un estilo de vida tan demandante de tus ingresos y finalmente negociar contigo la importancia de dedicar una parte de tu ingreso actual a tus compromisos futuros. Sólo recuerda que es por sólo tres años que son 36 meses. El tiempo pasa rápido y te vas a sorprender con los resultados. La verdad es que los beneficios son muchos.

En tres años es muy probable que ya tus deudas están en cero y ese ingreso puedas ya dedicarlo a otra cosa. En ese tiempo también ya te habrás acostumbrado a vivir con poco dinero de tu ingreso y estarás sorprendido de todo lo que se puede hacer con poco dinero. Finalmente en tres años ya podrás ver frutos de haber dedicado un tercio de tu ingreso a la previsión y el ahorro. Ya estarás en posibilidades de hacer un corte de caja y ver si quieres aplicar otro plan de tres por tres. Eso ya será decisión tuya y en un momento más tranquilo de tu vida. “Pinche Eloy eres un mago” Fue su respuesta. La cual me sacó una carcajada pero le dije que en realidad la magia la haría él al aplicarlo. En el papel el método se ve bien pero, como todos los métodos, requiere del verdadero compromiso de quien lo lleva a cabo.

Quise platicarte esto porque puede ser que estés en una situación similar y no sepas cómo salir de ella. Es probable que te ayude.  Si te sirve pues será una buena noticia.

Por hoy es todo lo que quería compartir contigo. Pasa un buen fin de semana y  por favor ¡cuídate mucho!

5 pasos para ahorrar de forma exitosa en un Seguro de Ahorro


Todos en la vida tenemos un Sueño Financiero. Algo que en el futuro queremos y que requiere de dinero. Muchas veces he recibido las preguntas sobre si los Seguros de Ahorro o Inversión son en realidad buenos para eso. Mi opinión es que son excelentes, por muchas razones pero sobre todo por las garantías que dan. Algo que ningún Instrumento Financiero puede hacer. Cómo algunos son de objetivos de Largo Plazo como la educación de los hijos, un negocio o el Retiro es muy importante ser constante. Enlisté 5 puntos que considero importantes para lograrlo según mi experiencia:
  1. Define tu objetivo. Si sabes lo que quieres y para cuando lo quieres es más seguro que lo logres. Determina para qué lo quieres. Puede ser un negocio, una casa, un auto de lujo. Define cuál es tu Sueño Financiero. Todos tenemos uno y pocas veces nos ponemos en contacto con él. Ponlo por escrito y determina el monto exacto que quieres tener. ¿Cuánto vale ese negocio, esa casa, ese auto o esas vacaciones que quieres?
  2. Conoce tu tipo de personalidad. Conocerte te ayuda a determinar cuál es la mejor forma de ahorrar para ti. Necesitas saber cómo manejas el dinero. Si necesitas que te obliguen a ahorrar o eres de los que en automático lo haces. Esto te ayudara a definir si necesitas un Seguro Flexible o uno de Aportaciones Constantes y Fija con un monto de Ahorro Garantizado. Ninguno es mejor que otro simplemente creo que funcionan mejor si conoces tu forma de manejarte con el dinero esto ayuda más a cumplir tu objetivo.
  3. Determina cuánto puedes ahorrar. En este punto es importante considerar el monto actual de tus ingresos mensuales, tus bonos extras, aguinaldo y las utilidades. En este punto es probable que te des cuenta si lo que definiste en el punto 1 está muy lejano o cercano. Ayuda también a no sobrepasar tus capacidades de ahorro. Te recomiendo que máximo destines un 20% de tus ingresos. Lo recomendable es ahorrar el 10%.
  4. Compromete a lograrlo. Parece un punto obvio pero si en realidad no lo haces es probable que en el camino sucedan muchas cosas que te hagan desistir. La mayoría de los Seguros Garantizados son un buen negocio si llegas al final del plazo. Si no cumples con las aportaciones pactadas y se cancela tu plan habrás hecho un mal negocio. Por ser un compromiso de largo plazo es importante que el primer compromiso lo hagas contigo. Así tendrás más oportunidad de lograrlo.
  5. Hazlo y cuida la constancia. Cumplidos los pasos anteriores sólo te resta llevarlo a cabo. Otro punto que por obvio que parezca es importante. Conozco muchas personas que ya hicieron todo el análisis anterior y simplemente no lo llevan a cabo. Dejan pasar el tiempo sin decidirse a hacerlo. Este paso implica que formalices todo. Firmes la solicitud del Seguro, te hagas los exámenes médicos necesarios y que des tu primera aportación. Aquí es donde en realidad estas dando el primer paso. Lo demás sólo es constancia.

