Entradas

¿Cuánto de mi Presupuesto Debo Destinar a Seguros?

 
 
En el tema de las Finanzas Personales un asunto que es clave es un Presupuesto. Se podría decir que es la Columna Vertebral para tener unas finanzas sanas. Si queremos evitar gastar de más y que nuestros gastos se salgan de control debemos tener un Presupuesto. Un punto importante es saber qué rubros debemos incluir en él, y qué cantidad o porcentaje de nuestros ingresos es correcto y sano para que guarde un equilibrio. En él debemos incluir todas las cosas que para nosotros son muy importantes y no deben dejarse de hacer: la comida, el vestido, la diversión, hipoteca y todos los gastos básicos para nuestra familia. ¿Y los Seguros? Pues también deben incluirse en él. He recibido algunas preguntas sobre el tema y he decidido darles mi opinión al respecto.
 
En mi opinión los Seguros ayudan a consolidar las finanzas de las familias. Evitan perdidas significativas de dinero. Son tan importantes en la economía familiar que deben incluirse como básicos en el presupuesto. No son “para cuando tenga dinero” los compraré. Los debemos incluir en él como pagos necesarios. Si queremos que nuestro Patrimonio crezca y se consolide los Seguros son de suma importancia. El asunto es que debemos incluirlos en la medida de nuestras posibilidades; no de nuestros deseos. No es lo mismo lo que puedo pagar que lo que deseo tener. Debemos incluir los básicos pero los que podemos pagar y no más.

Para apreciar los beneficios mayores de un Seguro debemos tenerlos durante un periodo de tiempo más o menos largo. No sólo un año. Sé que todos quisiéramos comprar un Seguro y usarlo, sólo tenerlo cuando los necesitamos. Pagarlo sólo si lo uso. Si lo hiciéramos así los Seguros serian carísimos. Los Seguros no son para usarse. Son por si pasa algo que no tengo contemplado y para esas cosas que no sé cuando van a pasar pero sé que suceden y que son fatales para la economía de mi familia.

Para asegurarnos de que siempre podremos pagar un Seguro, debemos incluirlo dentro de nuestras necesidades. En mi opinión un punto importante es asignarle cómo máximo el 15% de nuestros ingresos. No más. De esta forma garantizamos que siempre los tendremos y que cuando más se necesiten ahí estarán. Al estar en nuestro presupuesto y asignarles un monto máximo garantizo que su contratación no dependerá de un bono extra, del aguinaldo o de ingresos extras o de épocas de bonanza financiera.

Pondré un ejemplo de una familia que en conjunto tienen un ingreso mensual de $30,000. Al año tienen ingresos de $360,000. Tienen 2 hijos. El 15% de sus ingresos anuales es de $54,000; este es su presupuesto máximo para Seguros. Ese monto alcanza perfectamente para una póliza de Gastos Médicos Mayores con deducible estándar, dos pólizas de autos compactos tipo Ponter, Sentra o Honda y un Seguro de Vida. Esos si son los básicos para la familia. Así como este podemos hacer más ejemplos con menores o mayores ingresos.

Los Seguros de Ahorro, para el Retiro, la educación de los hijos o de inversión no se deben incluir aquí. Deben manejarse en un rubro aparte que se llama Ahorro. Para este último rubro se recomienda asignar 10%. Sumado a lo anterior nos da un 25% de nuestros ingresos. Es igual a vivir con $7.5 pesos, de cada 10 que ganamos y no con los todos. No todo nuestro ingreso debe ser gastado. Debemos contemplar las posibles contingencias. Los presupuestos en las empresas existosas contemplan ese rubro y NUNCA se gastan todos sus ingresos.

Espero haber despejado sus dudas respecto a cuánto es lo correcto para asignar a los Seguros dentro de las Finanzas de mi familia. Dejen sus opiniones que eso siempre ayuda a enriquecer el tema. Para cualquier otra duda pueden enviarme un correo a eloylopez@previsionfinanciera.com o llamar al 55559052 de mi oficina o a mi Nextel al 2098380 para consultas personales. Saludos. Los veo mañana.

