Cómo garantizar El Caminito a la universidad. Una buena educación para nuestros hijos

Mi intención con el Post de ayer no fue para nada contribuir con la angustia familiar. Sé que escribí sobre las duras estadísticas, dí algunos datos duros, regularmente evito concientizar por el lado del miedo, pero esos datos son una realidad de México. Que nos hablan del largo camino que puede representar terminar la universidad. Sobre Todo si financieramente no lo planeamos. Cuando nuestros hijos lleguen a la edad universitaria es probable que estemos cerca de los 50 años o incluso seamos mayores. Eso para nuestra posibilidad de generar ingresos es un dato importante. Enfrentar el gasto de la universidad de los hijos a esa edad, con los ingresos de entonces, puede ser una verdadera lata y un sacrificio.Hablé sobre dos posibles soluciones por medio de los Seguros. Unos Garantizados y otros que llamé Flexibles. Prometí ahondar en el tema de cada uno en esta semana. Debido a los correos que recibí al respecto, hoy abordaré sobre los Planes Educacionales que yo le llamo “de Paquete”. Este tipo de Seguros son para los padres que necesitan que los obliguen a ahorrar y que no puedan tocar el fondo tan fácilmente. Son muy buenos para generar un Ahorro Garantizado con pequeños esfuerzos. Para efectos prácticos tomaré el ejemplo de la misma familia de ayer. Un dato más, el padre tiene 39 años. Recuerden que recomendé que no se destinara para este objetivo más del 15% de sus ingresos actuales.

Con esos datos en mente, elaboré como funcionaría con esta familia los Seguros de sus hijos. Tomé como moneda el dólar. El Ahorro debe garantizar que no perderá poder adquisitivo en el tiempo. Si los padres destina el 10% de sus ingresos actuales ellos pueden ahorrar cada año 2770 dólares. (30,000 pesos mensuales x 12meses x $13 pesos del T.C. x 0.10) Ahora veremos para qué les alcanza. No podemos dividirlo sólo entre dos y destinar así a cada hijo, por la diferencia de edades de cada quien. Lo que hice fue garantizar que cada niño tenga el mismo ahorro. Resulto que con ese ahorro, puede garantizar que cada hijo tenga 18,000 dólares para su universidad.¿No suena mal verdad? Ahora los detalles:

En el caso del hijo de 9 años deben ahorrar 1890 dólares fijos, cada año durante los próximos 9. Esto hace un total de 17,010 dólares ahorrados. Recibe casi 1000 dólares de “Interés”. Garantiza además que si el padre fallece, el hijo recibe en ese momento 36,000 dólares, para pagar los grados que faltan para llegar a la universidad. A los 18 años recibe su ahorro de 18,000 intacto para el pago de la universidad. Todo esto sin más aportaciones. Garantiza al padre que si llegara a invalidarse por accidente o enfermedad para trabajar, deja de aportar y recibe los mismos 36,000 para cubrir colegiaturas restantes y mantiene su protección por fallecimiento y Ahorro Garantizado durante el tiempo restante del plan. Ya no suenan mal los intereses ¿verdad? En resumen en caso de fallecimiento se reciben 54,000 dólares. En caso de Invalidez y fallecimiento posterior se reciben 72,000. Garantizado.

En el caso del hijo menor el ejemplo cambia un poco. Su aportación anual es de 1,100 dólares fijos anules durante 15 años. Son 16,500 en total. Recibe los mismos 18,000. lo que representa 1,500 de “Intereses”. Aquí por la edad calculé la protección por fallecimiento e Invalidez por 54,000 dólares. Lo demás funciona igual.

En resumen, la familia ahorrando poco más del 10% de su ingreso actual puede garantizar un Patrimonio para la educación de sus hijos. La palabra clave aquí es Garantizado. Recomiendo que se haga de la siguiente forma: Iniciar con la primera aportación anual de cada uno. El siguiente mes inicien con aportaciones mensuales ( la anualidad dividida entre 12) con cargo a su Cuenta de Cheques o Debito ( para evitar cargar a la T.C.) y continuar así hasta que se llegue al final del plazo. De esta forma Garantiza que de su ingreso mensual se apartara automáticamente para este fin.

Espero que el ejemplo no halla sido enredado y largo, pero esa forma es la más rápida y corta que encontré para explicar el caso. Recibo sugerencias y opiniones en eloylopez@previsionfinanciera.com . Con gusto les envio los archivos de los ejemplos. ¡Hasta mañana!