    Te aseguro que si llevas a cabo estos pasos tendrás éxito con un Seguro de Ahorro. No es lo mismo que comprar la primer póliza que te ofrezcan, que te digan que es la mejor y la intenten adaptar a tus capacidades y personalidad, que seas tú el que elija lo mejor para ti. Que te involucres en el proceso de elección y definas tus metas tus capacidades. Si tienes alguien que maneje tus seguros agenda una cita con él. Si no es asi y necesitas asesoría personal para este proceso puedes enviarme un mail para concertar una cita sin costo. Con gusto podré asesorarte. Juntos podremos encontrar la mejor forma de llegar a tu objetivo.

Los Flexibles

Como lo prometido es deuda y quiero evitar acumular deuda, hoy les voy a hablar de los seguros que yo he nombrado como Flexibles. He recibido algunos correos donde me piden que hable sobre ellos. Tal vez esperan conocer un producto en específico. Lo que les digo primero es que no es así. Es una serie de Seguros que por sus beneficios yo los he nombrado así. Me tarde un poco en hablar sobre ellos porque buscaba la mejor forma de trasmitir sus beneficios.
Finalmente decidí hablar de un par de ellos que conozco a fondo y sé como funcionan totalmente. Elegí uno en dólares y otro en pesos. Me gustan mucho por el control que tiene el asegurado sobre su ahorro y aportaciones. A pesar de ser distintos yo considero que son para la persona que es muy ordenada en su manejo financiero. Si eres de ellos le sacaras el mejor provecho, sino estos no son para ti. Sobre ellos puedes construir lo que sea.

El primero es un Plan que se llama Vida Inversión. Es de GNP. Es u n plan que tiene un alto componente de Inversión. Se pude invertir en Acciones si se desea. No sólo es de ahorro. Tiene ocho “canastas” distintas donde puedes meter el dinero. Cada una de ellas tiene una ganancia o rendimiento distinto. Puede elegir meter tu dinero en una sola o hacer una combinación de tu dinero en las ocho, o en más de una. Con esto puedes hacer que tu dinero tenga mejores ganancias al ser combinadas. Tienes disposición de tu dinero en 72 horas. No requieres esperar. El control de ellas lo tienes directamente tú, por Internet o por teléfono. Eso es control total. No necesitas hablarle a nadie que haga movimientos en las canastas por ti. Puedes cambiar el dinero entre cada una de ellas en cualquier momento.

Para que puedas entender mejor, te explico que cada canasta tiene un nombre específico:

GNP C-Tes
GNP Equilibrado
GNP Acciones
GNP Saving ( Dólares)
GNP Mk2 Des.
GNP Global.
GNP Euros.
GNP USA Markets 2

Las puse en ese orden para que puedas comprenderlas mejor. Te pido que no te impresiones por el nombre que tienen pues este Plan es para Inversiones desde $5,000 PESOS. Es un plan que puedes hacer crecer tanto como tu quieras. Sobre su base puedes construir el sueño que quieras. Puedes aprender cómo funciona eso de las inversiones. Si no sabes sobre de Acciones, y quieres aprender, este plan te ayuda mucho a eso. El aprendizaje es tuyo. Soy de la teoría que si aprendes a manejar bien $10,000 pesos y los haces crecer, puedes con$1, 000,000 de dólares.