Valor Económico del Ama de Casa

Por: Eloy López.
Históricamente el papel del ama de casa ha estado poco valorado. Si una mujer pone en alguna Solicitud que su ocupación es “el hogar” se piensa en automático que no tiene una fuente de ingresos, que no genera dinero. No porque no los generé directamente quiere decir que sus actividades no tienen un Valor Económico. Cuando le he pedido a las personas que calculen dicho valor nadie me ha sabido responder.

Cuando visito a un Prospecto de cliente, del sexo masculino y casado, que le interesa una cobertura de Seguro de Vida, y me comenta que su esposa no tiene ingresos porque se dedica al hogar, le pregunto ¿Sí sabe cuál es monto que su esposa aporta mensualmente a la familia? Regularmente les cuesta mucho trabajo dar una respuesta adecuada. Intentan dar algunos datos al aíre pero es muy seguro que contesten que no.

Adicional a darle el valor moral que tiene el “trabajo de ama de casa” creo que aporta un beneficio económico a la familia. Después de la pregunta inicial les ayudo a determinar cuánto vale, desde el punto de vista económico, la labor de su esposa. La siguiente pregunta que hago es ¿Qué tendrías que hacer si tu esposa fallece antes que tu? Ahí es donde se pone interesante el asunto, porque ya empieza una reflexión más a fondo.

Para conocer cuál es la aportación mensual del ama de casa a la economía familiar, revisamos lo siguiente:

1) Contratar a una persona que cuide a los hijos durante un horario de 7 de la mañana a 7 de la noche, que es cuando regresa el papá de trabajar. El sueldo debe ser de cuando menos $5,000 al mes.

2) Una persona que se encargue de las cosas cotidianas como la comida y las labores domesticas Sumamos $4,000 al mes cuando menos.

Con sólo esos dos datos ya tenemos que una ama de casa normal, genera económicamente mínimo $9,000 al mes. Esto nos da poco más de 100,000 al año. Podremos seguir calculando otras actividades que realiza para llegar al dato exacto, para cada familia en particular. Lo importante es empezar a darnos cuenta que si la esposa muere antes, y es ama de casa, también deja una perdida económica a la familia. Que su labor, además de lo valiosa que ya es, también se puede calcular en dinero.

Por lo anterior yo recomiendo que cuando se contrate un Seguro de Vida, no se pierda de vista el dato anterior. La mayoría de las aseguradoras manejas pólizas conjuntas. Algunos le llaman Mancomunadas otras la conocen como Vidas Conjuntas. El nombre es lo de menos, lo importante es que es una sola póliza que cubre a los dos sin necesidad de contratar una para cada quien. Se protege a los hijos de la perdida de cualquiera de los padres. También al padre sobreviviente.

En protección de Seguro de Vida Puro recomiendo que se haga de esta forma porque es mejor para las finanzas de la familia. Por ejemplo si el padre paga $100 pesos de prima por un monto de Suma Asegurada, por una cobertura de Vidas Conjuntas se paga algo asi como $120. Sólo paga un evento pero cubre dos riesgos; el primero que ocurra. En ocasiones lo comparo con asegurar dos autos con una sola póliza y que la aseguradora me pague por el primero que choque o se lo roben. El otro lo reaseguro después.

Desde mi punto de vista es la mejor forma de proteger a la familia sin afectar la Finanzas Corrientes de la familia. Espero que el tema les halla servido y ayudado a reflexionar sobre esa actividad silenciosa del ama de casa. Saludos a todas las mujeres que se dedican a ello y muchas felicidades.

