Entradas

Los seguros de vida NO son para las Amas de Casa

Un mito sobre los seguros de vida es que éstos no son para las amas de casa. ¿El argumento? “Porque ellas no generan ingresos” dicen los creadores de éste mito. La realidad es que ellas pueden y deben tener un seguro de vida. ¿Por qué? Una ama de casa genera para su familia un ingreso “invisible” de aproximadamente. el 40% del ingreso de sus esposo. ¿Lo sabías?  Ellas hacen un trabajo en casa que permite que su esposo genere el sueldo que genera al salir a trabajar. El ama de casa, de hecho, es algo así como la socia de su esposo en la generación de ingresos a la familia.

¿Por qué el ingreso del ama de casa es “invisible”? Porque el trabajo que ella realiza no tiene una paga tangible como la de su esposo. Es por eso que para entender el por qué ella necesita estar asegurada hay que hacer visible ese ingreso. Cuando les pregunto a algunos ejecutivos que me toca visitar y les tocó el tema de que su esposa debe estar también asegurada, ellos hacen una cara extraña y piensan para sus adentros “pero si el que gana el dinero soy yo, ella sólo está en la casa”. No me lo dicen pero sé que lo piensan por la cara de extrañeza que hacen cuando les pregunto al respecto.

Empiezo a hacerles preguntas como  ¿Cuánto pagarías cada mes a una persona que haga en casa todo lo que hace tu esposa si ella llega a morir? Primero se espantan y empiezan a rascarse la cabeza y a mirar para todos lados.

En caso de muerte de la ama de casa el esposo tendría que pagar, cuando menos, a una persona que haga de comer y cuide a los hijos. ¿Cuánto cuesta eso? Pues depende del estilo de vida que lleve la familia, pero por lo regular hay que contratar cuando menos a dos personas. Una que lleve y traiga a los hijos a la escuela  y otra que se haga cargo de la casa. Aquí aparece la siguiente pregunta en caso de la muerte del ama de casa ¿Cuánto habría que pagarle a una persona que haga todo lo que ella hacía en casa? Y, aprovechando el viaje pues preguntemos ¿Qué gastos adicionales cada mes tendría que hacer su esposo (ahora viudo)?

Siguen la lluvia de preguntas ¿Qué pasaría con los gastos mensuales de su esposo (ahora viudo)? ¿Seguirían siendo los mismos? No lo creo. De hecho estoy seguro. Al dar respuesta a éstas preguntas el ingreso mensual generado por ellas empieza a hacerse visible. Su trabajo en el hogar empieza a tomar otra dimensión. Ya los esposos empiezan a darse cuenta que no son los únicos generadores del ingreso monetario de la familia y que el sueldo que ellos generan es en realidad un trabajo en equipo. Entonces el seguro de vida para su esposa ya no parece una cosa nada descabellada. De hecho, la necesidad de que ella tenga uno ahora está más clara que nunca.

La mejor noticia de todas es que no es necesario que el esposo contrate dos pólizas de seguro de vida para proteger a la familia. Lo ideal es que haga un seguro de vida mancomunado. Este tipo de seguros aseguran a los dos esposos en una sola póliza. Cubren dos riesgos pero se paga sólo por una póliza. Eso es mucho mejor por efectos de “costos” . Ese es un tema que debo explicarte por aparte en un próximo post para que sepas como funcionan éste tipo de planes.

Regresemos al tema de que si las amas de casa necesitan tener seguro de vida. Con lo que te acabo de platicar queda claro que sí. Queda claro que ellas SÍ necesitan tener un seguro de vida. Bien sea independiente al del esposo o en conjunto con él. La familia se vería afectada económicamente tanto con la muerte del padre como de la madre.

¿Cómo calcular por cuánto debe asegurarse una ama de casa? y además ¿qué tipo de plan es mejor para ella? Eso requiere de un análisis particular del caso y una asesoría más personal. Debo decirte que si es tu caso y necesitas ayuda no te preocupes yo te puedo ayudar. Sólo debes pedirme la sesión de asesoría de 50 minutos por skype y con gusto te asesoraré en el tema.

Antes de despedirme quiero invitarte a que si tienes algo que opinar al respecto del tema hazlo en el espacio de comentarios. Eso enriquece el tema.

