Los seguros de vida SÍ son para las madres solteras

Edna tiene 27 años y trabaja como gerente en una empresa de Logística. Es mamá de Diego que tiene 7 años. Fue madre a los 20 años, cuando estudiaba la universidad. Recuerda que al enterarse de que estaba embarazada pasaron muchas cosas por su cabeza. Nunca pensó en no tener al bebé. Su principal preocupación era terminar su carrera. Le faltaba la mitad. Al hablar con sus padres sobre el tema, se llevo la grata sorpresa de que la apoyarían para que siguiera estudiando. Con su novio se llevó también una sorpresa: él no quería ser papá. Eso a ella no le sorprendió. Decidió tomar la decisión ella sola.

Hace dos años el padre de Edna tuvo un accidente y falleció. Desde ese momento ella ha tenido que hacerse cargo de los gastos de su mamá y de su hijo. De hecho es la principal proveedora de la familia. No tienen otro ingreso más que el que Edna genera con su trabajo. Afortunadamente desde que salió de la universidad ha conseguido que su sueldo sea cada vez mejor. Era una excelente estudiante y ahora está en lo que le gusta trabajar. Se siente afortunada porque su sueldo le ha permitido mantener a su familia con todos los gastos. Se siente feliz que sus ingresos le permitan darle a Diego una educación privada.

Desde que murió su papá ha pensado mucho en los seguros de vida. Él no tenía ni uno y por lo del accidente a su madre le entregaron unos 200 mil pesos. Hoy ya se acabaron. Por su trabajo Edna debe viajar mucho al interior de la república. Una pregunta que se hace constantemente es ¿Qué pasaría con su hijo y su mamá si ella  llega a fallecer? una pregunta que la atormenta mucho más es ¿Qué pasará con todos si me accidentó o me enfermo y no puedo seguir trabajando? ha habido muchas noches que no puede dormir de la preocupación por este tema. De hecho un par de noches ha llorado de la angustia que siente de tener tanta responsabilidad en sus hombros.

Hace dos semana Edna me escuchó cuando fui al programa de  Martha Debalyle y hablé de las 10 razones para contratar un seguro de vida. Una de las cuáles es si eres madre soltera. “Cuando te escuché con Martha me sentí un poco más angustiada, pero me dió la sensación de tú podrías ayudarme” me dijo la primera vez que hablamos. Una preocupación adicional que tiene Edna es ahorrar para su retiro. “Además de Diego ya no pienso tener más hijos y tampoco pienso en casarme, mis planes de vida son otros y en mi retiro no quiero depender de nadie”. Pensaba ahorrar 50 mil pesos cada año para su retiro. Unos 4 mil mensuales. Me pidió que le ayudará a evaluar cuál sería la mejor solución para ella.

Evaluamos que de seguro de vida necesitaba tener tres millones de pesos. Con esa suma si ella llega a fallecer ahora le puede alcanzar a su mamá y a Diego para mantenerse bien los próximos 15 años. Esa misma suma, en caso de que Edna sufra una Muerte Económica, por una Invalidez Total y Permanente, que ya no le permita seguir trabajando, le permiten reponer 10 años de sus ingresos. Lo cual ya la dejaba con menos angustias. Eso lo evaluamos primero en un seguro de vida temporal a 20 años. Ahora faltaba ver cómo podía resolver el tema de su retiro.

Después de analizar varía opciones de seguros de retiro concluimos en el Proyecta 10 de GNP sería una excelente opción. ¿Por qué? Porque por 55 mil pesos anuales durante 10 años, ajustados a la inflación, Edna garantiza un seguro de vida por tres millones de pesos hasta los 65 años, un seguro de Invalidez Total y Permanente, por la misma suma hasta los 60 años y un seguro de retiro por un millón de pesos ajustados a la inflación a sus 65 años de edad. Los tres beneficios que le solucionan sus principales preocupaciones, y sólo ahorrando durante los próximos 10 años, le gusto mucho.”En serio ni lo puedo creer, eres un ángel” me dijo al final.

La verdad es que sólo me dediqué a escucharla y a ver cómo podíamos resolver de la mejor forma todas sus preocupaciones de madre soltera, y principal proveedora económica de su familia, sin la necesidad de contratar muchas pólizas de seguro y que tenga que pagarlas durante mucho tiempo. La flexibilidad de los seguros como el Proyecta me gustan mucho porque se pueden armar de cierta forma que en un mismo plan la persona asegurada tenga todos los beneficios y con una prima mucho más accesible que otros seguros y por menos tiempo.