4 pasos para elegir a un Agente de Seguros

Los Seguros son algo que regularmente no pensamos en comprar. A pesar de todas las ventajas que conlleva, todavía es común que sea una compra que realizamos bajo cierta presión. Comúnmente las Aseguradora promueven sus planes por medio de Agentes de Seguros. Las personas nos conocen como Vendedores de Seguros.

Debido a distintos factores como la poca cultura al respecto, la mínima capacitación de parte de los Agentes y lo mal vista que puede ser esta profesión, hace que sea difícil elegir un buen Agente; que realimente asesore y acompañe a tomar las decisiones correctas. A pesar de ser una profesión que tiene muchos años de existir todavía hay mucha confusión sobre ella.

Hoy les daré cuatro cosas básicas que debemos tomar en cuenta parea elegir uno:

1.Verificar que cuente con Cédula de Agente. El primer paso es conocer si está autorizado para Intermediar Seguros. Es muy fácil hacerlo; se debe ingresar a http://www.cnsf.gob.mx/BuscaAgente/Paginas/Busca.aspx teclear su nombre y en menos de 3 minutos aparecerá su Cédula. Muchas personas no lo saben y por lo tanto pueden estar expuestos a ser engañados. Hay que hacerlo como parte de nuestras responsabilidades como compradores.

2.Confirmar qué tipo de autorización tiene. Los Agentes podemos Intermediar Seguros de Personas con la Cédula tipo A. Podemos intermediar además Seguros de Grupo o empresariales con una tipo B. Aunque existe más variantes, estas dos son las más comunes para seguros de Personas y Empresas. Lo anterior se puede verificar el la información del paso 1.

3.Pedir sus referencias. Puede ser a un amigo o directamente a la Compañía de Seguros. Es importante hacerlo sobre todo si a primera vista no genera confianza. Recomiendo tomarse el tiempo que sea necesario para evitar sorpresas o posibles fraudes.

4.Qué se adapte a nuestra personalidad. Debe ser alguien con el que nos sintamos cómodos de hablar. Es importante tener cierta afinidad, para evitar sentirnos presionados. Que hable y entienda nuestro mismo lenguaje para que nos ayude a tomar decisiones importantes. Alguien al que podamos tenerle mucha confianza. Debe generarnos confianza.

Más adelante continuare con más pasos para elegir Agente.

Aquí les dejo un vídeo de un colega Español que busca persuadir sobre el tema. Espero lo disfruten y se diviertan. Es un poco de humor al respecto de mi profesión.

 

El Periodo de Gracia

Hoy quiero hablarles de un Concepto muy importante dentro del mundo de los seguros. El Periodo de Gracia.

Cuando decidimos adquirir un Seguro, tenemos un tiempo que nos debe otorgar la aseguradora para revisar la póliza. Regularmente es de 30 días. Dentro de dicho periodo se debe revisar que lo que nos ofrecieron concuerde con lo que al final recibimos. Ese es su origen. Si después de dicho periodo decidimos no tomar la cobertura contratada, basta con no pagar la Prima para que el contrato quede sin efecto. Si decidimos pagarla, en ese momento el contrato se perfecciona, quiere decir que entra en efecto.

Es un tiempo que recomiendo se deba tomar para lo que fue hecho, para leer a detalle las coberturas, lo términos y las dudas. Que podamos consultar con el Agente todo lo que no nos quede claro. Es tiempo suficiente para revisar los detalles y enviar nuestras aclaraciones a la Aseguradora si fueran necesarias.

Este es un término que con el tiempo se ha desvirtuado debido a que se traduce como el tiempo que se tiene para pagar la póliza. También es común que se pueda pensar que en automático son 30 días los que se tienen. En ambos casos puede haber un error que resulte riesgoso para los asegurados, si no se toman las precauciones necesarias.

Debido a cambios en la ley, al respecto de este plazo, es importante tomar en cuenta las siguientes observaciones o sugerencias:

1.El periodo de 30 días sólo opera para el momento de contratar por primera vez o de renovar la póliza. No para recibos subsecuentes.