El Tiempo y El Dinero

Por. Eloy López.
Nota: Esto es algo que escribi hace poco más de dos años. Es de las cosas que hacia. Creo que es buen momento para compartirlo. A pesar de que es un poco largo decidí no quitarle nada. Espero sea algo que les sirva y ayude.
El tiempo tiene tantas similitudes con el dinero que, aunque nos parezca increíble, ya existen los Bancos del Tiempo. En ellos se pueden hacer depósitos de tiempo. Se pueden realizar retiros. Tener una cuenta con tiempo ¿Suena raro verdad?, pero existen y son reales. En Europa es donde están teniendo mucho auge. En estos bancos la “moneda” es el tiempo. Si una persona en su “Estado de Cuenta” tiene saldo positivo significa que tiene tiempo a su favor. El funcionamiento de estos bancos es muy parecido a una cadena de favores pero basado en el funcionamiento de un Banco de dinero.
Existen personas con demasiado tiempo disponible y tanto conocimiento, que pueden hacer abonos a su cuenta dando su tiempo para otras personas.Existen personas que saben hacer lo que otros necesitan. Por ejemplo alguien que le gusta la jardinería pero tiene su computadora descompuesta tiene en su poder un problema, la computadora, y un Activo, el conocimiento y el gusto por la jardinería. Existe en algún lado otra persona con un problema de cortar el pasto de su jardín, pero esta muy ocupado en su trabajo porque es Ingeniero de Sistemas.
Lo que hacen los Bancos del tiempo es justamente intercambiar una hora de cortar el jardín por una hora de arreglar la computadora. Ambas personas salen ganando porque reciben a cambio algo que necesitan y la moneda de cambio fue su tiempo.
El tiempo es el recurso más valioso de que disponemos los seres humanos. Paradójicamente es el que más desperdiciamos. El tiempo tiene algunas características que hacen que no podamos dimensionarlo en su valor real. Es intangible, no es renovable y no lo podemos almacenar para usar posteriormente. Por el simple hecho de estar vivos, cada día recibimos una cantidad igual cada día. Sin importar lo que hagamos con él, al siguiente día tendremos a nuestra disposición más. Esa es una de las razones por las que no le damos el valor real que tiene en nuestras vidas.
Resulta paradójico que existen muchas personas con grandes sueldos o ingresos que tienen tan poco tiempo disponible Es chistoso que cuando se tiene el dinero suficiente para realizar el viaje de sus sueños lo que no se tiene es el tiempo suficiente.Bueno y hasta aquí ¿qué?, ¿Cuál es la relación entre el tiempo y el dinero? Muchas. Ambos son recursos que tenemos los seres humanos. De hecho yo diria de los más valiosos. Si tenemos tiempo lo podemos invertir en aprender algo de valor para nuestras vidas. De niño mi madre me decía que siempre buscara hacer con mi tiempo algo de “provecho”, por supuesto que a eso se refería. De hecho en lo qué decidamos invertir nuestro tiempo marcara toda nuestra vida.
El tiempo al igual que el dinero se puede administrar. Se puede ahorrar. Se puede Invertir. De hecho el tiempo se puede intercambiar por dinero.Sobre el tiempo los expertos en su manejo dicen que tenemos todo el disponible. Entonces no es posible que digamos que no tenemos, si tenemos todo el que hay. El día sólo tiene veinticuatro horas, no más. No es renovable al siguiente día. No es tangible y por eso es difícil tener una correcta dimensión de él. Por estas características es difícil de equilibrar el tiempo.
Una de las mejores formas de aprender a administrarlo, dicen, es tener metas y objetivos claros en la vida. Saber lo qué se quiere lograr en la vida, y sobre todo ponerle una fecha probable, nos ayudará a saber si estamos desperdiciando nuestro tiempo o si vamos por el camino correcto y estamos haciendo un buen uso de él. Esa es una excelente forma de medir el uso que le estamos dando a nuestro recurso más valioso.
Lo mejor de todo es que haremos sólo aquello que en realidad es muy importante y no caeremos en el error de desperdiciarlo. Por el lado del dinero, los expertos en su manejo coinciden exactamente en el mismo punto. Para llegar a ser millonario o generar riqueza, dicen, debemos saber qué queremos en la vida y sobre todo saber por qué lo queremos. Tener un gran objetivo o meta a un tiempo o edad determinada nos ayudara a generar más dinero y usarlo efectivamente. Le ayudaremos a nuestra mente a buscar formas de manejarlo mejor y buscar mejores maneras de hacerlo crecer y que nos ayude a llegar a nuestro objetivo. Conectarnos con nuestra misión o razón de ser en la vida ayudara a ver al dinero cómo un medio y no como un Fin.Conocer nuestras motivaciones más profundas en la vida nos ayudara a sacarle el mejor rendimiento a estos dos recursos.
La combinación correcta de tiempo y dinero pueden lograr maravillas. Por ejemplo si ahorramos pequeñas cantidades de dinero, pero de una forma constante y sobre todo lo hacemos durante un tiempo largo, lo más seguro es que al final de es plazo hallamos creado un buen patrimonio sin apenas darnos cuenta. Conocer cuáles son nuestras metas y objetivos ayuda también a saber cuanto tiempo y dinero necesitamos invertir para lógralos. Si el plazo es largo y la cantidad poca, al final podremos lógralo. Si el tiempo es corto, pero la cantidad de dinero es mucha, podemos obtener lo mismo en más poco tiempo. Ninguna cantidad es poca o mucha. Lo correcto es saber encontrar el equilibrio para obtener los mejores beneficios de la correcta inversión de estos dos recursos.
Esta reflexión me tarde un poco en hacerla porque el tema es extenso y no quería que los conceptos se dispersaran. Quería compartir con ustedes un tema que me ha traído de cabeza estas últimas semanas y al cual quería darle solución. Espero no haber sido ambiguo y compartir con ustedes algo que pueda ayudarles en la búsqueda de nuestras metas y objetivos en la vida. Estoy convencido de que si podemos definir un Proyecto de Vida propio tendremos la mitad del problema resuelto. Los medios y los recursos para lograrlo aparecen en el camino. El detalle es que pasamos gran parte de nuestra vida sin un objetivo de vida y sobre todo sin conocer nuestras más profundas motivaciones para hacer lo que hacemos todos los días. Los veo la próxima y les deseo que puedan encontrar unos sueños que perseguir y una meta que lograr.