Para construir un patrimonio sobre la base de este plan, es importante considerar que debes ser muy disciplinado en ingresar y sacar dinero. Debes tener claras tus metas de ahorro, porque sólo así podrás sacarle lo mejor. Sino te consideras como alguien disciplinado pero estas dispuesto a hacer lo necesario, ésto es para ti. No importa si tienes 5 mil o 1 millón de pesos. Para ambos puede funcionar muy bien.

Si te gusta el riesgo este te da lo necesario para tomarlo. Sino es asi también sirve porque tiene las canastas conservadoras. Creo que por cuestión de espacio aquí le paro, mañana hablo del plan de dólares donde puedes construir otro tipo de cosas. Si te interesa conocer los Rendimientos de los últimos 12 meses de cada “canasta”, pideme el Boletín Financiero que tengo y con gusto te lo envío. Tiene información valiosa que te puede ayudar a conocer más sobre él. Si tienes un Agente de GNP pídele que explique cómo funciona, sino es asi estoy a tus ordenes para explicarlo más a fondo. Los veo mañana.
NOTA: PARA EFECTOS PRACTICOS LES LLAMÉ CANASTA. SU NOMBRE ES OPCIONES DE INVERSIÓN.

Las mujeres, los hombres y Alicia en el país de las Maravillas.

Por: Eloy López.

Las mujeres y los hombres no ahorramos de la misma forma. No nos preocupan las mismas cosas. Hasta en eso tenemos diferencias. ¿Será por esto que el dinero es una de las principales causantes de divorcios? Lo que es un hecho es que nos relacionamos de forma distinta con el dinero y por ende con las finanzas. Ya no se diga con los Seguros. Se dice que las mujeres son más ahorradoras que los hombres por naturaleza, se dice también que los hombres son más despilfarradores. Yo creo que son sólo Mitos. Porque sino entonces como se explican que las mujeres sean las principales compradoras en San Antonio. Sólo es un dato. Las tiendas como Liverpool, El Palacio ¿A quién se dirigen? Otro dato. En fin, sólo sé que somos diferentes.

Todo esto viene a cuento por varias razones. Primero porque prometí hablar sobre los Seguros de Ahorro Flexibles. También porque leyendo El Blog de Roberto Morán de Expansión volví a reflexionar sobre la importancia que tiene la personalidad frente a nuestras finanzas o cosas del dinero. No todos actuamos de la misma forma ante la importancia del ahorro o de las finanzas. La mayoría de personas que yo conozco quieren tener mejore finanzas pero no están dispuestos a hacer ciertas cosas. Eso se podrá ver como malo; yo creo que no necesariamente.

Recuerdo una vez que me puse a dieta y mi Nutriologa me dijo “piensa en lo que NO puedes dejar” de eso no te podemos privar porque sino no va a funcionar. Si vemos esto como un sacrificio el día que puedas te vas a atragantar de ello y vendrá un Rebote” Gran lección para la vida. Es un concepto que yo aplico con mis clientes. Lo que funciona para unos no funciona para otros. Si empiezan un Seguro o un ahorro como un sacrificio, tarde o temprano va a explotar la bomba y eso es muy peligroso. Saldrá más caro el Caldo que las albóndigas, como dirían los Clásicos. Créanme es real.

Bueno pues les comento todo esto porque los famosos Seguros Flexibles no son para todos. Son para las personas, hombres o mujeres, que son MUY ordenados con sus Finanzas.¿ Por qué? Pues porque están junto todo: Seguro de Vida, Ahorro para la Educación y para el Retiro. Todo. Es lo que yo le llamo una gran Cuenta Revolvente de donde sale para todo. ¿Recuerdan otra vez el Edificio Financiero de Horacio?, pues bueno antes que nada tuvimos que hacer un análisis del tipo de esfuerzos, que no sacrificios, estaba dispuesto a hacer y definimos su personalidad al momento de manejar el dinero. Eso es clave porque sino se hará un enredo increíble difícil de entender y deshacer.