Hoy es una realidad que hay muchas mujeres que por distintas razones están en una situación similar a la de Edna y que cada noche sienten una angustia por sentir ese peso en sus espaldas o en sus hombros de ser las responsables de mantener económicamente a varias personas además de ellas mismas. Eso tiene solución. Si tú estás en una situación similar, y necesitas asesoría para analizar tu caso y encontrar la solución ideal a tu caso, contactame y pídeme la sesión de asesoría de 50 minutos por skype. Con gusto te asesoro y te ayudo a encontrar  el mejor seguro de vida para ti.

Por hoy es todo por favor ¡Cuidate mucho!

Los seguros de vida NO son para las Amas de Casa

Un mito sobre los seguros de vida es que éstos no son para las amas de casa. ¿El argumento? “Porque ellas no generan ingresos” dicen los creadores de éste mito. La realidad es que ellas pueden y deben tener un seguro de vida. ¿Por qué? Una ama de casa genera para su familia un ingreso “invisible” de aproximadamente. el 40% del ingreso de sus esposo. ¿Lo sabías?  Ellas hacen un trabajo en casa que permite que su esposo genere el sueldo que genera al salir a trabajar. El ama de casa, de hecho, es algo así como la socia de su esposo en la generación de ingresos a la familia.

¿Por qué el ingreso del ama de casa es “invisible”? Porque el trabajo que ella realiza no tiene una paga tangible como la de su esposo. Es por eso que para entender el por qué ella necesita estar asegurada hay que hacer visible ese ingreso. Cuando les pregunto a algunos ejecutivos que me toca visitar y les tocó el tema de que su esposa debe estar también asegurada, ellos hacen una cara extraña y piensan para sus adentros “pero si el que gana el dinero soy yo, ella sólo está en la casa”. No me lo dicen pero sé que lo piensan por la cara de extrañeza que hacen cuando les pregunto al respecto.

Empiezo a hacerles preguntas como  ¿Cuánto pagarías cada mes a una persona que haga en casa todo lo que hace tu esposa si ella llega a morir? Primero se espantan y empiezan a rascarse la cabeza y a mirar para todos lados.

En caso de muerte de la ama de casa el esposo tendría que pagar, cuando menos, a una persona que haga de comer y cuide a los hijos. ¿Cuánto cuesta eso? Pues depende del estilo de vida que lleve la familia, pero por lo regular hay que contratar cuando menos a dos personas. Una que lleve y traiga a los hijos a la escuela  y otra que se haga cargo de la casa. Aquí aparece la siguiente pregunta en caso de la muerte del ama de casa ¿Cuánto habría que pagarle a una persona que haga todo lo que ella hacía en casa? Y, aprovechando el viaje pues preguntemos ¿Qué gastos adicionales cada mes tendría que hacer su esposo (ahora viudo)?

Siguen la lluvia de preguntas ¿Qué pasaría con los gastos mensuales de su esposo (ahora viudo)? ¿Seguirían siendo los mismos? No lo creo. De hecho estoy seguro. Al dar respuesta a éstas preguntas el ingreso mensual generado por ellas empieza a hacerse visible. Su trabajo en el hogar empieza a tomar otra dimensión. Ya los esposos empiezan a darse cuenta que no son los únicos generadores del ingreso monetario de la familia y que el sueldo que ellos generan es en realidad un trabajo en equipo. Entonces el seguro de vida para su esposa ya no parece una cosa nada descabellada. De hecho, la necesidad de que ella tenga uno ahora está más clara que nunca.

La mejor noticia de todas es que no es necesario que el esposo contrate dos pólizas de seguro de vida para proteger a la familia. Lo ideal es que haga un seguro de vida mancomunado. Este tipo de seguros aseguran a los dos esposos en una sola póliza. Cubren dos riesgos pero se paga sólo por una póliza. Eso es mucho mejor por efectos de “costos” . Ese es un tema que debo explicarte por aparte en un próximo post para que sepas como funcionan éste tipo de planes.

Regresemos al tema de que si las amas de casa necesitan tener seguro de vida. Con lo que te acabo de platicar queda claro que sí. Queda claro que ellas SÍ necesitan tener un seguro de vida. Bien sea independiente al del esposo o en conjunto con él. La familia se vería afectada económicamente tanto con la muerte del padre como de la madre.

¿Cómo calcular por cuánto debe asegurarse una ama de casa? y además ¿qué tipo de plan es mejor para ella? Eso requiere de un análisis particular del caso y una asesoría más personal. Debo decirte que si es tu caso y necesitas ayuda no te preocupes yo te puedo ayudar. Sólo debes pedirme la sesión de asesoría de 50 minutos por skype y con gusto te asesoraré en el tema.

