Si tengo 35, ¿cómo garantizo, con seguros, un millón para mi retiro a los 65?

Si debiéramos determinar cuál será tu etapa más productiva en la vida es muy probable que sea entre los 30 y los 50 años, ya que diversos Estudios indican que el ingreso de una Persona Económicamente Activa (PEA) se incrementa a los 36, se consolida a partir de los 40 y empiezan a decrecer a partir de los 50 años de edad. Esos mismos estudios recomiendan que, tratándose de ahorrar para el retiro, las personas deben guardar en ese periodo ( su etapa más productiva) entre el 15 y el 20 por ciento de su ingreso para poder garantizar un retiro más o menos decente.

Leer más

¿Cuántos años te gustaría vivir?

Tu vida puede ser más larga de lo que imaginas o tal vez más corta. Los seres humanos actuales tenemos dos riesgos principales: 1) Sufrir una muerte prematura ó 2) Vivir muchos años.¿Cuál de los dos eventos deberás enfrentar? No lo sabemos. Si yo te pidiera que pensaras en un número, libremente, como la edad máxima que piensas que vas a vivir, te sería un poco difícil contestar. Una razón corresponde a que es muy probable que no hayas pensado en eso y ni te interese. Sólo sabes que no quieres morir muy joven y quieres vivir lo más que se pueda.

Leer más

¿Los seguros no sirven para nada?

En México muchas personas piensan que los seguros son un gasto inútil. Hay que reconocer que, por su naturaleza de intangibles, puede parecer un gasto de verdad innecesario, porque, pensándolo bien ¿qué recibes a cambio de pagar una póliza de seguro? Sólo un papel que contiene una promesa de que si algo sucede, ellos se van a encargar de pagar. Leer más

Siéntete bien teniendo dinero y sueña con lo imposible hoy

Tal vez te ha pasado que vas a un centro comercial y no entras a las tiendas donde sabes que es muy caro.

Esos lugares que tienen un piso tan fino que sientes que lo vas a ensuciar con sólo pisarlo; o también te ha pasado que no te animas a ver los anuncios de las casas que en realidad se acercan a la de tus sueños. Esos que tienen un súper jardín, alberca, vista espectacular y recámara hasta para el perro. Y no te animas porque en tus adentros puede haber una vocecita que te dice: “No sueñes, eso no esta a tu alcance, ubícate en tu realidad”.

El que hoy no tengas para pagar algo que no está a tu alcance no quiere decir que en el futuro no puedas hacerlo. De la vista nace el amor, del amor los sueños y de los sueños el porqué esforzarte. Para generar riqueza en tu vida debes darte oportunidad de ver las cosas para las que hoy no te alcanza y de las que ni te animas a preguntar el precio. Esa es la premisa para empezar a generar riqueza en tu vida.

Es también la fórmula, o el camino para descubrir un objetivo superior en tu vida. Un objetivo que te ayude a sentirte bien teniendo dinero sin tener que gastarlo en ese momento, forzosamente. Esos conceptos que te platico los compartió Mauricio Candiani, de quien ya te he contado aquí, en su conferencia La Lógica del Dinero y la Riqueza, conceptos que comparto contigo porque creo que tienes derecho a generar riqueza en tu vida.

Tienes derecho a soñar con lo que hoy no puedes pagar. El que hoy no lo puedas pagar no debe limitarte a preguntar cuánto vale y cómo se puede pagar. No te estoy diciendo que sueñes a lo loco y que te endeudes a lo loco. No. Lo que te estoy diciendo es que las personas que son ricas o de alta renta, como les llama Mauricio, piensan de esa forma. Ese es el pensamiento que intento transmitirte. Esto no es un concepto sólo de superación personal. Es algo que va más allá. Soy un convencido: para que puedas generar riqueza en tu vida,primero debes mantener controlados tus gastos y después debes soñar con alcanzar algo que hoy no puedes pagar.

Eso es lo que te va a generar la motivación suficiente para empezar a generar las acciones que te muevan hacia ese objetivo. Si estás dispuesto a pagar el precio, el tiempo te dará la razón y poco a poco irás alcanzando cosas que ni siquiera están en tu radar económico. Hoy existen muchos lugares donde puedes ir ahorrando una parte del dinero que generas para que en largo plazo pueda crecer. Uno de esos lugares son los seguros de ahorro e inversión. Los cuales te pueden permitir, con el tiempo, alcanzar eso que hoy sólo es un sueño financiero.

