Entradas

¿TODOS LOS SEGUROS DE AHORRO SON SEGUROS DOTALES?

Muchas personas creen que todos los seguros de ahorro son seguros dotales. Si tú eres una de ellas, desde ahora te comentamos que eso es incorrecto.

Los seguros Dotales pertenecen a los seguros de ahorro, sin embargo, no todos los seguros de ahorro son seguros Dotales.

Esto puede parecerte confuso, no te preocupes, no eres experto en seguros y nosotros estamos para explicarte.

Los seguros de ahorro tienen su origen en las pólizas de vida universal, las cuales nacen con el objetivo de que  las personas dejen de ver a los seguros de vida como un instrumento que solo paga si te mueres y empiecen a aprovecharlo como un instrumento financiero con más posibilidades, como son la de crear un fondo de ahorro que genere intereses que en un futuro puede ser aprovechado por el dueño de la póliza para cumplir esos proyectos que requieren una inyección de dinero; con esto las pólizas de seguro de vida se convirtieron también en creadoras de patrimonio.

Los seguros universales cuentan una reserva matemática que puede estar junta o separada de la suma asegurada, la operación de la póliza permite que la aseguradora tome de esta reserva  mes con mes lo que le cuesta asegurar a esa persona.

¿De qué se compone esta reserva matemática? De todas las aportaciones que el asegurado hace, cabe mencionar que en los seguros universales no se les llama primas sino aportaciones; de esta reserva la aseguradora toma mensualmente el costo que le lleva asegurar a la persona dueña de la póliza. Con ésto puedes ver claramente que las aseguradoras no se cobran a lo chino, solo siguen las instrucciones que están fijadas en el contrato desde un principio.

Finalmente, queremos comentarte que los seguros dotales no generan una reserva como las pólizas universales, éstos, con el tiempo, generan una dote financiera  y también permiten hacer aportaciones adicionales a la prima que pueden ingresar a un fondo de administración ligado al plan.

Pero de todo esto te hablaremos el próximo jueves.

Recuerda que si necesitas asesoría de expertos contáctanos 

¡nos encantará asesorarte!

¿LOS SEGUROS DOTALES SE COBRAN A LO CHINO?

Hace un par de semanas salió publicado un artículo en El Economista, escrito por Juan Tolentino, un periodista al que respeto mucho y que me parece muy profesional y toma muy en serio los temas sobre los que escribe. La semana pasada en su cuenta de Twitter escribió “…aguas, los seguros dotales pueden cobrarse a lo chino…”

Yo leí la nota completa, sin embargo hacen falta algunas precisiones.

El día de hoy vamos a comentar esa nota.

En ella se dice que, si una persona no paga su prima, las aseguradoras empiezan a cobrar de lo que tenga, es decir, si un asegurado muere y “no avisa a la aseguradora”, ésta se empieza a cobrar de la reserva y que, cuando los beneficiarios se dan cuenta de que existe esta póliza y la van a cobrar, la aseguradora les entrega menos dinero, porque ya se cobró las primas que no se pagaron, ésta es  una imprecisión absoluta.

Los seguros dotales tiene dentro de las condiciones generales del contrato, tres opciones por  si el asegurado dejara de pagar por cualquier razón. Son mecanismos a favor del  asegurado para que no se quede sin protección, estos son:

  1. El préstamo automático.
  2. El seguro prorrogado.
  3. El seguro saldado.

Tienen el objetivo de mantener al asegurado protegido, mientras se puede poner al corriente en sus aportaciones. Recordemos que los seguros dotales son seguros de vida en vida. Esto es, le van a entregar la misma suma asegurada a la  familia en caso de fallecimiento prematuro o al asegurado si llega con vida al final del plazo pactado.

A continuación te explicamos como funciona cada cláusula

  1. Préstamo automático. Si el asegurado, por cualquier situación, dejó de pagar sus primas pero la póliza tiene algún valor garantizado y está contemplado en las clausulas el préstamo automático, entonces la aseguradora hace uso de ésta. Su objetivo es que el asegurado no pierda la cobertura en su póliza, la ventaja de esta cláusula es que, cuando el asegurado pueda ponerse al corriente, sus valores garantizados se restablecerán totalmente.
  2. En el seguro prorrogado. Si el asegurado ya no pudo continuar pagando sus primas y su seguro dotal ya tiene valores garantizados, lo que hace la aseguradora es disminuir el plazo contratado y mantiene la misma suma asegurada que contrató.
  3. Finalmente está la opción de seguro saldado, en la cual la aseguradora mantiene el tiempo pactado en un inicio y disminuye la suma asegurada contratada.