Por hoy es todo nos vemos en el próximo post. ¡Por favor cuídate mucho!

¿Ahorro para mi retiro o para la universidad de mis hijos?

Ayer por la tarde estaba leyendo sobre las padres y madres “tardíos” y la ansiedad financiera que viene acompañada de la alegría de ser padres. Ellos son las personas que, por distintas razones, empiezan a tener a sus hijos entre los  35-40 años de edad. Justo al terminar mi lectura empecé a compartir en Twitter algunos datos, reflexiones y consejos, respecto del dilema que representa tener que elegir entre ahorrar para tu retiro o para la educación universitaria de los hijos. Ahora quiero compartirlos contigo, por si estás en una situación similar sepas que hacer.

Empecemos por responder ¿Qué les preocupa a éste tipo de papás y mamás? tienen ansiedad principalmente por el retiro y la muerte prematura de uno de los dos, antes de que los hijos lleguen a ser económicamente independientes. Por ejemplo un hombre que es padre a los 37 años estará entrando a su edad de retiro cuando su hijo, hoy recién nacido, esté acabando la universidad, a los 23 años aproximadamente. Es entonces que se enfrentan la disyuntiva que representa tener que elegir entre de ahorrar para la educación universitaria de sus hijos o el retiro de ambos. Además de la apremiante necesidad que tienen de contar con un seguro de vida.

Si tú enfrentas hoy una situación similar permiteme darte consejo: Elige ahorrar para tu retiro. Piensa que los gastos de la universidad de tu hijos duran sólo cinco años. Los de tu retiro pueden durar 20 años o más. No lo sabes. ¡Elige correctamente, no lo dudes ni un momento! Si no ahorras para la universidad de tus hijos ellos tendrán siempre la opción de una beca, o algún financiamiento de cualquier otro tipo. NO existen becas o financiamientos para el retiro. ¿ O sí?

Ahora, si tu hijo, o hija, te preguntan ¿por qué no ahorraste para mi universidad? puedes responde  de forma clara y contundente: “ Porque ahorré para que NO tengas que mantenerme en mi retiro.” antes de que puede volver a cuestionarte Pregúntales ¿Qué prefieres? ¿pagar una beca o crédito escolar? o ¿Mantenerme en mi retiro mientras siga viviendo? Espera respuesta. Lo que te garantizo es que empezarás a obtener caras sino de aprobación si un poco más de comprensión de su parte. Los dejarás pensando respecto a la libertad financiera de cada quien y en la responsabilidad que quieren enfrentar. La de hacerse cargo de su vida financiera o de la tuya. Sin duda van a elegir la de ellos.

Antes de que te preocupes o te angusties déjame decirte que no busco de ninguna forma decirte cómo debes educar a tus hijos. Lo que quiero es hacerte patente que si debes elegir entre una u otra cosa debe ser siempre por tu retiro, Con eso les estarás haciendo un favor más grande que pagarles las colegiaturas de su universidad. Sé que lo ideal sería que pudieras ahorrar para ambas cosas, sólo que debemos reconocer que jay veces que no se pueden las dos y de eso justo se trata éste post, De como resolver el problema o dilema de tener que elegir entre una y otra cosa.

Recuerda que ésto lo escribí para ayudarte a disminuir la ansiedad financiera que puedas llegar a sentir después de que nace tu hijo y que eso te genera sentimientos encontrados de felicidad y preocupación. La idea es que sepas que hay formas de resolver el tema y que puedes ser feliz siendo padre a la edad que tú elegiste sin que ésto repercuta negativamente en tu futuro financiero.

Debes saber que los seguros de retiro son una solución ideal para resolver más de una de éstas necesidades que representa el ser padre o madre “tardío”, porque combinan seguro de vida con alta recuperación garantizada para tu retiro. Tal es el caso del Plan Proyecta 10 de GNPdel cual ya te hemos hablado aquí y que puede ser una excelente solución para ti. Además de otros seguros.

Espero haberte ayudado a resolver el problema que representa tener que elegir entre ahorrar para tu retiro o para la educación universitaria de tus hijos. La idea de éstos consejos y reflexiones es para ayudarte a tener más claro el tema. Recuerda que si necesitas asesoría respecto a poder elegir el mejor seguro de retiro para tí, puedes pedirme una sesión de asesoría de 50 minutos por skype. Con éste tipo de asesorías he ayudado a muchos asegurados a elegir el mejor seguro para ellos. ¡Será un gusto poder asesorarte y ayudarte a ti también!

