¿Qué Sabe el Gato de Alicia?

Imagen: Disney

Por: Eloy López.
Ayer vimos que Alicia tiene dos problemas. Primero no sabe a dónde ir ni qué camino debe tomar. Segundo, le pregunta a cualquiera; al gato que le aparece. El gato al final acepta estar loco y le dice que tenga cuidado porque ahí todos están locos. A pesar de eso, Alicia sigue la pista que le dio y se va por el camino que le indica el gato. Dos errores que la harán ir de un lado a otro en busca del conejo. Al cual por cierto se afana en alcanzar siempre y sólo lo ve de lejos . Sólo le ve la cola y siempre anda corriendo. Ella lo ve cerca y él desaparece.

Sin buscar que esto sea un tratado de Psicología o Psiquiatría, encuentro que lo anterior tiene muchas similitudes con los Seguros y las Finanzas. Alicia representa a la persona que busca un lugar dónde su dinero esté seguro y crezca. El conejo puede representar a la meta a conseguir o la felicidad. El Gato representa a los Vendedores o Asesores ya sea de Seguros o Financieros. La Reinas de corazones y el Sombrerero pueden representar a las Aseguradoras o a los Bancos.

La mayoría del desastre financiero, que ocurrió en los Estado Unidos, se debió a estos tres factores. Personas que no sabían lo que querían, sólo buscaban que su dinero creciera y una forma rápida de llegar a la meta. Muchos Asesores o personas que hicieron grandes fraudes como Madof y Stanford, por poner ejemplos. Instituciones Financieras que no se respaldaron correctamente. Todos en un nivel de riesgo alto y sin preocuparse a quién le estaban haciendo caso y en dónde estaban metiendo su dinero. Las tres partes son responsables en su debida proporción. Es mi opinión.

En México estamos a tiempo de aprender la lección. Si como inversores o consumidores de Seguros nos preocupamos por saber qué queremos y a dónde queremos llegar, buscamos asesoría de verdaderos expertos y finalmente investigamos que la Institución que me respalda sea segura, pues ya estamos del otro lado. En lo personal me preocupa que alguno de estos factores falle. Si falla que no sabemos lo qué queremos pero tenemos al asesor correcto y la institución correcta no es tan grave; si fallamos en la elección de un buen asesor la gravedad aumenta pero se arregla; pero si fallamos en los tres el desastre puede ser casi seguro. Algo parecido les paso a los que invirtieron con Stanford en México. O los que compran Seguros extranjeros que no están operando en México. Una Aseguradora Danesa lo hace y es ilegal. ¡Cuidado!.

Bueno todo esto es porque quiero recomendarles que como clientes se den el tiempo para conseguir un buen asesor. Que puedan evaluar la calidad de la Institución que los respalda. No compren un Seguro por ayudar a su familiar que se metió a venderlos; cómprenlo porque tienen una necesidad que cubrir, ayúdense a ustedes antes de ayudarle a un pariente. Tengan cuidado con los asesores disfrazados con un buen traje y una buena labia; contraten a alguien que sepa, sea experto y les genere confianza. Revisen que la Aseguradora o el Banco estén debidamente respaldados. Lean sus Contratos al detalle. Si no entienden algo pidan que se los expliquen hasta que quede claro. Clarifiquen sus metas. Sepan lo que quieren lograr. Sólo así sabrán si lo que adquirieron les ayuda o no a cumplirlas. Acepten su responsabilidad al momento de elegir.

Para terminar les dejo dos datos importantes:

1) En México NINGUNA Aseguradora, legalmente constituida aquí, puede quebrar.
2) Los Bancos sólo respaldan sus ahorros o inversiones hasta por 400,000 UDIS.

Tómenlos en cuenta al momento de decidir. Pregúntense quién garantiza su dinero. Continuare Mañana con las lecciones de Alicia. Los veo mañana.

Cómo garantizar El Caminito a la universidad. Una buena educación para nuestros hijos

Mi intención con el Post de ayer no fue para nada contribuir con la angustia familiar. Sé que escribí sobre las duras estadísticas, dí algunos datos duros, regularmente evito concientizar por el lado del miedo, pero esos datos son una realidad de México. Que nos hablan del largo camino que puede representar terminar la universidad. Sobre Todo si financieramente no lo planeamos. Cuando nuestros hijos lleguen a la edad universitaria es probable que estemos cerca de los 50 años o incluso seamos mayores. Eso para nuestra posibilidad de generar ingresos es un dato importante. Enfrentar el gasto de la universidad de los hijos a esa edad, con los ingresos de entonces, puede ser una verdadera lata y un sacrificio.Hablé sobre dos posibles soluciones por medio de los Seguros. Unos Garantizados y otros que llamé Flexibles. Prometí ahondar en el tema de cada uno en esta semana. Debido a los correos que recibí al respecto, hoy abordaré sobre los Planes Educacionales que yo le llamo “de Paquete”. Este tipo de Seguros son para los padres que necesitan que los obliguen a ahorrar y que no puedan tocar el fondo tan fácilmente. Son muy buenos para generar un Ahorro Garantizado con pequeños esfuerzos. Para efectos prácticos tomaré el ejemplo de la misma familia de ayer. Un dato más, el padre tiene 39 años. Recuerden que recomendé que no se destinara para este objetivo más del 15% de sus ingresos actuales.