Protegiendo nuestras finanzas de imprevistos

Considérate protagonista de alguno de estos escenarios:
· Se encuentran varias familias reunidas en una casa muy linda, mientras se prepara la carne asada algunos niños juegan fútbol hasta que de pronto… ¡crash! El ventanal de 2×4 estrellado de piso a techo, afortunadamente tu hijo no fue el que tiró el balón, pero el culpable tampoco fue uno de los niños de la casa. Los padres del tirador se mueren de la pena y no saben si ponerse a llorar, ayudar a su hijo a reponerse del susto, o soltar un zozobrante ¿te lo pagamos? a los infartados dueños de ahora, no uno, sino muchos cristales…
· Llevas a tu hija “a los taquitos que le gustan” A sus cuatro años no parece que sea la comida lo que le atrae sino más bien el área de juegos que, especialmente este día, está más que llena de infantes. En un abrir y cerrar de ojos la niña se ve envuelta en un arrebatamiento de juguetes que culmina en un niño más pequeño en impacto directo cabeza vs. pared. Te deshaces en disculpas y (pensando en lo que te gustaría escuchar de estar del otro lado) alcanzas a decir ¿llevamos a tu hija al hospital para que le revisen el golpe?
· La señora que ayuda a la vecina a hacer la limpieza se distingue por su pulcritud y también por la cantidad de agua y jabón con que limpia los pisos, amén de un par de comentarios acerca de lo poco ecológico que resulta el método, la vecina no le ha obligado a suspender la práctica. Hoy está más que arrepentida porque la señora de la limpieza resbaló por las escaleras y presenta fracturas en brazo, clavícula y cadera.
El común denominador de estas tres situaciones es el siguiente:
1. Fueron accidentes
2. Se causaron por alguien que se encuentra bajo nuestra custodia
3. Somos responsables de resarcir el daño
4. La cuenta va a darle un golpe a nuestras finanzas personales
Estas son situaciones comunes por las que todos podemos atravesar y no necesariamente poner en jaque a nuestro bolsillo si contamos con la protección de un seguro que cubra responsabilidad familiar y que mediante el pago de una prima que suele tener un costo bajo nos exime de hacer frente al pago para resarcir los daños que nosotros o nuestra familia causemos a terceros o su propiedad.
Cuando éramos niños era fácil salir corriendo después de romper un cristal con la pelota pero ¿cuántas veces nuestros padres tuvieron que pagar el cristal cuando el ofendido vecino se presentó en nuestra puerta?