Por hoy es todo. Nos vemos en el próximo post. Por favor ¡Cuídate mucho!

4 Mitos sobre los seguros de vida

Sobre los seguros de vida se dicen muchas cosas. Algunas de ellas son verdad y algunas otras son mitos que sólo contribuyen a generar más desinformación y un alejamiento de quien tal vez podría llegar a necesitarlo y no lo sabe. Es por eso que me di a la tarea de enumerar cuatro de los mitos más importantes que hay respecto los seguros de vida:

1) Sólo dan dinero si me muero. Una gran cantidad de personas sigue creyendo que estos seguros sólo pagan cuando se mueren. Debemos mencionar que en los últimos 20 años los seguros de vida han evolucionado ya hay muchos que pagan dinero al asegurado en caso de que llegue con vida al final del plazo pactado con la aseguradora.

Un ejemplo de ello son los seguros de vida dotales. Los cuales pagan la suma asegurada si el asegurado vive o muere. Cabe mencionar que éstos no son los únicos planes que entregado dinero al asegurado en vida. Sólo es para ejemplificar es eso es un mito.

2) Los seguros de vida no pagan. El mito de que los seguros no pagan es general. Suele estar alimentado regularmente por el clásico “me dijeron”. Para que te des una idea de si pagan o no pagan te decimos que, según datos de la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros ( AMIS), las aseguradoras del ramo de vida pagan diariamente 169 millones de pesos. ¿Crees que si los seguros de vida no pagarán las personas seguirán contratándolos? Claro que no.

3) Los seguros de vida son muy caros. Muchas personas no saben que de hechos, dentro de los seguros de personas, son los más baratos que existen, Para que te des una idea te decimos que su “costo” dependiendo de la edad y Género, puede ser de entre 1% o menos y en los casos de seguros de vida con recuperación alrededor del 2%. Lo anterior quiere decir que por más años que lo pagues siempre va a ser más barato contratar un seguro que el hecho de que tú o tu familia deban enfrentar el daño económico solos.

4) Sólo sirven para protegerse en caso de muerte. Debes saber que los seguros de vida están pensados para proteger de varios riesgos adicionales a los que estás expuesto. Uno de esos riesgos adicionales es el riesgo de Muerte Económica en caso de sufrir, por accidente o enfermedad, una Invalidez Total y Permanente que ya no te permita seguir trabajando y continuar generando ingresos. Hay muchos seguros de vida que también cubren el riesgo de supervivencia o sobrevivencia, que es el riesgo de llegar a vivir muchos años, el cual es cubierto por todos los seguros de retiro, que tienen como base a los seguros de vida.

Es probable que algunas de las respuestas a estos mitos ya las conocieras y también es probable que no, por eso quisimos compartir contigo las realidades de este tipo de planes. La idea es que les pierdas el miedo y te acerques a ellos ya que pueden tener muchos beneficios para ti. Los seguros de vida, estamos convencidos, te ayudan a tener tranquilidad financiera.

 Esperamos que ésta información te resulte interesante e importante para tu vida. 

Recuerda que si necesitas asesoría para elegir y contratar seguros de vida puedes pedirme la sesión gratuita de 50 minutos por skype. Con gusto te ayudaré.

¡Por favor cuídate mucho!

¿Cuánto debo ahorrar para mantener mi seguro médico en retiro? 2/2

Después de determinar la cantidad que necesitaban ahorrar, para mantener su póliza de gastos médicos en el retiro, y de calcular lo de qué tamaño debería ser su Fondo de Manutención para el Retiro, de acuerdo a la mensualidad que desean recibir y el tiempo que calculan vivir, pasamos a revisar cuáles serían las opciones de solución para ellos. Una opción inicial, la más obvia tal vez, es que empiecen a ahorrar lo que necesitan para tener los 15 millones de pesos que van a necesitar como mínimo para los dos objetivos que quieren lograr. Dividiendo esa cantidad por  los 20 años que le faltan a la esposa para llegar a los 65 años nos da que deben ahorrar 750 mil pesos cada mes. Lo que significa 62 mil 500 pesos mensuales. No es una mala noticia, sólo es un dato real que ayuda a ubicar lo que deben hacer para tener el retiro que quieren.