En Alicia en el País de la Maravillas. Alicia le pregunta al gato ¿Cuál es el camino? Él le pregunta que depende de a donde quiera llegar. Ella dice que no importa. El gato a grandes rasgos le responde que entonces cualquier camino que tome es bueno. Así pasa en esto de los Seguros y las Finanzas. Saber a dónde queremos llegar es MUY importante. De ahí se debe partir para saber cuál es el camino correcto para una persona en particular. Después definir los esfuerzos que estamos dispuestos a hacer y por último saber qué tipo de personalidad tenemos ayuda mucho.

Bueno ahora regreso a lo del Género. No hay un mejor o un peor para el manejo de las finanzas o los Seguros. Lo que si es un hecho que por cuestiones Fisiológicas ( Me refiero a los Partos) las mujeres deben planear sus Finanzas y Seguros de forma distinta. Es un hecho que las mujeres viven más que los hombres, entonces tandran un Retiro más prolongado. Es un hecho que se enferman más que los hombre, pero se mueren menos. Es por eso que los Gatos Médicos son más caros para mujeres, pero los Seguros de Vida son más baratos. ¿Verdad que ya no es cuestión de machismo sino de Genética? Es importante contestar la pregunta del gato: ¿A dónde quieres llegar? ? Por cierto fíjense a quien le pregunta y por quien se dejan asesorar. Otra enseñanza.

Bueno por espacio aquí le paro. Prometo mañana tratar el tema y con un ejemplo especifico de los Seguros Flexibles. Dejen sus comentarios. Cinco lectores se ganaron un e-libro la semana pasada. ¿Lo quieren? Sólo es para quien deje su comentario y envíe un mail a eloylopez@previsionfinanciera.com Saludos.

Nuestra mente y el dinero

Por: Eloy López.

Nota: Nuevamente comparto con ustedes algo de hace dos años, pero que me parecio buen momento para compartirlo. Sobre todo ahora que estoy buscando y revisando todas mis cosas escritas. Espero les guste y les sirva.

Una señora, que acaba de ganar una cantidad millonaria en una lotería de Europa, pidió que le fuera entregada en rentas mensuales para toda la vida. Dijo que si se la entregaban en una sola exhibición, en poco tiempo estaría igual de pobre que antes de ganarla. No era una cantidad pequeña. Se trataba de varios millones de Euros, que podría alcanzar para mantener a una familia por varias generaciones.

A pesar de todo, esta persona tenia miedo de que si ella misma lo manejaba se lo acabaría pronto. Hace un par de semanas aquí en México, cuando un grupo de amigos se ganó el Melate más grande de la historia, poco más de cuatrocientos millones de pesos entre cuatro o cinco personas, en el periódico El Centro hicieron un comparativo sobre lo qué se podría comprar cada quien con la cantidad que le tocaba. En la lista había cosas tan inútiles como comprar más de un millón ochocientos portafolios de piel o más de un millón doscientos cinturones. Comparaciones inútiles. Pocas opciones para hacer crecer el capital.
Seguramente si a nosotros nos preguntaran sobre qué haríamos con tanto dinero, podríamos dar una larga lista. Daríamos miles de opciones sobre qué hacer con todo ese dinero. Sabemos en qué gastarlo. Nuestra opinión seria fácil de dar, pues no estamos implicadosemocionalmente con esa gran cantidad de lana. Cuántas veces en las platicas con los amigos ha salido la pregunta ¿Y tu que harías con tanta lana si fueras el ganador? Al principio todos queremos parecer inteligentes y empezamos con cosas lógicas. Hipotéticamente todos sabemos qué hacer con todo ese dinero. Casi al final de la plática terminamos hablando sobre tener un Yate, una gran casa con Helipuerto y todo.