Antes de despedirme quiero invitarte a que si tienes algo que opinar al respecto del tema hazlo en el espacio de comentarios. Eso enriquece el tema.

Por hoy es todo nos vemos en el próximo post. ¡Por favor cuídate mucho!

4 Mitos sobre los seguros de vida

Sobre los seguros de vida se dicen muchas cosas. Algunas de ellas son verdad y algunas otras son mitos que sólo contribuyen a generar más desinformación y un alejamiento de quien tal vez podría llegar a necesitarlo y no lo sabe. Es por eso que me di a la tarea de enumerar cuatro de los mitos más importantes que hay respecto los seguros de vida:

1) Sólo dan dinero si me muero. Una gran cantidad de personas sigue creyendo que estos seguros sólo pagan cuando se mueren. Debemos mencionar que en los últimos 20 años los seguros de vida han evolucionado ya hay muchos que pagan dinero al asegurado en caso de que llegue con vida al final del plazo pactado con la aseguradora.

Un ejemplo de ello son los seguros de vida dotales. Los cuales pagan la suma asegurada si el asegurado vive o muere. Cabe mencionar que éstos no son los únicos planes que entregado dinero al asegurado en vida. Sólo es para ejemplificar es eso es un mito.

2) Los seguros de vida no pagan. El mito de que los seguros no pagan es general. Suele estar alimentado regularmente por el clásico “me dijeron”. Para que te des una idea de si pagan o no pagan te decimos que, según datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros ( AMIS), las aseguradoras del ramo de vida pagan diariamente 169 millones de pesos. ¿Crees que si los seguros de vida no pagarán las personas seguirán contratándolos? Claro que no.

3) Los seguros de vida son muy caros. Muchas personas no saben que de hechos, dentro de los seguros de personas, son los más baratos que existen, Para que te des una idea te decimos que su “costo” dependiendo de la edad y Género, puede ser de entre 1% o menos y en los casos de seguros de vida con recuperación alrededor del 2%. Lo anterior quiere decir que por más años que lo pagues siempre va a ser más barato contratar un seguro que el hecho de que tú o tu familia deban enfrentar el daño económico solos.

4) Sólo sirven para protegerse en caso de muerte. Debes saber que los seguros de vida están pensados para proteger de varios riesgos adicionales a los que estás expuesto. Uno de esos riesgos adicionales es el riesgo de Muerte Económica en caso de sufrir, por accidente o enfermedad, una Invalidez Total y Permanente que ya no te permita seguir trabajando y continuar generando ingresos. Hay muchos seguros de vida que también cubren el riesgo de supervivencia o sobrevivencia, que es el riesgo de llegar a vivir muchos años, el cual es cubierto por todos los seguros de retiro, que tienen como base a los seguros de vida.

Es probable que algunas de las respuestas a estos mitos ya las conocieras y también es probable que no, por eso quisimos compartir contigo las realidades de este tipo de planes. La idea es que les pierdas el miedo y te acerques a ellos ya que pueden tener muchos beneficios para ti. Los seguros de vida, estamos convencidos, te ayudan a tener tranquilidad financiera.

 Esperamos que ésta información te resulte interesante e importante para tu vida. 

Recuerda que si necesitas asesoría para elegir y contratar seguros de vida puedes pedirme la sesión gratuita de 50 minutos por skype. Con gusto te ayudaré.

¡Por favor cuídate mucho!

Los seguros y el Breaking Good.

Había una vez en en la vida real un personaje llamado Eduardo López y conocido entre sus amigos como Lalo López. Su vida ha sido muy feliz. Tiene recuerdos muy agradables de su infancia. De joven quiso ser futbolista pero terminó siendo publicista ( lo cual para nada es un fracaso) y fundó una de las mejores Agencias de Publicidad de México, llamada Oveja Negra. Se casó con una gran mujer y crearon una gran familia. En junio de este año recibió la noticia de que tenía cáncer en el hígado y no sólo eso, ya se encontraba en una etapa bastante avanzada. Algo muy parecido a la historia de Walter White y su Breaking Bad que ya te conté en este blog.

A diferencia del personaje de ficción de la Serie, Lalo, un personaje de la vida real, decidió hacer de esto su Breaking Good el cual empezó por hacer una serie de elecciones para ser una historia de éxito. Empezo por elegir ensanchar su vida. Su madre falleció hace 10 años de lo mismo y él decidió que iba a hacer de este evento algo diferente. Entre otras cosas, abrió su blog El Diario de un Guerrero que sirviera para contar su historia y que, el hecho de hacerlo, sirviera a más personas que enfrentan la enfermedad a ver cómo pueden lidiar con ella de una mejor forma. No sólo eso, decidió enfrentar su enfermedad de una forma diferente.