2.Si durante el plazo ocurre un siniestro, la aseguradora lo puede condicionar al pago de la prima.
3.Si después de ese Periodo no se paga la Prima, automáticamente se queda desprotegido.
4.Para los recibos de pago fraccionado la aseguradora puede solicitar que se paguen al mismo vencimiento sin dar más días de plazo.
5.Si la póliza no queda pagada, es este Periodo, y ocurre un siniestro, no se encuentra cubierto auque se pague posteriormente la Prima. Se corre un riesgo muy grande.

Las anteriores recomendaciones, son el inicio de una serie que incluiré posteriormente. Por el momento recomiendo que se ponga atención en estar al corriente con las Primas, que tomemos el tiempo para leer y que además podamos preguntarle a nuestro Agente las dudas. Por favor dejen sus comentarios para saber su opinión y dudas sobre el tema.

¿Y si vivo mucho tiempo?


Se han preguntado ¿cómo sería su vida si llega a vivir 90 años o más? Es probable que no lo haya hecho. La mayoría de las personas de hecho, no lo hacemos. Casi nunca pensamos que en realidad podríamos vivir más halla de “cierta edad” .Algunos expertos dicen que vivir muchos años es un riesgo. Sobre todo porque es muy probable que no estemos preparado para ellos. Mental, física e incluso financieramente.

No nos gusta pensar en la vejez, y no nos damos cuenta que todos tenemos un viejito dentro de nosotros. Qué nos habla y casi no lo escuchamos. Que sino prevenimos cómo queremos que viva, es probable que la pase muy mal. Es probable que dependa de otros o que solo sobreviva.

Puede sonar duro pero algunos datos que he leído me impactan. Según el INEGI hoy somos un país de jóvenes. El grueso de la población se encuentra entre los 18 y 40 años. Ese dato indica que en menos de 30 años seremos un país de viejos. La mayoría de la población estaremos en la tercera edad. Esto representa ,cómo país , un riesgo muy alto en términos financieros y de salud. Ya no hablemos de lo demás.

Uno de los mayores riesgos, que en términos individuales, tenemos es llegar a la tercera edad sin ser financieramente independientes. Sin algo estable, que nos aporte un flujo de efectivo constante y que pueda dejarnos tranquilos. Ya sea un negocio, un ahorro o una casa que nos de una renta fija cada mes. Para no depender de las ayudas que hoy da el gobierno a los mayores de 70.

Es probable que cuando lleguemos a los 60 ya estemos cansados física y mentalmente, si no es que antes. Por las probabilidades de vida actuales, es muy probable que vivamos 80 años. Cuando menos debemos tener resueltos 20 años de nuestra vida en el sentido financiero. Para “vivir de nuestras rentas”, debemos empezar a llevar a cabo una previsión financiera que nos ayude, en futuro, a trabajar por gusto y no por necesidad.

Aquí, cinco preguntas básicas que debemos contestar para saber qué estamos haciendo para el futuro:

1.¿Cuántos años en realidad creo que puedo a vivir?
2.¿Tengo algún Activo que me provea de efectivo para esa época?
3.¿Estoy ahorrando o invirtiendo algo de mi ingreso actual para mi futuro?
4.¿Cómo me gustaría vivir después de los 60 años?
5¿Qué tan saludable podré estar?
5.1 ¿Estoy cuidando actualmente la salud de mi viejito que llevo dentro?

Estas intentan ser reflexiones sobre el futuro. El día de hoy es importante pensar que podemos vivir muchos años. Es todavía más importante planearlos para que en realidad sean saludables y placenteros. En entradas posteriores, intentare reflexionar al respecto de toda la gama de soluciones que existen actualmente al respecto, que nos ayudan a planear ésta parte de nuestra vida. Existen además Estímulos Fiscales interesantes para que podamos hacerlo.

Dejen sus comentarios nos vemos en la próxima.