Ella es nuestra segunda experta invitada de la semana:

*Ingeniero en Computación por el ITAM y Master en Dirección de Empresas con especialidad en Finanzas por el IPADE. Es Coach certificada por la ICC.
Actualmente atiende cursos como profesora de cátedra en el Tecnológico de Monterrey Campus Querétaro. Ha coordinado y dado cátedra en el diplomado en Finanzas para Profesionistas no Financieros de la misma institución. Colabora como especialista en finanzas personales con el periódico AM de Querétaro y en la revista Dinero Inteligente de Expansión. Tiene ademas su Pagina y un Blog dedicado exclsuivamente a las Fiananzas Personales

Vivir al día

Nota: Este es algo que escribí hace 2 años. Como el tema de los Blogs que sigo, es sobre la quincena, decidí publicarlo ahora porque se quedo pendiente la semana pasada. Espero les guste y les sirva. La imagen es de http://amadeo.blog.com/

Una persona que gana el sueldo mínimo, vive al día. Todavía peor, vive atrasada. Gana cincuenta pesos y se gasta sesenta. Cada día está teniendo que conseguir esos diez pesos faltantes para vivir. ¿Dónde los consigue? Pues donde se pueda. A veces prestado con la familia otras con los amigos. Cada día que pasa se atrasa más. En un mes, por ejemplo, ya debe trescientos pesos. Sólo por el déficit diario que trae y que debe conseguir diario. Vivir le cuesta.

Podríamos pensar entonces que alguien que gana cincuenta mil al mes podría tener sus problemas resueltos. Nada más alejado de la realidad. En México, según las estadísticas, el 80% de los mexicanos vivimos al día. Quiere decir que en todos los estratos sociales esperamos el día de pago para saldar nuestras deudas contraídas. La única diferencia, entre uno y otro estrato, es el nombre de los acreedores. Mientras Unos le deben a Elektra, al Banco Azteca, a los prestamistas de Fin Común y a La Señora que les vende cosas para pagar en la quincena. Otros le deben a American Express, a la Agencia del BMW, a la tarjeta de Liverpool y a la del Palacio de Hierro. Los nombres cambian pero ambos ya tienen comprometidos sus ingresos de la quincena.
La diferencia también es el monto. Mientras que para unos su deuda total asciende a $10,000 y es una fortuna, para otros esos mismos diez mil sólo representan el mínimo de la tarjeta para ese mes. Cuestión de enfoques pero en ambos casos los hábitos son los mismos. Gastar todo lo que ganamos. En ambos casos se ha empeñado la tranquilidad y no lo sabemos. En ambos casos esas deudas nos han robado el sueño tranquilo. El fondo es el mismo. La quincena empeñada. La esperamos a que llegue para salir, pero apenas llega y ya se fue de nuevo. Con una rapidez asombrosa. Entonces la esperanza la ponemos en la próxima. Un círculo vicioso. Unos se dicen victimas de las tarjetas Otros más se dicen víctimas de la Mercadotecnia. Unos más que los acreedores son unos desalmados que no entienden de los problemas que uno pasa.

Hacernos las víctimas es normal. Lo anormal es que aceptemos que es nuestra responsabilidad por tener las deudas al tope de nuestros ingresos o incluso más altas. Nos quejamos del los intereses altísimos que cobran los bancos. Nos sentimos indefensos. Por alguna extraña razón los seres humanos consideramos que nuestros ingresos son infinitos. Cuando salimos a comprar tenemos esto en mente. Difícilmente nos consideramos como parte de un todo, donde nuestros ingresos son limitados. Si cuando gastáramos, lo hiciéramos bajo ésta premisa, a la hora de la quincena estaríamos más tranquilos. Estaríamos desarrollando lo que se conoce como Inteligencia Financiera.

La Economía en su Modelo Considera al ser humano como un ser racional. Sostiene que el ser humano forma parte de un gran sistema en el que trabaja para obtener ingresos para sostenerse a él y a su familia. Considera que el ser humano después de obtener ingresos por su trabajo, buscara intercambiarlos por otros bienes y que al hacerlo se decidirá racionalmente por aquellos que le brinden el mejor costo-beneficio por su dinero. Es más, que lo hará de una forma concienzuda. Nada más alejado de nuestra realidad.