Pocas veces dentro de estas pláticas sale alguna idea sobre cómo hacer crecer ese dinero o multiplicarlo. Creemos saber qué haríamos en el caso de ser ganadores. La verdad es que no lo sabemos. Pensaríamos en pagar nuestras deudas y después en gastarlo. La lista se haría larga hasta terminarnos el dinero. Nos lo acabaríamos más rápido de lo que creemos. No importa la cantidad que sea.
Posiblemente alguna vez nos ha pasado que estamos viendo en la tele un programa de concursos, el Boletazo por ejemplo, donde el premio es una gran cantidad de dinero. Cuando al inicio el premio es pequeño, el concursante se ve bastante tranquilo. Conforme avanza en el concurso, y el premio es mayor, el concursante se pone más nervioso y empieza hasta a rezar. Está estresado.Nosotros, en la comodidad de nuestra sala, le gritamos “Abre el nueve, el nueve”. Sin darnos cuenta empezamos a sudar con él. Nos emocionamos igual. Sufrimos con él.

La mayoría de las personas que gana la lotería, sin importar el monto, en un lapso de cinco años regresan a la misma situación económica que antes. Por ejemplo cuando una viuda recibe una gran indemnización de un seguro de vida, por la muerte del esposo, tarda más o menos el mismo tiempo en gastársela que los ganadores de la lotería. La cantidad debería durarle más tiempo. Hay casos en los que el dinero se esfuma en un lapso mucho menor, apenas llegan a cumplir el año. En México tenemos ejemplos de grandes deportistas que, en sus épocas de gloria, ganaron millones de pesos o dólares, y años después la mayoría termina en la miseria o apenas sobreviviendo. Parece cosa del destino que la suerte dure tan poco. Pero en realidad la suerte tiene poco que ver.

La gran protagonista de todo esto es la mente. A la hora del dinero le prestamos tan poca atención a nuestra mente, porque la mayoría de las decisiones con respecto al dinero las tomamos con el corazón. Peor aun, con el estomago. Se podría pensar que las diferencias entre una persona rica y una pobre son muchas. La principal, y la que determina que la brecha entre una persona y la otra sea tan grande, es la mente. Tener mente de millonario o mente de pobre esa es la diferencia. La riqueza financiera empieza en nuestra mente.

Cuando el de mente millonaria va a recibir una cantidad de dinero ya está pensando cómo multiplicarla. Cuando una mente pobre va a recibir una cantidad está pensando en qué se la va a gastar. La cantidad no importa. Lo importante es si pensamos en restar o multiplicar. Operaciones matemáticas básicas. Una mente millonaria puede generar un imperio iniciando con una pequeña cantidad de dinero. Una mente pobre puede generar la ruina a partir de una gran cantidad de dinero.

La mayoría de autores que tratan el tema de generar riqueza coinciden en éste punto, de la forma de pensar de una y otra persona. Algo tan sencillo y que parece difícil de aterrizar. Les pido intentemos algo.

En el transcurso de esta semana vamos a pensar cómo podremos hacer crecer el dinero más próximo que vayamos a recibir. No importa el monto. Puede ser la quincena o cualquier dinero que este a punto de llegarnos. Apoyémonos en nuestra mente para tratar de encontrar posibilidades de crecimiento para nuestro dinero. Solo por una semana, concentrémonos en generar posibilidades. No importa la cantidad que sea, eso no es lo importante. La invitación es hacer un pequeño cambio, por pocos días, en nuestros hábitos de pensamiento respecto al dinero. Después regresamos a nuestra rutina.

Cuando hace algún tiempo lo intente me fue de gran ayuda. Es un pequeño ejercicio mental que ayuda a salir de la rutina. Un pequeñísimo cambio en nuestra forma de pensar día a día respecto al dinero Puede ser que ahora nos ayude a todos. Me gustaría, si quieren, que me compartan sus experiencias al final del ejercicio. Pueden salir ideas muy interesantes para todos. Por pequeños cambios se generan grandes cosas.