 

Pongamos un ejemplo, Juan contrata un dotal a 15 años,  va al corriente y en el año ocho se le presenta una enfermedad crónica, digamos diabetes, que lo manda al hospital, estuvo delicado por varios meses y no paga un año su prima. En ese momento Juan ya tiene una enfermedad y no sería una persona asegurable. Si su póliza se cancelara en automático, el perdería su cobertura y la opción de un nuevo seguro de vida.

Es por esto que, cualquiera de las tres cláusulas anteriores tienen como objetivo proteger a Juan, en ningún momento están pensadas para beneficiar sólo  a la compañía aseguradora.

 

Otra imprecisión en la nota es que dice que, si el asegurado fallece y no se notifica a la aseguradora y años después los beneficiarios la cobran, se les entrega menos de la suma asegurada.

 

En realidad, las cláusulas también dicen que, si la póliza se mantuvo vigente, se les entregará a los beneficiarios la suma asegurada menos las primas no pagadas y si devengadas. Esto quiere decir que si el asegurado estuvo vivo y su póliza al corriente, si fallece y sus beneficiarios se dan cuenta tres o cuatro años después, aunque hubiera entrado en vigor algunas de las cláusulas pero los beneficiarios comprueban que falleció hace tres años, la aseguradora debe reintegrar lo que hubiera tomado después del fallecimiento del asegurado y entrega la suma asegurada completa a sus beneficiarios.

 

En una siguiente entrega, te explicaremos porqué no todos los seguros de ahorro son seguros dotales.

 

 

 

Si tengo 35, ¿cómo garantizo, con seguros, un millón para mi retiro a los 65?

Si debiéramos determinar cuál será tu etapa más productiva en la vida es muy probable que sea entre los 30 y los 50 años, ya que diversos Estudios indican que el ingreso de una Persona Económicamente Activa (PEA) se incrementa a los 36, se consolida a partir de los 40 y empiezan a decrecer a partir de los 50 años de edad. Esos mismos estudios recomiendan que, tratándose de ahorrar para el retiro, las personas deben guardar en ese periodo ( su etapa más productiva) entre el 15 y el 20 por ciento de su ingreso para poder garantizar un retiro más o menos decente.

Leer más

¿Van a desaparecer los seguros dotales?

El viernes de la semana pasada una persona en Tuiter me comentaba, palabras más palabras menos,  que había escuchado un rumor de que iba a haber cambios en los seguros de vida y ahorro y que ya no iba a haber seguros dotales y educacionales. Me decía que sólo iban a existir puros seguros de protección. Y me preguntó si yo sabía algo. Todo ese rumor, le dije, derivó de que AXA en México, informó que desde el 7 de julio de éste 2014  iba a dejar de comercializar sus seguros dotales y su seguro educacional conocido como Eduplan. Dió como prórroga hasta el mes de septiembre. Debido a esto, me comentaba, había escuchado que también Grupo Nacional Provincial (GNP) dejaría de hacer lo mismo con sus seguros dotales. Le comenté, como ahora lo hago contigo, que lo primero, de AXA, sí es un hecho, de lo de GNP es un rumor sin fundamento, Leer más

¿Cuánto debo ahorrar para mantener mi seguro médico en retiro? 2/2

Después de determinar la cantidad que necesitaban ahorrar, para mantener su póliza de gastos médicos en el retiro, y de calcular lo de qué tamaño debería ser su Fondo de Manutención para el Retiro, de acuerdo a la mensualidad que desean recibir y el tiempo que calculan vivir, pasamos a revisar cuáles serían las opciones de solución para ellos. Una opción inicial, la más obvia tal vez, es que empiecen a ahorrar lo que necesitan para tener los 15 millones de pesos que van a necesitar como mínimo para los dos objetivos que quieren lograr. Dividiendo esa cantidad por  los 20 años que le faltan a la esposa para llegar a los 65 años nos da que deben ahorrar 750 mil pesos cada mes. Lo que significa 62 mil 500 pesos mensuales. No es una mala noticia, sólo es un dato real que ayuda a ubicar lo que deben hacer para tener el retiro que quieren.