La mercadotecnia en cambio considera a los seres humanos con ingresos finitos o limitados, es por eso que cuando los mercadólogos crean un producto hacen todo lo posible por ganar la preferencia de una persona por sobre su competencia. Es común que se hable de guerra entre compañías a la hora de ganarse a los consumidores. Hacen todo lo posible porque esos ingresos que tiene una persona los dedique en parte a adquirir su producto. Un punto de participación de mercado representa millones de pesos. Mientras tanto el consumidor se encuentra en medio de esa guerra con miles de opciones en las cuales gastar su dinero. A la hora de querer comprar se le hace poco el ingreso que tiene y por eso gasta más de lo que genera. Como podemos ver parece que estamos en medio de dos Modelos que nos tienen como rehenes.

Es difícil elegir entre tantas opciones y además hacerlo de una forma razonada. ¿Dónde está la conciencia, cuando nosotros estamos en la tienda, con esa tentadora oferta de Meses Sin Intereses del producto que “tanto nos hace falta” y la tarjeta a la mano? Parece que se hace la perdida y nosotros no hacemos mucho por buscarla. Parece difícil, pero es mucho más fácil de lo que parece. Sólo debemos aprender a ejercer nuestro poder de decisión. Decir que no.

Quisiera compartir con ustedes un remedio fácil y rápido pero lamento decirles que no puedo. No lo he encontrado. En estos casos es, como en muchas cosas, a base de prueba y error. Existen muchas técnicas para solucionarlo pero sólo son eso, técnicas y no soluciones. Debemos preguntarnos si eso que estamos por adquirir en realidad contribuirá en algo a que podamos dormir más tranquilos. Si nos ayudara a ya no vivir al día.
Tener sólo una Tarjeta de Crédito ayuda. Hacer un Presupuesto y sobre todo respetarlo es básico. Pero bueno esos son temas de otra reflexión. Debemos saber que nuestros ingresos tienen un tope. Que no podemos comprar todo lo que creemos que necesitamos. Debemos revisar nuestras necesidades básicas y preguntarnos si están satisfechamente cubiertas. Espero haber contribuido, aunque se un poquito, a que esa próxima vez que estén tentados a aceptar esa oferta si quiera se pregunten ¿Yo vivo al día?.

La Millonaria Clase Media

Cuando pensamos en la Clase Media, puede venirnos a la mente la imagen tradicional de una Familia Tipo. Un matrimonio, con dos o tres hijos, ambos padres trabajan, tienen una hipoteca, una cuenta bancaria, los hijos asisten a escuelas particulares, los fines de semana comen fuera de casa, salen de vacaciones una o dos veces por año, renuevan su ropa una vez al año, los hijos toman algún actividad (adicional a la escuela) a la semana. Pagan Impuestos. En fin es una familia que, por sus ingresos, no se pude considerara ni pobre ni rica. Le alcanza para pagar todo lo necesario. No les falta dinero, pero tampoco les sobra. Se gasta todo.

Hace más de cinco años, asistí al cumpleaños de un amigo. Conversando con uno de los invitados me decía que la Clase Media es la más jodida, pues es la única que paga impuestos y es a la que menos pelan. Los pobres por ejemplo, por sus ingresos no se les cobran impuestos. Los grandes empresarios que ganan mucho dinero, generan estrategias fiscales que les permiten pagar muy pocos impuestos. Estaba muy enojado porque, en el aquel entonces, acababa de aprobarse la primera Reforma Fiscal y a la Clase Media no le fue tan bien. El ochenta por ciento de Base de Contribuyentes formales está formada por Personas Físicas que pertenecen a ésta Clase. Su plática, además de amena, me dio datos interesantes. Desde entonces me he dedicado a observar a esta Clase Social y he descubierto cosas muy interesantes.