Yo tuve la enorme fortuna de conocer a Lalo en uno de los webinars gratuitos de Quidam Global donde compartió su historia, la cual puedes conocer directamente viendo la grabación dando click aquí, donde nos comentó que se estaba reconciliando con el cáncer. Cuando lo vi y escuché casi me hace llorar. Debo confesarte que me toco de una forma que pocas veces algo o alguien lo había hecho. Su historia me conmovió enormemente. ¿Por qué? Por tantas cosas que sería largo enumerarlas aquí. La primera fue por su forma de enfrentar la situación: Decidió que su historia fuera una historia de éxito y que esto no fuera una desgracia o recordado por su familia como un evento malo o que les cambió la vida para mal.

Lalo decidió hacer una serie de elecciones que lo han llevado primero a luchar contra el cáncer  y después a buscar reconciliarse con él. Tal vez, a éstas alturas te estés ¿pero qué tiene que ver ésto con los seguros? Pues mucho, porque justo gracias a ellos es que él decidió darle batalla inicial a la enfermedad y así ganar tiempo para poder después reconciliarse con el cáncer.

Cuando conocí la historia de Lalo le pedí que nos regalara una entrevista en vídeo para el blog. El objetivo es que conozcas de primera mano una historia de éxito y una vida que se está transformando positivamente gracias al cáncer.

Hoy te dejo la primera de tres partes de que consta la entrevista. Espero que el verla sea inspirador para ti y que si estás enfrentando un proceso similar puedas conocer que se puede hacer algo.

Espero te guste. ¡Cuídate mucho!

zp8497586rq

4 casos en los que no necesitas un seguro de vida.

Para mí hay cuatro cosas que te hacen saber que NO necesitas un seguro de vida:

1.- Ya colgaste los tenis. Esta es una razón que parece ridícula o absurda. En realidad lo es, pero es real. No quiero decirte que es demasiado tarde para pensar en ello, pero la verdad es que dudo mucho que alguna aseguradora quiera asegurar a una persona que “ya se siniestró”. Es como si aceptara asegurar autos chocados o que ya se robaron. De hecho, si lo piensas bien, una persona que ya está muerta no necesita nada. Un seguro de vida menos.

2.- Eres un bebé. Los seguros de vida en México aceptan asegurar a personas de 12 años en adelante. Los bebés necesitan sólo dormir y comer. También que los atiendan en todas sus necesidades. Ellos en realidad no deben preocuparse de muchas cosas. Tal vez sólo de llorar lo suficiente duro para poder comunicarse y avisar que necesitan ayuda. Ellos dependen de las demás personas. No hay nadie que dependa de ellos. Por eso no necesitan un seguro de vida.

3.- Tienes más de 70 años. Pues debo decirte que así como los bebés no pueden tener un seguro de vida, las personas que ya rebasan las siete décadas de vida tampoco son personas asegurables. De hecho la edad límite para contratar un seguro de vida es justo 70 años. Además, si lo piensas bien, una persona de esa edad ya no “debería” tener hijos pequeños que dependen de ella. Aunque debemos reconocer que hay sus excepciones a la regla.

4.- Eres vagabundo. No tienes casa, trabajo ni nadie más de quién preocuparte. Si esta razón te parece dura la verdad es que así es. No eres una persona que dependas de tu trabajo, que seas alguien productivo. Parece que si llegas a fallecer nadie se vería afectado económicamente por tu muerte. De hecho parece que tú eres una persona que depende de la caridad y el dinero que los demás puedan darte. No al revés.

 ¿Te parece que exageré un poco? La verdad es que ese era el objetivo al escribir esto. Usar la exageración para ayudarte a ver las situaciones absurdas y tal vez graciosas en las que los beneficios que tienen los seguros de vida pues no tienen ningún sentido. Quiero ayudarte a reír un poco y a que te puedas ubicar dentro de una situación que te haga preguntarte si yo no estoy en ninguna de esas situaciones

 ¿Necesito un seguro de vida? ¿Para qué me serviría a mi comprar un seguro de vida?

Sólo te digo que si eres una persona joven, productiva aun sin tener hijos necesitas tener un seguro de vida. Ya no digamos si eres padre o madre de familia, es un hecho que tienes la necesidad que tienes de estos seguros.

Pero la cosa hoy no es ponerse serios, es sólo pensar en cosas absurdas y reír un rato.

¡Buen inicio de semana!