Con esos datos en mente, elaboré como funcionaría con esta familia los Seguros de sus hijos. Tomé como moneda el dólar. El Ahorro debe garantizar que no perderá poder adquisitivo en el tiempo. Si los padres destina el 10% de sus ingresos actuales ellos pueden ahorrar cada año 2770 dólares. (30,000 pesos mensuales x 12meses x $13 pesos del T.C. x 0.10) Ahora veremos para qué les alcanza. No podemos dividirlo sólo entre dos y destinar así a cada hijo, por la diferencia de edades de cada quien. Lo que hice fue garantizar que cada niño tenga el mismo ahorro. Resulto que con ese ahorro, puede garantizar que cada hijo tenga 18,000 dólares para su universidad.¿No suena mal verdad? Ahora los detalles:

En el caso del hijo de 9 años deben ahorrar 1890 dólares fijos, cada año durante los próximos 9. Esto hace un total de 17,010 dólares ahorrados. Recibe casi 1000 dólares de “Interés”. Garantiza además que si el padre fallece, el hijo recibe en ese momento 36,000 dólares, para pagar los grados que faltan para llegar a la universidad. A los 18 años recibe su ahorro de 18,000 intacto para el pago de la universidad. Todo esto sin más aportaciones. Garantiza al padre que si llegara a invalidarse por accidente o enfermedad para trabajar, deja de aportar y recibe los mismos 36,000 para cubrir colegiaturas restantes y mantiene su protección por fallecimiento y Ahorro Garantizado durante el tiempo restante del plan. Ya no suenan mal los intereses ¿verdad? En resumen en caso de fallecimiento se reciben 54,000 dólares. En caso de Invalidez y fallecimiento posterior se reciben 72,000. Garantizado.

En el caso del hijo menor el ejemplo cambia un poco. Su aportación anual es de 1,100 dólares fijos anules durante 15 años. Son 16,500 en total. Recibe los mismos 18,000. lo que representa 1,500 de “Intereses”. Aquí por la edad calculé la protección por fallecimiento e Invalidez por 54,000 dólares. Lo demás funciona igual.

En resumen, la familia ahorrando poco más del 10% de su ingreso actual puede garantizar un Patrimonio para la educación de sus hijos. La palabra clave aquí es Garantizado. Recomiendo que se haga de la siguiente forma: Iniciar con la primera aportación anual de cada uno. El siguiente mes inicien con aportaciones mensuales ( la anualidad dividida entre 12) con cargo a su Cuenta de Cheques o Debito ( para evitar cargar a la T.C.) y continuar así hasta que se llegue al final del plazo. De esta forma Garantiza que de su ingreso mensual se apartara automáticamente para este fin.

Espero que el ejemplo no halla sido enredado y largo, pero esa forma es la más rápida y corta que encontré para explicar el caso. Recibo sugerencias y opiniones en eloylopez@previsionfinanciera.com . Con gusto les envio los archivos de los ejemplos. ¡Hasta mañana!

Los niños y los Seguros

Cuando mi hijo mayor me preguntaba, hace como 5 años, en qué trabajaba y yo le decía que en Seguros; él siempre ponía cara de ¿eso con que se come?.Explicarle a un niño sobre los Seguros es algo divertido, porque requiere de ser creativo. Pensé en diferentes formas de explicarle lo que hacen los Seguros. Recuerdo que la vez que le dije que si me pagaba un peso y si algo le pasaba a su juguete preferido yo se lo reponía, me empezó a entender. Las preguntas que me hizo después fueron más interesantes. Recuerdo que me decía ¿ y tu que ganas? si mi pelota se pierde me pagaras $10 pesos.

Al explicarle que para que funcionara, todos sus amigos, o la mayoría, tendrían que darme un peso para proteger a su juguete preferido. Que los juguetes deberían ser más o menos del mismo precio para que fuera justo. Ya empezó a entender, y me dijo que me daba el peso para que yo cuidara su muñeco preferido. Me divirtió la forma en que capto la idea porque estaba dispuesto a pagar para prevenir una posible perdida. Lo mejor, le diría a sus amigos que me dieran todos un peso para yo cuidara sus juguetes.

Parece que ellos que tienen toda la vida por delante podrían tener más seguridad. Me he dado cuenta de que como tienen algunos temores normales de su edad, los Seguros pueden ser que les ayuden a fortalecer su seguridad sobre el futuro o lo que pueda pasar.

Recuerdo que, después de entender el concepto de los Seguros, una vez me pregunto que si un Seguro de Vida garantizaba que no me moriría. Después de reponerme de la pregunta le contesté que no, que lo que en realidad hacen es que si algo me pasaba a él no le faltaría nada para seguir recibiendo sus juguetes, su ropa, sus vacaciones, su escuela y todo lo demás. Pensé que se pondría triste pero recuerdo que me dijo que al menos podría segur recibiendo cosas de mí.