Después de esa primer resultado vimos que era algo casi imposible de hacer para  para ellos. Implica dejar de lado otros gastos que hoy son muy importantes para ellos. “Por más que recortemos gastos creo que es algo que no vamos a poder hacer” me dijo ella. Para empezar a bajarle la angustia que estaban sintiendo los dos empecé por decirles el primer dato. Ya que sabemos cuánto van a necesitar ahora vamos a revisar los Activos que les pueden ayudar e generar esos 50 mil pesos para vivir y lo de su póliza de gastos médicos. No todo debe ser sólo de ahorro y empezar a gastarlo, les dije.

Como les prometí, vamos a hacer una solución por etapas. Para ello, les dije, sera necesario seguir haciendo algunas preguntas. Empecemos por responder ¿Cuánto sí pueden ahorrar desde hoy para su retiro? Su respuesta fue que 15 mil pesos mensuales entre los dos. Eso les garantiza, en un seguro de retiro, tener 4 millones 600 mil pesos ajustados a la inflación. Lo que representa un millón de pesos más de lo que ahorran. Esa es la magia de los seguros de retiro. En la mayoría de los casos te entregan más dinero del que ahorraste. Ahora sólo falta ver cómo van a crear el monto adicional que les falta.

La siguiente pregunta es ¿Qué gastos actuales pueden recortar en los próximos cinco años? Lo que hoy pagan por colegiaturas de sus dos hijos. En ese tiempo ellos ya están en la universidad y eso ya lo solucionaron ahorrando en sus seguros educacionales. Eso les deja un flujo de 10 mil pesos mensuales aproximadamente. Lo cual deben planear usarlos como ahorro para su retiro. Eso les dará, a los 65 años, cerca de otros dos millones de pesos de Fondo Garantizado.. Los cuales ayudan a sumar para lograr el objetivo inicial. Dejame decirte que a estas alturas de la platica ya habían recuperado un poco el aliento. La angustia empezaba a si no a desaparecer sí a disminuir.

La cosa ya no se ve tan terrorífica después de que empiezas a planear. Sobre todo cuando empiezas por hacer lo que sí puedes hacer y no concentrándote en lo que no puedes y en lo grande del objetivo. Ahora debíamos continuar con las preguntas.

¿Piensan conservar su casa actual cuando se retiren?

¿Piensan poner algún negocio en su retiro?

¿Piensan seguir trabajando en su retiro?

Un hecho indudable que salió a la luz en esta plática es que, una forma de disminuir o eliminar el riesgo de vivir muchos años, es buscar seguir siendo productivos en esa etapa. El trabajo por gusto, no por necesidad, puede tener dobles beneficios. El beneficio psicológico de  saberse productivo ayuda a mantenerse joven y, por otro lado, se convierte en una fuente de ingresos para vivir el retiro de una forma plena.

No es obligatorio dejar de trabajar totalmente en el retiro. En la Guía Para Tener un Retiro Exitoso en 10 Pasos, que publicaremos este mes, descubrimos, platicando con las personas que hoy viven un retiro exitoso, que el seguir siendo productivos de alguna forma es un requisito casi indispensable para mantenerse joven y con salud financiera. Eso es lo que finalmente pude transmitirles a este matrimonio que asesoré. Cosa que finalmente no les pareció descabellada y les ayudo a bajar toda la tensión y estrés que sintieron al inicio cuando empezamos a hacer las cuentas de todo el dinero que van a necesitar.

Como puedes ver no hay una receta mágica para tener un retiro exitoso. Lo más importante es tener una idea más o menos clara de cómo quieres vivir esa etapa de tu vida, para después poderle poner “precio” a eso y finalmente hacer un plan que te ayude a conseguirlo sin morir en el intento.

Recuerda que si necesitas asesoría para ello puedes enviarme un mail y pedirme una sesión de 50 minutos por skype para empezar a evaluar tu situación y las posibles soluciones. ¡Me dará mucho gusto poder ayudarte!

Por favor ¡Cuidate mucho!