Existen seguros de inversión que te permiten ir ahorrando de a poco, pero de forma constante, y que ese ahorro acceda a rendimientos superiores a la inflación y, con el tiempo, tu ahorro se multiplique. Existe una gran variedad de planes que te ayudan a que tu sueño se haga realidad. Sobre todo que a largo plazo puedas crear riqueza en tu vida, porque tienes derecho a ello. Al menos eso pienso yo. ¿Tú que opinas? Eso es todo lo que hoy quería platicar contigo. Por favor, cuídate mucho. Nos vemos el próximo martes.

Publicado en Capital de México el 27 de julio de 2014.

¿Primero gastas o ganas?

Todos aprendemos primero a gastar dinero y después a ganarlo.No sabemos tener dinero extra o aparte sin sentir que nos quema las manos. Así empezó la plática que tuve con Mauricio Candiani, conferencista sobre Finanzas Personales y otros temas, cuando le pregunté, pues tú y yo podemos tener problemas de generación de riqueza, y principalmente de manejo de dinero.

Aproveché que coincidimos en un foro en Monterrey para platicar sobre el tema para que puedas empezar a entender porqué, aún ganando un sueldo no tan bajo, vives al día y muchas veces las quincenas sólo te alcanzan para hacer frente a todos los gastos y no te sobra nada para ahorrar o guardar, pues, sin duda, eso puede hacerte sentir una frustración muy grande.

¿Te ha pasado que quieres ahorrar dinero y por más que intentas no lo logras? Eso se puede deber a que estás intentando hacerlo desde el enfoque incorrecto.

No te digo que estés equivocado, lo que te digo es que puedes estar luchando contra tu propia naturaleza.Primero aprendiste a gastar, después a generarlo y finalmente a ahorrarlo. ¿Recuerdas cuando tenías unos cuatro y cinco años? Si se te antojaba un rico y delicioso helado de chocolate, ¿qué hacías para conseguirlo? Lo más seguro es que le pidieras a tu mamá o a tu papá dinero para ir a la heladería de la esquina o a la tienda a comprarlo.

Lo anterior fue sólo el principio, porque seguiste creciendo y ahora no era sólo helado, ahora era un videojuego, un juguete; y en tu adolescencia o después, es muy probable que tu papá o tu mamá hasta te hayan comprado un carro.

Continuaste gastando sin preguntarte si las cosas que estabas comprando eran una necesidad, un gusto o un capricho. Simplemente seguiste comprando y comprando.

Sucedió después que te ofrecieron un mejor trabajo y eso incluía más sueldo. Después te dieron una tarjeta de crédito con un límite enorme (sentiste que era más ingreso) Te pusiste feliz y querías seguir comprando más cosas. Cosas que seguías sin preguntarte si las comprabas porque las necesitabas, porque te gustaban o porque simplemente eran un capricho. Así fue que cada vez, mientras más ganabas, más gastabas y tus finanzas personales se apretaron hasta llevarte a tu realidad actual.

Todo eso pasó, probablemente porque nunca te detuviste a preguntar sobre tus emociones o sentimientos respecto del dinero. Sólo te dedicaste a desear más y más cosas y a comprarlas. Y fue así que tus gastos siempre fueron adelante de tus ingresos. Empezaste a vivir en lo que Mauricio llama el Delay Financiero.

Para que puedas empezar a ahorrar, y después a generar riqueza, debes entender en primer lugar que el dinero es un instrumento y debes aprender a usarlo. Es como aprender a tocar la guitarra o el piano. Después, debes aprender a desarrollar una disciplina emocional que te ayude a entender tus sentimientos respecto al dinero. Esa disciplina empieza por saber cómo te sientes cuando gastas toda tu quincena en una cosa que te gustó mucho sin importarte que debías guardar un poco para lo que restaba de la quincena y al final llegó una especie de arrepentimiento que te hizo sentir muy mal por no traer ni un peso en la bolsa.

De eso y más platiqué con Mauricio en Monterrey. Si quieres ver lo que conversamos, busca hoy en el Canal de Youtube de Previsión Financiera. ¡Cuídate mucho!

Publicada en Capital de México el 15 de julio de 2014