Con el tiempo hemos profundizado en el tema y hoy que tiene nueve pues entiende muy bien el objetivo de un Seguro. Le ha tocado muchas veces ir conmigo a los hospitales a visitar a algún cliente que operaron y lo veo que se siente bien y seguro. Él pensaba que yo les pagaba cuando se enfermaban. Después le hablé de las Compañías de Seguros que son las que en realidad me respaldaban. Desde que me acuerdo dice que soy Mr. Increíble, de la película de Los Increíbles, porque también se dedica a los Seguros.

Debemos hablar con los niños sobre el tema de la Previsión Financiera. Como cualquier tema de prevenir tiene muchas ventajas. Es importante crear cultura al respecto porque se acostumbraran a hablar sobre el tema y a ser previsores sobre su futuro. Eso les dará una sensación de mayor control sobre su vida y diminuirá la angustia de la incertidumbre sobre el futuro que la mayoría de los niños tiene.

Dejaran menos cosas al azar y sabrán que ciertas cosas pasan y no las podemos evitar, pero que si podemos evitar que la perdida sea mayor. Que siempre habrá alguien que pueda ayudarnos a pagar ese juguete que se rompió o esa pelota que se poncho. Que no podemos evitar completamente que las personas enfermen pero si evitar que pierdan su patrimonio por recuperar la salud. En fin creo el tema da para mucho. Creo que prepararé una Presentación para hablar de Seguros con los niños.

Dejen sus comentarios al respecto.

Los niños y el dinero


Al final de la semana pasada leí en el Blog de Roberto Morán sobre si los niños deben ahorrar. Reflexioné al respecto del tema. Pensé en mis hijos. Estaba convencido de que sí deben hacerlo. No estaba de acuerdo en que lo hicieran por medio de las estampas que pretenden darles en la SEP.

Mis hijos me dieron una sorpresa. Querían comprarse un juguete de la película de Transfomers. Su mamá les dijo que no tenía dinero. Ellos recordaron que tenían $30 pesos, que recibieron como Domingo de parte de su abuelo. Les faltaba algo así como $60 pesos para el juguete. Mi hijo mayor, de nueve años, pensó en que la mejor opción era multiplicar el dinero. Ideó vender dulces para completar el resto. Es importante mencionar que no es la primera vez que lo hace. Ahora invitó a su hermano, que tiene tres años.

Invirtieron los $30 pesos en comprar Pulparindos y Galletas Mamut. Hicieron paquetes de a 5 pesos. El primer día ganaron $60 pesos. Al final de la semana generaron una de ganancia $300 pesos. Multiplicaron su capital inicial 10 veces, con una hora diaria de trabajo; digamos dos. Con sus ganancias se compraron dos juguetes, se fueron al cine a ver Harry Potter con todo y palomas. En la noche del viernes terminaron la semana festejando en Burguer King, con hamburguesa y todo, y después cenando en los tacos.

Estuve muy tentado a decirles que guardarán su dinero y que lo invirtieran en una cuenta y lo hicieran crecer, o algo parecido. Me dediqué sólo a observarlos. Me quedé callado y aprendí muchas cosas al respecto. Tenían un primer objetivo y lo alcanzaron; se dieron cuenta que sí pudieron y se pusieron otro más y lo lograron. Decidieron festejar su esfuerzo y no podía privarlos de hacerlo.

Creo que en las finanzas, como todo en la vida, a los niños primero deben divertirse y después tener ciertas responsabilidades. Estuve muy tentado a decirles que ahorraran pero me sorprendió ver que además se están volviendo compradores inteligentes. En la siguiente semana les hablare sobre “el juego” de las inversiones y lo divertido que puede ser para ciertos objetivos mayores.

La experiencia ha sido bastante agradable, adicional a que me ha cambiado la forma de pensar sobre su futuro. Creo que si los sigo apoyando a que logren sus metas financieras pues terminaran pagándose solos su propia educación. Creo que serán el mejor Seguro Educacional que pueda tener. Es sólo una idea inicial que requiere de ser pulida pero creo que un ahorro para su educación lo podré dedicar para que inicien su propio negocio, que les ayude para pagar su Universidad.

Pensé en eso porque acabo de terminar la Universidad y tengo varios amigos que desde los 18 tienen su propio negocio, y con él se pagaron sus estudios. Creo que mis hijos con guía adecuada podrán ser de ese grupo de jóvenes.

Se me ocurre que si canalizamos ese esfuerzo de forma adecuada llegarán a los 18 años siendo independientes financieramente. Para el mayor me quedan 9 años para lograrlo y para el menor 15. Creo que es tiempo suficiente para volverlos Inversionistas. Que aprendan todo lo relacionado a cómo hacer que el dinero trabaje para ellos.

Quiero decirles que me siento muy orgulloso de ellos además de que tengo un reto por delante bastante retador. Que además me queda mucho por aprender sobre cómo los niños ven el dinero. Los veo la próxima. Dejen sus comentarios.