La mayoría de nosotros nos encontramos en algún nivel de esta Clase. Somos Media-Baja, Media-Media o Media-Alta. Dependiendo de dónde nos encontremos ubicados en la clasificación podremos adquirir cierto nivel de cosas. Mientras que algunos pueden comprar Casas Geo en Ixtapaluca, otros se pueden comprar un departamento en la Colonia del Valle. La natación de los hijos, por ejemplo, algunos las toman en las Delegaciones otros asisten a las Acuáticas de Nelson Vargas. Para la universidad, algunos podrán pagar el Unitec otros el Tec. Unos pueden comprar su ropa en Suburbia otros en Liverpool o El Palacio. Como sea, es una clase que gasta dinero. Muchas empresas viven del dinero de esa Clase.

Lo que hace crecer a las economías es principalmente el consumo. Estados Unidos es considerado el país más consumista a nivel mundial. Esta es una de las razones por las que su economía es una de las más fuertes. Si se les cae el consumo empiezan con sus recesiones. En México el asunto es un poco diferente pues a pesar de tener uno de los niveles más altos de consumo no tenemos un crecimiento económico importante. La distribución de la riqueza es un poco diferente. En Estado Unidos además de consumir, ahorran. Una parte importante de la Clase Media Gringa obtiene ingresos adicionales de sus inversiones derivadas del ahorro. Fondos de Inversión, Acciones , Planes de Retiro, en fin muchos opciones. En México el problema es que no ahorramos o lo hacemos muy pocos y mal. El nivel de ahorro de nuestro país es bajísimo comparado con muchos países no sólo con Estados Unidos.

Las empresas que le venden a la Clase Media mexicana son millonarias. Nosotros las hacemos millonarias. Mientras gastamos todo nuestro ingreso mensual en ellas, nosotros nos quedamos sin un peso y ellas se siguen haciendo ricas con nuestro gasto. Todas las empresas a las que les compramos son gigantescas. Telmex, Telcel, Wal-Mart. Un dato actual: Liverpool prevé cerrar 2007 con inversiones por 300 millones de dólares y la apertura de 10 tiendas departamentales, lo que le garantiza el control de casi 65% del mercado mexicano.

A la Clase Media le gusta gastar. Ese es uno de sus logros sociales pero también es la razón de que no dé el brinco al siguiente nivel socioeconómico. La mayoría de las veces nos gastamos todo lo que ganamos. Si nuestros ingresos suben, nuestro consumo también. Estamos haciendo millonarias a las empresas que les compramos y nosotros no subimos mucho.

La reflexión importante es para nosotros. ¿Por qué decidimos gastarnos todo nuestro ingreso sin hacer una reflexión importante sobre ello? Juntos mantenemos a empresas millonarias y nosotros no tenemos liquidez y ni siquiera somos ricos. Estas empresas llevan a cabo algo que las hace ser exitosas. Hacen planeación, Investigan dónde van a invertir, analizan muy bien sus decisiones y sobre todo están al pendiente de situaciones que puedan amenazar su operación y también de oportunidades que las puedan hacer crecer. La mayoría controla al máximo su gasto. Tienen un presupuesto anualizado y tratan de respetarlo al máximo. ¿Por qué nosotros no manejamos nuestras finanzas personales igual a la de ellos? Parece complicado pero es bastante sencillo.

Podemos manejar nuestras finanzas personales igual que una empresa exitosa, sólo es cuestión de observar y de cambiar hábitos. Todo lo que ellas hacen es replicable a nivel familiar. Las empresas exitosas analizan sus recursos y buscan obtener el mejor rendimiento. Y sobre todo están decididas a crecer. Imagínense que como familia estuviéramos decididos a hacer rentable a nuestra familia. Puede sonar chistoso pero si pueden comparar todas las áreas de una empresa exitosa con las de una familia puede ser que salgamos ganando.

Tener una Misión, una Visión unos Valores. Metas a mediano y Largo Plazo. Un presupuesto. Optimización de recursos. Mejora Continua. Retorno de Inversión. Planeación de Impuestos y muchas cosas más. Conceptos que parecen abstractos pero son muy aplicables a nivel familiar. Si logramos aplicar algunos conceptos de estos saldremos ganando una visión más amplia de nuestras finanzas y un alcance mayor.

Esta reflexión es sobre algo que ya llevo tiempo analizando e intentando aplicar. Les comparto que no me ha ido mal. El ejercicio me resulto de inicio ameno, me saco de la rutina y sobre todo me dio algunos resultados que me han puesto feliz. Me he llevado bastantes sorpresas agradables al hacerlo. Espero que pueda servirles y sobre todo que puedan compartirme sus experiencias propias para poder enriquecer mi opinión. Los veo la próxima.