Después de esa primer resultado vimos que era algo casi imposible de hacer para  para ellos. Implica dejar de lado otros gastos que hoy son muy importantes para ellos. “Por más que recortemos gastos creo que es algo que no vamos a poder hacer” me dijo ella. Para empezar a bajarle la angustia que estaban sintiendo los dos empecé por decirles el primer dato. Ya que sabemos cuánto van a necesitar ahora vamos a revisar los Activos que les pueden ayudar e generar esos 50 mil pesos para vivir y lo de su póliza de gastos médicos. No todo debe ser sólo de ahorro y empezar a gastarlo, les dije.

Como les prometí, vamos a hacer una solución por etapas. Para ello, les dije, sera necesario seguir haciendo algunas preguntas. Empecemos por responder ¿Cuánto sí pueden ahorrar desde hoy para su retiro? Su respuesta fue que 15 mil pesos mensuales entre los dos. Eso les garantiza, en un seguro de retiro, tener 4 millones 600 mil pesos ajustados a la inflación. Lo que representa un millón de pesos más de lo que ahorran. Esa es la magia de los seguros de retiro. En la mayoría de los casos te entregan más dinero del que ahorraste. Ahora sólo falta ver cómo van a crear el monto adicional que les falta.

La siguiente pregunta es ¿Qué gastos actuales pueden recortar en los próximos cinco años? Lo que hoy pagan por colegiaturas de sus dos hijos. En ese tiempo ellos ya están en la universidad y eso ya lo solucionaron ahorrando en sus seguros educacionales. Eso les deja un flujo de 10 mil pesos mensuales aproximadamente. Lo cual deben planear usarlos como ahorro para su retiro. Eso les dará, a los 65 años, cerca de otros dos millones de pesos de Fondo Garantizado.. Los cuales ayudan a sumar para lograr el objetivo inicial. Dejame decirte que a estas alturas de la platica ya habían recuperado un poco el aliento. La angustia empezaba a si no a desaparecer sí a disminuir.

La cosa ya no se ve tan terrorífica después de que empiezas a planear. Sobre todo cuando empiezas por hacer lo que sí puedes hacer y no concentrándote en lo que no puedes y en lo grande del objetivo. Ahora debíamos continuar con las preguntas.

¿Piensan conservar su casa actual cuando se retiren?

¿Piensan poner algún negocio en su retiro?

¿Piensan seguir trabajando en su retiro?

Un hecho indudable que salió a la luz en esta plática es que, una forma de disminuir o eliminar el riesgo de vivir muchos años, es buscar seguir siendo productivos en esa etapa. El trabajo por gusto, no por necesidad, puede tener dobles beneficios. El beneficio psicológico de  saberse productivo ayuda a mantenerse joven y, por otro lado, se convierte en una fuente de ingresos para vivir el retiro de una forma plena.

No es obligatorio dejar de trabajar totalmente en el retiro. En la Guía Para Tener un Retiro Exitoso en 10 Pasos, que publicaremos este mes, descubrimos, platicando con las personas que hoy viven un retiro exitoso, que el seguir siendo productivos de alguna forma es un requisito casi indispensable para mantenerse joven y con salud financiera. Eso es lo que finalmente pude transmitirles a este matrimonio que asesoré. Cosa que finalmente no les pareció descabellada y les ayudo a bajar toda la tensión y estrés que sintieron al inicio cuando empezamos a hacer las cuentas de todo el dinero que van a necesitar.

Como puedes ver no hay una receta mágica para tener un retiro exitoso. Lo más importante es tener una idea más o menos clara de cómo quieres vivir esa etapa de tu vida, para después poderle poner “precio” a eso y finalmente hacer un plan que te ayude a conseguirlo sin morir en el intento.

Recuerda que si necesitas asesoría para ello puedes enviarme un mail y pedirme una sesión de 50 minutos por skype para empezar a evaluar tu situación y las posibles soluciones. ¡Me dará mucho gusto poder ayudarte!

Por favor ¡Cuidate mucho!