Lo que tienes que saber antes de contratar tu seguro de ahorro

Si estás a punto de adquirir un seguro de ahorro, bien sea un dotal, uno de retiro o uno de devolución de primas, te tengo algunos consejos para antes de hacerlo. ¿Los quieres?

Mi primer consejo es que antes de contratar un seguro de ahorro debes identificar qué tipo de seguro es, si es dotal, vitalicio con fondo o uno de devolución de primas.

También pregunta si los valores que se presentan son garantizados o dependen de que el plan gane alguna tasa de interés en ese tiempo.

Los seguros dotales tienen una característica con la cual los puedes identificar: la suma asegurada por fallecimiento o por supervivencia, al final del plazo pactado, necesariamente debe ser la misma.

Cualquier seguro de ahorro que contrates dependerá de tus aportaciones para ir creando el fondo garantizado que puedes estar viendo en la propuesta, esto significa que, si dejas de hacer las aportaciones anuales acordadas, tu ahorro garantizado no se formará. Y si esto pasa podrás recibir menos dinero.

Otro consejo que te doy es que debes pensar muy bien qué cantidad puedes aportar cada año pase lo que pase, por ejemplo, ¿que va a podría pasar si de repente te quedas sin trabajo? ¿si cambia tu situación financiera? ¿si tienes gastos extraordinarios?

Los seguros dotales van generando una dote financiera, la cual es menor los primeros años y mayor de la mitad en adelante. Por ello contrata algo que puedas pagar siempre.

Si contratas un seguro de ahorro con valores garantizados y dejas de pagarlo en poco tiempo puedes perder dinero. Por ello debes contratar el monto que sea más cómodo para ti. Evitarás perder.

No contrates seguros de ahorro que superen tu capacidad de ahorro. No uses el escenario más optimista de ingresos futuros, mejor usa el peor escenario.

Déjame decirte que está comprobado que un gran número de seguros de ahorro se dejan de pagar de los tres a los cinco años. Es justo donde puedes perder más dinero. Por eso es muy importante planear tu aportación futura.

También debes identificar si lo que te están ofreciendo es un  seguro de ahorro o uno de  inversión; estos últimos tienen acceso a fondos de inversión y por lo tanto tienen riesgo.

Cuando platiques con tu agente pregúntale si el seguro que estás evaluando es de ahorro garantizado o de inversión. Y si la proyección que te está presentando es garantizada o no.

Los seguros de inversión regularmente  deben usar una tasa de interés futura. La cual se calcula de forma libre. Entonces debes preguntar en qué se basó y evaluar distintos escenarios con distintas tasas.

Si se usa una tasa de interés muy alta y un escenario muy, muy optimista corres el riesgo de estar viendo algo demasiado bueno para ser verdad y poco factible de cumplir.

Considera que  los seguros de ahorro son temas de mediano y largo plazo. No debes verlos como algo de corto plazo, pero tampoco es recomendable que los contrates con plazos de pago muy largos, si quieres contratar un plan vitalicio con ahorro contrata el plazo de pago menor. Máximo de 15 años de pago.

Está comprobado que en los seguros de ahorro las personas ahorran sin problemas 10-12 años. Después se les vuelve complicado hacerlo. La vida cambia.

En la actualidad hay seguros dotales con cobertura de muchos años pero plazos de pago cortos. Por ejemplo 10 años de pago y cobertura hasta los 60 o 70 años.

También hay seguros vitalicios con fondo de ahorro garantizado pero plazos de pago muy cortos. De 5 años el más bajo. Recomiendo ese plazo o si no 10 o 15 años máximo de pago.

Los seguros dotales de largo plazo de cobertura pero de pagos limitados te dan la tranquilidad de no tener que estar pagando cada año hasta que seas mayor.

Tanto en los seguros dotales como en los seguros vitalicios de pagos limitados tu dinero sigue creciendo después del plazo de pago y sin que tú aportes más dinero.

En resumen, elige el plazo de pagos más pequeño que puedas, así garantizas que tu seguro hará crecer tu dinero, te protegerá y sin que tengas que estarlo pagando  muchos años.

Mi último consejo, pero no menos importante: pregunta sin miedo de dónde sale cada número que te presentan y cómo fue calculado.

Al contratar seguros dotales debes aplicar la primera regla del inversionista: Conocer los costos de entrada y los costos de salida.

Los seguros dotales y de ahorro pueden ser tus mejores los aliados si dedicas el tiempo suficiente a encontrar el que sea mejor para ti y a conocer sus alcances y sus limitaciones. No compres un seguro de ahorro o inversión que te prometa que te volverás millonario.

Comprar un seguro de vida con ahorro puede ser una de las mejore la cosas que hagas en tu vida. ¡Compratelo! Solo antes asesorarte bien. Pregunta.

Recuerda que si necesitas asesoría sobre cómo contratar una póliza de este tipo, puedes solicitarla llenando el formulario de este sitio http://previsionfinanciera.com/

Si ya tengo mi Afore ¿necesito un seguro de retiro?

Hay muchas personas que trabajan y tienen su Afore y piensan que no necesitan un seguro de retiro, ya que creen que con el dinero de su afore será suficiente. ¿sabías que a tu Afore únicamente se va el 6.5% de tu salario mensual? el cual se conforma de 3 partes, una la aporta tu patrón, otra el gobierno y una pequeña parte la aportas tú. Te propongo que hagas un ejercicio: a tu sueldo mensual multiplícalo por .065, eso es lo que se destina mensualmente a tu Afore, si lo multiplicas por 12, eso estás ahorrando al año, calcula que te vas a retirar a los 65 y tu ahorro anual multiplícalo por los años que te faltan para jubilarte.

Por ejemplo, si tienes 30 años y tu sueldo mensual es de 10 mil pesos, mensualmente solo se van a tu afore 650 pesos, que al año son 7,800 pesos. Si te retiras a los 65 años, y trabajaste continuamente todos ellos, al llegar el momento de tu retiro, en tu cuenta personal de la Afore se habrán aportado un total de  273,000 pesos los cuales se incrementarán de acuerdo a los rendimientos que haya generado tu Afore menos los gastos administrativos que ésta tenga.

Como podrás darte cuenta, eso será insuficiente para que tengas un retiro en plenitud.

Te tengo buenas noticias, no tienes que quedarte únicamente con ese monto, puedes contratar un seguro de retiro que te lo que vas a recibir.

Existe una gran variedad de seguros de retiro, por ejemplo, están los que son conocidos como Planes Personales de Retiro o PPR en los cuales puedes deducir hasta el 10% de tu ingreso anual con un tope de 5 UMAS que son mas o menos como 147 mil pesos.

Dentro de los seguros deducibles de impuestos existen también los que son afectos al Artículo 185 de la LISR y que te permiten también deducir  anualmente hasta 152 mil pesos.

Finalmente, existen unos seguros de retiro que no son deducibles de impuestos, pero que, si los recibes a la edad de 60 o 65 años, los recibes libres de retención de impuestos.

Una de las  ventajas o beneficios importantes que te dan los seguros de retiro es que todas las aportaciones que tú vas haciendo ahí se van ajustando a la inflación a lo largo del tiempo, eso te garantiza que tu dinero no va a perder su poder adquisitivo, otro beneficio adicional es que tu vas a recibir una ganancia cierta, la cual va a depender de tu edad y el monto que tu decidas ahorrar. Estos dos beneficios te van a ayudar a que tu monto ahorrado sea mucho mayor al de una afore y te ayudan a complementarlo muy bien.

Los organismos internacionales, especialistas en temas de retiro, han recomendado que las personas ahorren entre un 10 y un 15% para el tema de su retiro, sólo para ese fin. Entonces, si tu en tu Afore tienes ya un 6.5% yo te recomendó que en una póliza de retiro, ahorres  al menos el otro 10% y con eso vas a tener un complemento maravilloso.

Es muy importante que, hoy que estás joven y que ya sabes esto, contrates un seguro de retiro como complemento ideal para tu Afore y que no dejes pasar más tiempo. Conozco muchas personas que han dejado pasar tiempo y que ya tienen 45 o 50  años y que ya están muy cerca de su retiro y se arrepienten de no haber iniciado antes. Por eso, tu no dejes que eso te pase, entre más joven empieces, menos vas a aportar y más vas a ganar con este tipo de complemento para tu retiro.

Si no tienes quien te asesore, recuerda que yo te puedo regalar una de mis asesorías por Skype o presencial, si vives en la Ciudad de México, para lo cual, envíame un correo a info@previsionfinanciera.com y mi asistente te concertará una cita conmigo.

¡Me encantará asesorarte para que complementes el ahorro que ya tienes en tu Afore para que puedas tener un retiro pleno!

¿Cómo vivir bien en el retiro? Una plática con Diego Bernardini

¿Están preparadas las ciudades y gobiernos para la creciente población de adultos mayores? Cada vez, la población mayor de 60 años superará a las generaciones más jóvenes en cantidad y eso requiere un cambio en la forma en que se prestan los servicios, pero también en cómo esas personas planean sus años de retiro para seguir siendo productivos.

Leer más

¿Hago aportaciones a mi AFORE o contrato un seguro de retiro?

Hace unos días en Twitter, @Sel_Torres hacía una pregunta sobre qué tan buenas son las aportaciones voluntarias a la AFORE. Le contesté que eran muy buenas y además muy seguras, entonces ella hizo una pregunta más: “¿y qué es mejor, tener un fondo de ahorro para el retiro o las aportaciones?”

Antes de responder recordé que esa pregunta me la han hecho unas veinte veces fácilmente. Mi respuesta, casi siempre, es que depende del tiempo y del monto que se quiera realizar de aportaciones voluntarias.

En esta ocasión no respondí lo mismo. Le dije que sin duda un plan de ahorro para el retiro podría ser mejor opción que las aportaciones voluntarias. Sin duda los seguros de retiro pueden ser una mejor opción que hacer aportaciones voluntarias a la AFORE.

Leer más

Si tengo 35, ¿cómo garantizo, con seguros, un millón para mi retiro a los 65?

Si debiéramos determinar cuál será tu etapa más productiva en la vida es muy probable que sea entre los 30 y los 50 años, ya que diversos Estudios indican que el ingreso de una Persona Económicamente Activa (PEA) se incrementa a los 36, se consolida a partir de los 40 y empiezan a decrecer a partir de los 50 años de edad. Esos mismos estudios recomiendan que, tratándose de ahorrar para el retiro, las personas deben guardar en ese periodo ( su etapa más productiva) entre el 15 y el 20 por ciento de su ingreso para poder garantizar un retiro más o menos decente.

Leer más